Entrada destacada

HOMENAJE A MI MADRE

Hoy quiero dedicar esta entrada a  mi madre ,Bienvenida Marín Marín,l a tia Bienvenida como la llamaban cariñosamente  en nuestro pueblo S...

viernes, 16 de octubre de 2020

HOMENAJE PÓSTUMO A DANIEL MARTINEZ LÓPEZ UNA PERSONA QUE ERA COMO UN HERMANO PARA NUESTRO PADRE

 

Mariano López Marín

 Las personas mueren pero sus hechos y su huella quedan entre nosotros  y más cuando se trata de personas buenas y trabajadoras. Eso ha pasado con Daniel Martínez López , una persona buena y trabajadora que ha dejado su huella en nuestro pueblo Salvacañete junto a otros de su misma generación y que todos recordamos. Sirva este artículo de homenaje póstumo y reconocimiento.


El pasado dio 6 de octubre fallecía en un hospital de Teruel Daniel Martínez López con 94 años. Había nacido en 1926 en Salvacañete y ha vivido  casi siempre en nuestro pueblo, primeramente en Santa Ana donde nació y después al morir su padre de un carbunco se fue al rento del Hoyo (Salinas del Manzano) con sus tios Ángel y Daniela. A los 6 años su madré se juntó con el tio Benito de la Fuente de la Sabina (Salvacañete) y con 6 años se fue alli.Luego su madre, Primitiva López Perea  hermana de la  tia Daniela, le dijo que se lo quedara porque no tenian hijos y lo había criado ella y sólo iba a la Fuente de la Sabina de visita. El tio Ángel y la tia Daniela se bajaron al  pueblo y el tio Daniel vivió primero  en  el número 1 de la Calle Umbría y posteriormente  en el número 1 de la calle Nevera. La relación del tio Daniel con sus padres adoptivos, sus tíos Ángel Martínez y Daniela López Perea, fue siempre de un verdadero hijo y la tía Daniela  estuvo en casa del tio Daniel hasta que falleció en edad avanzada.Era una grandísima persona  y tengo muchos recuerdos muy gratos de ella. Tanto la madre biólógica del tio Daniel , Primitiva López Perea, como la que lo crió y adoptó Daniela López Perea como su hermano Lamberto López Perea, residente en Salinas del Manzano, eran. primos hermanos de nuestro abuelo paterno Francisco López Perea. Todos habían nacido en Torrefuerte (Salvacañete) cuando sus padres estuvieron allí de renteros. El tio Daniel tuvo una hermana mayor que él, llamada Maria Martínez López, que siempre vivió con sus padres .Era muda .Se casó con Heliodoro natural de Torrebaja  y que murió en un accidente de carro. El hijo mayor de este matrimonio, llamado Daniel como su tío, venía mucho por el pueblo durante los veranos a ayudarle en las faenas del campo al tio Daniel y lo tenía en gran aprecio.El padre del tio Daniel era hermano de la tia Lorenza Martínez esposa  del tio  Luciano Yuste que fue guarda de la Hermandad de Labradores y ganaderos de Salvacañete en la década de los años 1950  y 1960 y ambos padres de Clemente, Maria  y Bene Yuste Martínez, primos hermanos de Daniel Martínez López al que apreciaban mucho.


Daniel Martínez  López, el tio Daniel, junto a su esposa Isabel Lozano Martínez, mi madre Bienvenida Marín Marín y mi sobrina y nieta de Daniel e Isabel Ana Martínez López.La fotografía está tomada en el año 2015  junto a la puerta de su casa  en la entrada del pueblo.Fotografia Maria Isabel López Marín.

El día 7 de octubre a las 16 horas se celebraba el funeral por su eterno descanso. En la iglesia limitación de aforo al  75 % y mucha gente en la plaza, vecinos de nuestro pueblo que querían decir el último adiós a un hombre bueno en el gran sentido de la palabra  que nos dejaba ya de este mundo con 94 años muchos de ellos vividos junto a su esposa Isabel Lozano Martínez y junto a sus tres hijos, 6 nietos y 4 biznietos que  despedían a su esposo, padre y abuelo con el dolor del que pierde a un ser muy querido. Francisco Mocholí , el párroco de Salvacañete, destacó  el ejemplo de cristiano comprometido de Daniel que acudía presto cada domingo a misa acompañando a su esposa Isabel y destacó que ante todo había sido un hombre bueno.

Daniel Martínez López, el tio Daniel como se le conocía en el pueblo, ante todo fue un hombre  bueno. Para nuestra familia era como un hermano para mi padre, además de suegro de mi hermana, padre de mi cuñado Daniel Martínez Lozano y abuelo de mis sobrinos Ana y Dani Martínez López. Mi  padre, Mariano López Marín y el hicieron muchos trabajos juntos. Épocas de siega y trilla, la siega del espliego cuando iban juntos  y los acompañábamos mi cuñado Daniel y yo a lugares como el Cerro Monte, Ciriyuelos, Las Artigas y otros lugares; ir a por leña para el invierno y ayudarse en  los matagorrinos. Mi padre y el  tio Daniel siempre descuartizaban en casa los cerdos juntos formando un tándem de dos personas bien avenidas y ambos dos hombres buenos.


Daniel Martínez López y mi padre Mariano López Marín descuartizando el cerdo en un matagorrino en nuestra casa a principios de los años 1980.Fotografia de la exposición Salvacañete en el tiempo.Excmo Ayto de Salvacañete 1999  e incluida en el catálogo de la exposición

Cuando mi padre  enfermó en el verano de 2009 y  tuvo que guardar cama veintitantos días  hasta su  fallecimiento un 27 de octubre  el tio Daniel siempre venía a verlo y a charlar con él un rato. Cada día cuando  se oía el tractor del tio Daniel pasar por nuestra puerta mi padre decía:--Ya va Daniel a la Vega-.Si algún día no podia  venir a verlo mi padre lo echaba de menos.--¡Qué raro que no haya venido Daniel hoy!, decía. Cuando mi padre falleció el tio Daniel lo sitió mucho, se le iba una parte de su vida, una persona con la que había convivido y trabajado durante muchos años. Ahora ya están juntos otra vez con mi madre  y con  sus padres y otros familiares en el cielo porque se lo ha ganado con creces.

Hablar del tio Daniel es hablar de su dedicación a infinidad de trabajos. Fue ganchero en  las frías aguas del rio Cabriel cuando bajaban los pinos por su cauce hasta la Tejería donde ya podían cargarlos en los carros y los camiones .Fue también arrastrador  y carretero con su  padre adoptivo el tio Ángel Martínez. En mi último libro publicado LOPEZ MARIN, MARIANO “Bosques, madera , maderadas y gancheros en el Marquesado de Moya”. Ediciones Rodeno y colaboración de los ayuntamientos de Salvacañete, Moya, Aliaguilla y Mira. Cullera, 2020 incluí una entrevista que le hice un día en su casa compartiendo mesa y mantel y que acompaño en esta misma entrada como homenaje y recuerdo a su persona. Pero sobre todo fue agricultor trabajando las tierras del rento del Hoyo que heredó de su familia, del Palancar, de la Hortezuela, de Santeroncillo y de otros lugares y las que tenían en la vega de Salvacañete. En los años 1960 compró un tractor junto a dos primos hermanos de mi padre, Simón y Tomás Pérez Marín que tenían arrendadas las tierras del rento de Tórmeda donde ya habían estado de renteros sus padres. Asi en sociedad se arreglaban los tres .Pasaron unos años y el tio Daniel compró un tractor por su cuenta y, además de labrar sus tierras, labraba las de otros para obtener  rendimientos por su trabajo. Y así labró tierras de gentes diversas en Alcalá de la Vega, dónde inició sus años escolares con el maestro don Julián en Salinas del Manzano, Tejadillos, Zafrilla y en el propio Salvacañete. Las tierras de mis padres las labró muchos años. Era muy conocido en todos estos pueblos por su trabajo y buen hacer.

Y siempre en su vida acompañado de la tía Isabel, su esposa, que ahora ya con muchos años llora su pérdida pero le queda el consuelo que murió acompañado de sus hijos y nietos y sin padecer. Y ella de momento se ha quedado con su hijo Daniel y con mi hermana que se desviven con ella.

El tio Daniel,Daniel Martínez Lopez en el centro de la imagen ,junto a mi padre Mariano López Marín y Crescencio Sanchez a la derecha de la imagen y Benito Marín Castelblanque y Mariano García a la izquierda.Foto tomada en 1999 en el Hogar de la 3ª edad en Salvacañete.Foto M.L.M.

Gracias tio Daniel por tantas cosas que nos ha ofrecido en tu larga vida. Ya te has encontrado con tu amigo Mariano y su esposa Bienvenida, con tus padres  familiares y vecinos  y con tanta gente buena que un día nos dejaron  y que  ahora están donde todos hemos de llegar un día. Has dejado una huella imborrable en nuestro querido Salvacañete que hoy 8 de octubre de 2020 ha llorado tu  perdida  y tu partida hacia otra vida. A los hombres buenos, a todas las personas buenas, nunca se les olvida y tú Daniel estarás siempre en nuestro recuerdo y en el  de todas las personas que convivieron contigo. Ya no te veremos cada día pasear por el frontón con la tía Isabel Allí fue donde te vi la última vez ese año el 8 de septiembre por la tarde,  el día de nuestra patrona la Virgen de Valdeoña a la que pido y pedimos que te acoja en su seno. Pero cada vez que pase y pasemos por allí o por tu puerta te recordaremos como un hombre bueno entregado a su familia vecinos y amigos y a su pueblo.

Reproduzco la entrevista que te hice un día en vuestra casa comiendo  con vosotros y que esté incluida en mi último libro publicado. Sirva de homenaje póstumo a tu persona y recuerdo imborrable.

Portada y contraportada del libro de MARIANO LÓPEZ MARIN "Bosques , madera , maderadas y gancheros" Edicones Rodeno y colaboración de los ayuntamientos de Salvacañete,Moya,Aliaguilla  y Mira. Cullera 2020. 309 paginas

Vivencias de carreteros

He tenido la suerte de conocer a una persona de Salvacañete que trabajó de carretero y  otra de Santo Domingo, ambas de más  90 años y es un lujo haber podido contar con sus testimonios.

Daniel Martínez López. Salvacañete.91 años en 2018.

Trabajó de carretero y arrastrador y otros oficios de la madera  cuando tenía 17 o 18 años acompañando a su padre adoptivo el tio Ángel Martínez. Íntimo amigo de mi padre y suegro de mi hermana me une con él una grandísima amistad. Es para mí uno más de mi familia y sus testimonios me han resultado muy valiosos.

“La madera que arrastrábamos y carreteábamos procedía de distintos lugares del  termino de Salvacañete y de términos próximos. Así una vez sacamos  7000 pinos del rento de la Peraleja arrastrando con dos pares de machos  subiéndolos al alto del rento por todas las cuestas para dejarlos en una zona llana desde la que los llevábamos con carro por el camino carretero que baja de las Artigas hasta la zona de la Tejería, junto al rio Cabriel donde ya podían entrar los camiones. Los cargaban en el camión a hombros.

Los pinos que se cortaban  en el rento del Hoyo (Salinas del Manzano), los llevábamos a Teruel, una vez pelados y desramados. Tardábamos tres días en el viaje parando en Torrebaja y en Libros. Los descargábamos en  la estación de ferrocarril. Para volver, si madrugábamos, podíamos hacer el viaje de vuelta en un día. Parábamos en el viaje de ida en la Posada de Torrebaja donde las caballerías y los carreteros pasábamos la noche” Por Torrebaja pasaba el Camino de la madera que desde la zona de Salvacañete y pueblos próximos iba hasta Teruel y era paso obligado de los carreteros con sus carros cargados de madera.

Los pinos ya cortados en la Dehesa de Caña Sáez (Salinas del Manzano) y desramados y pelados los llevábamos enteros a Carboneras. Al hacerse de día estábamos ya en Cañete .No encontrábamos en el viaje más de dos coches y necesitábamos un permiso especial  de transporte por exceso de largaría. Podían llegar a medir 30 metros de largo”. No sabía para que los empleaban pero le comenté que era para la construcción naval. Volvían del viaje en el mismo día trabajando muchas horas

“Otra vez sacamos y carreteamos 7.000 pinos en El  Royo (Arroyo Cerezo) Castielfabib .Los arrastrábamos  por un barranco y los carreteábamos hasta el Cuervo. En Valdemoro también sacamos y carreteamos pinos. Ya habían puesto una báscula allí situada al lado del cuartel  y allí íbamos con nuestros carros cargados de pinos. Nos pagaban por el transporte por peso a tanto el kilo. Los pinos iban troceados y cargábamos dos o tres en el carro, según su tamaño.”

“En Salvacañete hacían cortas en La Umbría, El Cuarto, Tórmeda, La Peraleja, Masegosillo, Valle Carmona y Cerro Modorro. Los pinos de Tórmeda, el Cuarto  y los de Santerón los sacaban por el camino del Acebillo, estrecho de la Tejería hasta las  proximidades de la carretera de Cuenca a Teruel muy cerca de la Boquilla. En el verdinal Catalino Soriano arreglo un estrecho en el Verdinal con maderas para poder pasar con el camión hasta Santerón. Por allí también pasaba Emilio Valero Marín. Los pinos se sujetaban al carro con cadenas, y con una cuerda gorda utilizando palancas de carrasca para apretar.”

Sobre los carreteros y arrastradores de madera que había en Salvacañete en los años que él se dedicó a esta actividad, años 1934 a 1945, me comentó que eran los siguientes:” El tio Valentín Íñigo, Saturnino Castelblanque. “el tio Callejas”, su hermano Francisco Castelblanque,” El tio Quico”,” El sordo Aguilar” padre de Federico y Esperanza Martínez, los hermanos Martínez (Alejandro, Julio y Vicente) conocidos como “Los Faldetos”; uno de ellos, Julio, llevaba una pierna de palo y era  muy trabajador en las tareas de la madera; otro Vicente  fue camionero y transportista de maderas para la serrería de Los Lucios  en los Santos (Valencia) donde vivía. Otros carreteros en Salvacañete en esa época fueron  el tio Saturnio García” Saturnino el de la Caseta”, el tio Alfonso el de Casas Nuevas, el Tio Telesforo Yuste “Telesforo el Gallineta” que arrastró algunas veces por la zona de Valdecuenca (Teruel)”Ya en la época de los camiones Federico Martínez “Patato” y Vicente Martínez  Faldeto” transportaron chopos  y los cargaban en el camión a hombros.”

Hablando con el tio Daniel recordamos  dos desgraciados accidentes mortales producidos en  Salvacañete con el trabajo de la madera. Uno el de su cuñado Antonio Lozano atrapado por un pino mientras arrastraba y el otro Víctor Adalid  que falleció golpeado por  un chopo.



 El carretero de Santo Domingo de Moya Vicente Ventura Navarro abuelo de mi amigo Vicente Oviedo Ventura en los años 1930 transportando madera con su carro maderero y su par de caballerías. Foto gentileza de Vicente Oviedo Ventura. Así tranportó madera tambien entre Salvacañete y Carboneras de Guadazaón Daniel Martínez Lopez con su padre adoptivo Ángel Martínez.Muchas gracias.

 

 

Carretero en los montes de Campillos de Sierra.La carretería de madera fue un actividad de siglos en los montes de nuestra zona de Salvacañete y Serranía de Cuenca según he documentado en mi último libro publicado "Bosques, madera, maderadas y gancheros en el Marquesado de Moya"

 

 

De izquierda a derecha de la fotografía Daniel Martínez López, mis padres Mariano López Marín y Bienvenida Marín Marín, Mariano García, Benito Marín Castelblanque y Crescencio Sánchez. Año  1999.Tres de ellos trabajaron con oficios relacionados con la explotación de los bosques. Arrastradores, carreteros y hacheros ¡Cuánto saber  debemos a los más mayores! Foto del archivo del autor.

De izquierda a derecha mi madre Bienvenida Marín Marín, mi hermana Maribel López Marín, Isabel Lozano Martínez  y su esposo el tio Daniel Martínez López en la ermita de Valdeoña  en el año 2012.Foto Mariano López Marín.


            Daniel Martínez López y su esposa Isabel Lozano Martínez de paseo una tarde de septiembre  de 2020 hasta el frontón próximo donde paseaban muchos días.Fotografia de su nieta Ana Martínez López.

(C) MARIANO LÓPEZ MARIN


lunes, 5 de octubre de 2020

JUSTO SOLERA GREGORIO UN ARTESANO DE LA FORJA QUE DESARROLLA SU LABOR EN SALVACAÑETE

 

Mariano López Marín

Mi amigo Justo Solera Gregorio ha realizado  muchos trabajos artíticos en forja con barra de alambre y chapa que bien merecen una exposición y que os doy a conocer en este artículo.Ha desarrollado su trabajo de forja y carpinteria metálica en Salvacañete,primero con su hermano Maximiliano Solera , despues  él solo y posteriomente con sus hijos Javier y Carlos que ahora continuan su labor mientras su padre les asesora y realiza trabajos artisticos preciosos. 

Mi amigo Justo Solera Gregorio en su taller enfrente de algunas obras suyas.Foto Mariano López Marín.9-9-2020


Partida de ajedrez en la Edad Media .Justo Solera.Fotografía Mariano López Marín.

El día 9 de septiembre  de 2020 había quedado con los hermanos Solera Zarzoso, Carlos y Javier hijos de mi amigo Justo  Solera, para que me pusiesen unas cintas y soporte que las aloja en tres persianas de nuestra casa familiar en Salvacañete. Llevaba tiempo tras ellos y ese día, aunque eran fiestas en Salvacañete  y este año no se podían celebrar,  trabajaban. Estos hermanos han heredado el taller de cerrajería forja y aluminio que tuvo su padre desde hace años en nuestro pueblo Salvacañete, en distintas ubicaciones, ahora en una moderna y espaciosa nave del polígono industrial del pueblo en el polígono el Egido  junto a la nacional 420 y la gasolinera de nuestro pueblo.

Taller de los hermanos Solera, Javier y Carlos, donde desarrolla su actividad artística mi amigo Justo Solera Gregorio.Fotografia Mariano López Marín 9-9-2020.

 Estuve tres veces en dicho taller y me llamó la atención los magníficos cuadros de forja hechos por mi amigo Justo Solera, tanto el Picasso de la entrada como los del interior. Ya conocía las habilidades con la forja de Justo pues había visto otros muchos trabajos  suyos. Estoy especialmente orgulloso de los escudos de Salvacañete  que ha colocado en todas las barandillas que el ayuntamiento de nuestro pueblo ha puesto en muchos lugares del pueblo y de uno muy especial, situado  en el centro de la plaza de Salvacañete cuando la reformaron haciendo el suelo de piedra y dedicado a su hijo más joven Víctor Solera Zarzoso muerto en accidente de trafico  hace unos años. Y lo estoy por lo logrados que están y porque fui el diseñador y autor del informe histórico del mismo  y de la bandera del pueblo en el verano de 1997, presentándose  al público  en septiembre de 1998 y contando con la colaboración inforrmática de mi primo Jesús García  Marín y de un amigo  suyo.


Escudo de Salvacañete colocado en el centro de la plaza de Salvacañete cuando se renovó su pavimento  en piedra hecho en forja por Justo Solera y dedicado a su hijo fallecido en accidente de tráfico el  27-9-2015.M.L.M.

 La plaza de Salvacañete despues de la reforma.En el cenrtro el escudo y la fuente con tres chorros y luces de led  y a la izquierda las escaleras de acceso a las viviendas reformadas tambien en piedra y la barandilla con el escudo de Salvacañete,otro trabajo de Justo Solera que se repite por muchas partes del pueblo donde se han colocado barandillas de hierro.Foto tomada de la web de Salvacañete .Gracias.

Cuando esa mañana del 9  de septiembre ya me habían hecho la faena y me pasé por la nave para pagarles su trabajo me llevé la cámara fotográfica y fotografié todos los  que tenía allí expuestos. Le comente a Justo que iba a escribir un artículo en uno de mis blogs sobre sus excelentes trabajos de forja, se alegró mucho y me dijo que me pasase por su casa en el Barrio del Desmonte que allí tenía bastantes mejores que los que había en el taller  y que incluso le habían propuesto hacer una exposición con ellos. Tiene la idea de hacer una escultura de  forja de algún tema relacionado con Salvacañete  y sus trabajos tradicionales y me emplazó a que le aportara dibujos e ideas. Le di la enhorabuena por tanto trabajo artístico en forja y tan bien hecho y me dirigí raudo a su casa .En la puerta estaba su suegra, la tía Petra Solera ya con 92 años. Llamó a su hija Rosa María, esposa de Justo, y me enseñó muy amablemente y contentísima todos los magníficos cuadros de forja de su marido que adornan todas las dependencias de su casa. Una auténtica maravilla y a cual mejor. Aproveché para fotografiarlos todos  para este reportaje. Con Rosa y Justo me une una grandísima amistad forjada en años de convivencia con ellos con, sus hijos  y con sus cuñados Maxi Solera y Emilia Muelas  y  sus tres hijos. Nuestra era  estaba situada al lado de la del tio Julián Valero que compraron los hermanos Maximiliano y Justo Solera  donde construyeron sus casas y la propia fragua. Justo, cuando su hermano se jubiló, hizo otro edificio encima de otra era nuestra y allí montó su fragua y taller. En verano cuando  había trabajos en la era en época de trilla estábamos siempre en contacto y cuando nuestros padres bajaban al corral echarles comida a los  animales rara era la vez que no estuviesen por allí algunos de esta familia Solera.

La Fragua de Vulcano reproducida en forja por las manos del artista Justo Solera.Se puede contemplar en su taller.Foto Mariano Lóez Marín 9-9-2020.

La Santa Cena  junto a otras dos obras más de Justo  Solera, El Caballero y la Dama  y La Sirena que podemos contemplar en su taller.Fotografia Mariano López Marín.9-9-2020.

El día que su hijo Víctor falleció en accidente de tráfico, en una fatídica mañana del 27de septiembre de 2015, todo el pueblo se consternó y su funeral el día 28 fue una de las manifestaciones de duelo más masivas que he visto Salvacañete con gentes de toda nuestra comarca , de la Sierra de Albarracín y Rincón de Ademuz. Le dediqué un homenaje póstumo que podéis leer en este mismo blog.

 EN HOMENAJE A VICTOR SOLERA ZARZOSO

Su muerte afectó muchísimo, especialmente a sus padres. Justo  realizó en forja el mismo el monumento funerario a su hijo y un poco tiempo más tarde el gran escudo de Salvacañete que preside nuestra remozada plaza y dedicado a Víctor.

Tumba de Victor Solera Zarzoso con la gran cruz de forja hecha por su padre Justo Solera.Fotografía Mariano López Marín 8-9-2020

No quería dejar pasar la ocasión de hacer este artículo para difundir la extraordinaria obra artística de Justo Solera Gregorio  y darla a conocer .Lleva años jubilado  pero siempre podemos encontrarlo en la nave industrial de su empresa de forja y carpintería metálica  asesorando a sus dos hijos  en el  trabajo que él ha hecho durante años y  realizando por placer esos trabajos de forja en  barra de alambre o en chapa de los que es un consumado artista. Por las fotografías de sus cuadros lo podéis juzgar. Y no pierdo la esperanza de que en algún momento, certamen de la trufa o  algún verano, cuando se pueda, se haga una magna exposición de sus trabajos en nuestro pueblo. Merecería la pena intentarlo. Muchas  gracias amigo Justo por tanto trabajo y tan bien hecho. Toda una vida dedicado en cuerpo y alma a la forja, a la carpintería metálica  y a la herrería en Salvacañete van a dejar huella artística en tus trabajos al igual que tú has dejado en nuestro pueblo, que es el tuyo, por tu buen hacer  y por ser una excelente persona, ¡Animo y sigue delatándonos con nuevas creaciones artísticas que seguro tienes in mente!

Dos obras de Justo Solera que se pueden contemplar en su taller " Cuadro de Picasso" situado encima de la puerta de entrada y " Trabajos en en la Edad Media " dentro del taller. Fotografías Mariano López Marín.9-9-2020.



En la parte superior la obra " Caballo saltando escena de monteria" donde está muy conseguido el movimiento.En la inferior" Una  escena medieval" junto al cuadro " El abrazo". Autor : Justo solera Gregorio.fotografái Mariano López Marín 9-9-2020




Cuadro central del taller dedicado a Picasso.Autor: Justo Solera Gregorio.Fotografía Mariano López Marín 9-9-2020.

En la parte superior el cuadro " El abrazo". En la inferior cuadro "El caballero de la lanza".Autor: Justo Solera Gregorio .Fotografias : Mariano López Marín 9-9-2020



En la imagen superior el cuadro " Anciano fuamdo y descansando"En la inferior cuadro " La Dama  y el Caballero".Autor: Justo Solera Gregorio.Fotografias Mariano López Marín.9-9-2020.




En la aprte superior caudro " Las Meninas" y en la inferior cuadros " Magia " y " Mujer pensando" .Autor Justo Solera Gregorio.Fotografíasmariano López Marín 9-9-2020





Partida de ajedrez en la Edad Media .Autor Justo Solera Gregorio.Fotografía Mariano López Marín.9-9-2020

 

Mariano López Marín

Utiel ,septiembre 2020

(C) MARIANO LOPEZ MARÍN

viernes, 25 de septiembre de 2020

UNA VISITA DESEADA Y FRUCTÍFERA A LA ALDEA DE HOYA DEL PERAL EL PASADO 8 DE SEPTIEMBRE

 

Una aldea donde han reformado todas sus casas, sus calles se han arreglado este año todas y  un grupo de gente joven descendientes de antiguos habitantes  de la misma han apostado por ella.No te vayas de la Hoya es su lema.En este lugar están  casi  todos mis orígenes familiares .

Este año 2020, debido  a la pandemia de Covid 19, se suspendieron las fiestas patronales de Salvacañete .Solo hubo actos religiosos en honor a nuestra patrona la Virgen de Valdeoña, hechos con el fervor y la entrega que nos caracteriza pero  con las limitaciones  de aforo impuestas por la situación sanitaria.

El día 7, despues de salir del rosario que se celebró a las 12 de la noche  en la iglesia parroquial en honor a nuestra patrona, le comenté a mi hermana: Mañana me subiré a la Hoya del Peral  a ver a nuestros familiares y recorrer la aldea donde están nuestros orígenes paternos y en parte maternos.

Al día siguiente , 8 de septiembre y día grande en nuestras fiestas por ser el día de nuestra patrona, madrugué como de costumbre y compartí aspectos festivos de las fiestas de otros años en mi perfil de Facebook para  animar un poco a los salvacañeteros ausentes este año y a los que estaban en el pueblo. Tras el desayuno hecho en la tranquilidad de la casa de mis padres, ahora de mi hermana y mía, bajé al cementerio a realizar una visita a la tumba de mis padres y de otros familiares ya que el día que hicieron la misa de difuntos en honor a nuestros familiares y  paisanos que ya no están con nosotros, no estaba en Salvacañete y es un acto que ningún año me pierdo. Me sorprendió gratamente comprobar que habían derribado la caseta de autopsias del cementerio, situada a la izquierda de la entrada de arriba  y que en ese lugar  y pared habían construido un grupo de nichos nuevos  cuya primera ocupante fue nuestra vecina de Villar del Humo, Carmen, ya con muchos años de estancia en Salvacañete con la que me unía  una gran amistad al igual que con su esposo Lucinio. Dos bellísimas personas. Falleció recientemente y conocía su óbito. Recé unas oraciones por el descanso de su alma .Tras visitar varias tumbas de abuelos, tíos y otros familiares y amigos inicié mi viaje en coche hacia la Hoya del Peral, con la ilusión del que vuelve a sus orígenes y rememora recuerdos de la infancia.

Enseguida enfilé la carretera Cuenca Teruel y en la Revuelta Cañota tomé a la izquierda la pista que me llevaría hasta la aldea, pista en unas excelentes condiciones de firme tras la capa de zahorra que le echaron hace unos años ¡Cuánto lucharon el tio Eduardo Marín y el tio Dionisio Marín, ambos primos hermanos de mis padres, por conseguir eta pista para que esta aldea estuviera bien comunicada mediante vehículos y no por senda de herradura! Al igual que hicieron para conseguir que la luz eléctrica volviese otra vez a la aldea despues de desaparecer la  central hidroeléctrica Virgen de Valdeoña de Salvacañete  a principios de los años 1960 de la que algunos vecinos de esta aldea eran accionistas. Los hombres trabajadores, buenos y cabales consiguen grandes cosas. El paso por el caserío de la Fuente de la Zarza me trajo recuerdos  de cuando estaba habitado y pasábamos con caballerías hacia la Hoya del Peral o hacia el pueblo y siempre había algún vecino por allí o recogiendo agua en la fuente del mismo nombre. Más arriba  los antiguos corrales de ganado de la Fuente de la Zarza , de los que solo queda uno dando  vista a la impresionante hoz por donde se despeña el agua  procedente de las partes altas de la aldea de Hoya del Peral en tiempos de lluvias intensas. Enfrente de ellos las nogueras del Tio Luis Yuste, solo queda una ya,  y a la izquierda del camino y antes de llegar a la cumbre  la silueta del Castillón  con sus muros sobre la hoz, un yacimiento ibero con ocupación medieval. Por aquí estuve la última vez con mi padre hace años fotografiando los corrales, el Castillón y la Hoz para mis publicaciones históricas y  etnológicas. Llegué al vallejo del Losar, junto al viejo camino de la Casa Marica, antiguo caserío donde tenía tierras mi abuelo Francisco López en el cerrao, porción de terreno delimitada por muros de piedra. En el vallejo el losar una familia de Salvacañete explota una cantera de piedra que deben cuidar más para no destrozar el paisaje. Pasado el vallejo del Losar llegamos a la zona de la Asomailla donde se ve en todo su esplendor la aldea de Hoya del Peral  con sus casas situadas sobre un montículo y a ambos lados  y sobre un valle rodeado de montañas, con la Muela al fondo y los parajes  del Tormagal  y otros llenos de sabinares  y algunos chopos en los lugares húmedos. Cuando entraba en la aldea, antes de cruzar la rambla que baja del Prao Hondo, las ruinas del horno  comunitario de la tía Elisa  y a  la izquierda una gran nave para el ganado de mi primo Enrique Marín Pérez. Sobre la  era Cará los antiguos corrales y pajares, algunos ahora reconvertidos para otros menesteres.


Aldea  de la Hoya del Peral.Fotografia de  mi amigo Toni Virtudes Segarra.Muchas gracias 

Me llamó mucho la atención  que las casas están todas muy arregladas y las calles este año 2020, el 4 de abril, según me comentó mi primo Andrés Marín, hijo de la tía Mónica y del tio Mariano, terminaron de arreglarlas todas con cemento y han quedado muy bien. Esta aldea en Semana Santa y verano recobra el bullir de antaño cuando todas sus casas están llenas .Un grupo de gente joven nietos de Bautista Marín, de Lucas Marín, de Floriana Pérez Marín, de Esteban Pérez Marín, de Benigna Marín, de Andrés Marín Marco y de otras familias han apostado por esta aldea. Su lema impreso en camisetas “no te vayas de la Hoya” Además  los hermanos Joaquim Gómez, Juan Gómez y su esposa Nuria viven permanentemente en la aldea y Enrique Marín García  y Clementina Pérez Marín pasan largas temporadas en la misma, junto con Enrique Marín Pérez y su esposa Ángeles  que vuelven siempre en primavera con el ganado a la aldea hasta primeros de noviembre que se bajan a Requena donde viven y el ganado está en la sierra de Utiel y en el Rebollar. Su primo Benito Rodilla Marín, ganadero también igualmente pasa la temporada de primavera, verano y los primeros meses del otoño en esta aldea para trashumar con el ganado al invierno  a Gandía. También pasan largas temporadas aquí Gloria Marín, la hija del tio Lucas y sus hijas  que acuden muchos fines de semana al igual que su hijo .Y la que podemos considerar como gran enamorada de la aldea  y que lleva muchos años viviendo grandes temporadas en ella es otra prima mía Pilar Marín que junto con su esposo Roberto viven en lo que fue la casa de los padres de Pilar , Bautista Marín  y  a la entrada de la aldea , junto a la casa de Tomás Gachero y Valeriana, en la actualidad adquirida por la hija de Pilar.

Calle de entrada a la aldea  con la casa de Antono  y Leonor en primer
 lugar.Mariano López Marín 8-9-2020

Casa que fue del tio Antonio y la tia Leonor,en la actualidad de sus descendientes,situada nada más entrar a la aldea junto a la rambla que baja de los Urdiales y de otros parajes .Fotografia Mariano López Marín 8-9-2020.

Calles de entrada a la aldea de Hoya del Peral junto a la rambla que baja de los Urdiales y de otros parajes.En primer lugar la del tio Antonio y la tia Leonor, despues la del tio Tomas Soriano y Valeriana , a continuación la del tio Bautista y la tia Valentina, ahora de su hija Pilar y su esposo Roberto y al fondo en primer lugar la casa de los herederos del tio Catalino Soriano,su nieto Pepito Soriano ,y al fondo de la calle la casa de Pepita Marín , antes de sus padres Andrés y Cándida.Foto Mariano López Marín.8-9-2020.

Mi primera parada fue junto a la vieja fuente y lavadero de la aldea, junto a la rambla que baja de las faldas de la Muela y el antiguo camino de Arroyo Cerezo. Mis recuerdos se amontonaron por momentos. Los viejos pilones donde abrevaban las caballerías de la aldea todos los días, las mujeres que iban diariamente a por agua con sus cántaros y botijos, el paso de gentes laboriosas por al lado de la fuente hacia las tierras de labor  de la Balsa de los Marines, el Tormagal, La Jarilla, los Cuadros, la fuente de la Sabina, El Hontanar, la Cañada de los Barrancos o hacia las tierras de la Boquilla o la Casa del Mojón donde los de la aldea tenían también tierras. ¡Cuántas veces pasarían por aquí los chicos de la aldea de la edad de mi padre y más jóvenes con destino a la escuela de Casas Nuevas  a través del  viejo camino entre ambas aldeas a través del Sabinar y la Casa Nabina! ¡Eso sí que era esfuerzo para ir a la escuela hasta que en la década de 1930 construyeron la escuela de la aldea! Y por la tarde a desandar el camino de vuelta. 




Pilones de la Fuente Vieja de la Hoya del Peral  donde recogían agua con cántaros y botijos las gentes de esta aldea hasta que hicieron la Fuente Nueva  en el rellano de la aldea junto a las casas. A finales de  los años 1980 y principios de la década de 1990 se pusieron las aguas potables en las casas y se hizo el alcantarillado siendo alcalde de Salvacañete Angel Marín Valero con orígenes en esta aldea.Mariano López Marín.8-9-2020.

Y al lado de los pilones de abrevadero la caseta con el  viejo lavadero  que sus habitantes y descendientes han conservado muy bien como patrimonio etnológico del lugar. Todavía recuerdo ver a mi abuela  paterna Juliana  en este lavadero junto con otras vecinas  y familiares nuestros. La tía Dionisia Martínez, prima de la abuela, la tía Teodora la del tio Víctor , cuñada de nuestra abuela, las tres Cándidas, la del tio Andrés Marín que vivía junto a la fuente, la esposa del tio Julio Gómez al lado de la casa de los abuelos y la esposa del tio Petronilo Martínez en la calle trasera, la tía Mónica, la tia Leonor, esposa del tio Antonio , la tía Remedios Villalba  esposa del  tio Feliciano, la tía Evarista esposa del tio Esteban Pérez Marín, la tía Eugenia Marín Martínez , esposa de Dionisio Marín ,la tía Catalina Marín esposa del tio Paco Jiménez ,las esposas de Lucas, Quintina, y Bautista Marín, Valentina, la tía Balbina Valero, esposa del tio Luis Yuste, que vivieron unos años en la aldea, la tía Valeriana esposa de Tomas Soriano que murió recientemente con 102 años ,la tía Laureana esposa del tio Gregorio Marín  que eran vecinos de los abuelos, Aurelia Marín esposa del tio Eduardo Marín  y las hijas de todas estas familias, hoy ya con más de ochenta años algunas y alguna fallecida  Y por supuesto la generación de nuestra bisabuela Cipriana Martínez López casada con nuestro bisabuelo Mariano Marín Rodríguez con tres hijas, Juliana ,Benigna y Eulogia  y cuatro hijos, Jesús, Julián, Víctor y Cándido de los que cuatro se quedaron en la aldea ¡Si las losas del viejo lavadero hablasen cuantas historias de esta aldea nos contarían! Pues estos viejos lavaderos eran la red social de la época en los lugares donde estaban. ¡Qué bien que lo han conservado!



Antiguo lavadero de la Hoya del Peral construido por las gentes de la aldea y conservado  exclentemente hasta la actualidad como un recurso etnográfico del lugar y de nuestro pueblo .Con sus aguas se regaban huertos situados en la parte inferior.Fotos Mariano López Marín 8-9-2020.
Tras la visita al lavadero enfilé calle arriba hasta llegar al llano donde está la fuente nueva de la aldea, fuente que tiene sus aguas del depósito del Tormagal y que tuvieron que traer el agua los vecinos porque la fuente Vieja a veces se secaba. A la primera persona que encontré fue a Nuria, esposa de mi amigo Juan que estaba regando en su puerta sus macetas con plantas muy bien cuidadas. Pregunté por su padre, el entrañable amigo Jesús Lorente, y me dijo que estaba regular, que se había caído y las caídas en personas de edad avanzada son peligrosas. Igualmente me interesé por su esposo Juan y por su cuñado Joaquín, los hijos del tio Julio Gómez y de la tía Cándida, vecinos entrañables de los abuelos siempre y a los que nos une una grandísima amistad. Me comentó que estaban en la era con alguna tarea .Me invitó a tomar u café o una taza de leche  y decliné el ofrecimiento porque no hacía mucho que había desayunado.


Fuente Nueva de la Hoya del Peral. La hicieron los vecinos trayendo el agua desde los nacimientos del Tormagal, en la ladera de la Muela,  porque la Fuente Vieja en epocas de veranos secos se quedaba sin agua.Alli cosntruyeron un depósito de regulación.Sirvió hasta que pusieron las aguas potables en la aldea  a finales de los añso 1980 y principios de los 90.Foto Mariano López Marín 8-9-2020.

Puerta y y casa de los hermanos Gomez , Joaquin y Juan y la esposa de este Nuria.Antes fue la casa del tio Julio y la tia Cándida vecinos de los abuelos siempre.Cuando llegué estaba regando las plantas mi amiga Nuria.Foto Mariano López Marín.8-9-2020..


Un rincón entrañable de la Hoya del Peral  en la placeta donde está al Fuente Nueva ,la calle que sube  de la Fuente Vieja y la entrada a las eras junto a las casas. ¡Cuántas partidas de cartas se habrán jugado en este rincón en dias de Semana Santa y fiestas!Foto Mariano López Marín.8-9-2020.

Puerta de entrada a la antigua casa de mis abuelos paternos Francisco López Perea y Juliana Marín Martínez.Cuando ellos fallecieron en la década de los años 1970 mi padre y mis tios se la alquilaron a nuestros familiares Angel Rodilla y Balbina Marín.Despues la compraron y alli criaron a sus seis hijos Ahora vive en ella en los meses de primavera ,verano y principios del otoño el hijo mayor  de este matrimonio Benito Rodilla Marín que tiene ganado. La puerta de la casa permanece como estaba cuando vivían en ella los abuelos .Fotografá de Mariano López Marín.8-9-2020.

Al lado de la casa de Nuria, de Juan y Joaquín, la casa de los abuelos Francisco y Juliana, hoy de Ángel Rodilla y de Balbina Marín. Este año 2020 nos dejó Balbina tras años de diálisis. Al contemplar nuevamente la puerta de la casa de los abuelos muchos recuerdos de días de infancia, de días de trabajo en  el esquilo del ganado, en la siega y  en la trilla y días de convivencia en  Semana Santa cuando subíamos a comer algún día con ellos. El enorme portalón alargado con las  gorrineras para los animales, la cuadra para las caballerías, otra dependencia anexa al final, utilizada como corral y a su izquierda  una escalera para acceder a  la cámara  y los atrojes del grano.En ese portalón se esquilaba el ganado que se embachaba en sus cuadras.¡Cuántos recuerdos de dias de esquilo en esta casa familiar!  El acceso a la vivienda  a la derecha del  portal  por donde se podia entrar también a casa de lo tíos Víctor y Teodora, pues ambas casas fueron de nuestros bisabuelos Mariano y Cipriana que tuvieron siete hijos y antes de nuestros tatarabuelos Eugenio Marín García y María Rodríguez que tuvieron cuatro hijos, Cecilio, Gabina, Mariano y otro que no he podido determinar el nombre  y estoy tras su pista. A la vivienda de los abuelos se accedía por la izquierda de la entrada  con varios empinados escalones que la abuela Juliana y la tía Herminia, hermana de mi padre, tenían limpios como los chorros del oro. Al final de la  empinada escalera había dos dependencias, enfrente una habitación que sirvió a los abuelos como cuarto de la estufa en los duros inviernos de la Hoya del Peral, y en la izquierda el cuarto de amasar. La abuela Juliana cocía el pan en el horno que tenía su cuñada la tía Teodora enfrente de su casa. En esta aldea hubo un horno comunitario que  regentó la tía  Elisa .A la derecha de la escalera de subida a la vivienda se disponían otras dependencias. El hogar formado por  una enorme sala con su gran chimenea al fondo en la que cocinaba la abuela y donde todo el día había lumbre  A la izquierda de la chimenea la popular banca de piedra donde descansaban los más mayores, el abuelo Francisco y antes el bisabuelo Mariano o el tatarabuelo Eugenio. A la derecha  de esta sala del hogar, nada más entrar de la escalera el basar y debajo del mismo las cantareras. Un poco más allá la despensa donde guardaban orzas de la matanza  y otras cosas y en la pared de enfrente del hogar una puerta que daba acceso a otra sala muy grande, junto a la cámara, donde se guardaban sartenes, lebrillos, los calderos y un montón de enseres necesarios en una casa. También servía de desahogo al  hogar. Junto a la banca un botijero y un cucharero colgado en la pared y al lado, la entrada a las alcobas  donde dormían los abuelos y la tía Herminia mientras estuvo soltera, y antes de casarse mi padre y sus hermanos. Yo dormí bastantes veces en una de esas camas de hierro  con adornos dorados que fueron pasando de padres a hijos. La abuela siempre llamaba al abuelo como padre. ¿Padre que haces?, ¿padre a dónde vas?..

Casas situadas junto a la de los abuelos encima de las eras.La primera de Feliciano y Remedios que se fueron de renteros a Torrebaja y la siguiente de Gregorio Marín y Laureana.Fotografía Mariano López Marín.8-9-2020.


Puerta de la casa que fue de los tios Victor y Teodora y donde vivió el primo de mis padres Marcelino Marín , junto a la de los abuelos.Ahora es de Vicente Pastor Marín ,nieto del  tio Bautista Marín e hijo  de Justina Marín.Foto Mariano López Marín.8-9-2020.

Continué mi visita a la aldea pasando por las casas de los antiguos vecinos de los abuelos Feliciano y Remedios la primera de al lado  y Gregorio Marín y Laureana la segunda, ambas encima de las eras y corrales que hay encima de la Fuente Vieja y separadas de ellas por una barbacana. Dando la vuelta a la calle, a mano izquierda, lo que fue casa de los tíos Víctor y Teodora  comprada hace un tiempo  por otro enamorado de la Hoya del Peral, nieto del tio Bautista Marín e hijo de Justina Marín y Vicente Pastor, llamado Vicente Pastor Marín con el que tengo frecuentes conversaciones sobre nuestro árbol familiar común pues somos familia. Enfrente de esta casa, entre las labores, estaba el viejo horno donde cocían el pan la tía Teodora  y la abuela Juliana. Hoy ya no podemos contemplarlo pero sus recuerdos y sus olores a pan recién hecho o a dulces perduran en nosotros. 


Calle Trasera de la Hoya del Peral donde vivieron varias familias de la aldea y donde han arreglado sus casas.El dia de la visita estaba en obras de reparación del tejado la casa del tio Petronilo Martínez.En una de esas casas, la primera de la calle, vive Gloria Marín , hija de Lucas Marín y Quintina Marín que pasa largas temporadas en la aldea.Foto Mariano López Marín 8-9-2020.

Al lado de esta casa, por la parte trasera, hay otra calle importante en la aldea  que nos lleva hasta las antiguas eras de algunos habitantes de esta aldea, entre ellos los abuelos Francisco y Juliana, el tio Víctor, el tio Mariano y la tía Mónica y otras. En esa calle vivieron el tio Petronilo y la tía  Cándida, Floriana Pérez Marín hasta que se marchó a Burriana, Eulogia Pérez Marín y Lucas Marín y su esposa Quintina Marín Ahora esas casas están arregladas y son de sus hijos y nietos que vienen a la aldea en Semana Santa y verano. El día de mi visita comprobé que estaban arreglando el tejado de la casa del tio Petronilo  la empresa construcciones el Picarzo de Salvacañete. Al final de esta calle y con su fachada principal  dando vista a la era del tio Víctor y de los abuelos la casa de la tía Dionisia Martínez, prima hermana de mi abuela y que compraron los hermanos Juan y Joaquín Gómez. ¡Siempre la tenía limpia como los chorros del oro  y los redores hechos con tierras de colores  como si estuviesen recién hechos!¡Cuánta bondad y que buena gente era la tía Dionisia al igual que todos los habitantes de esta aldea!

Casa que fue de la madre de la tia Dionisia Martínez, Cesarea Martínez, hermana de mi bisabuela Cipriana Martínez.Está situada en la parte posterior de la aldea.Se pueden ver muy bien las tecnicas constructivas y los materiales.Foto Mariano López Marín.8-9-2020.

En la parte posterior de las casas, en la primera era junto a las labores y el viejo camino de herradura  que lleva hasta los corrales del  Paso,  el reguero Pimpollo, el Prao Hondo, Los Urdiales, los Zurrones y la Cruz de los Tres Reinos, estaban mis amigos Manolo el del tio Petronilo y su cuñados Joaquín y Juan Gómez desgajando troncos de leña  de carrasca cortados hace unos meses. Se llevaron una alegría inmensa al verme  y estuve largo rato con ellos hablando de temas diversos, de nuestras respectivas familias, de recuerdos de la aldea , de los pajares del abuelo Francisco y de la tía dionisia que ahora son nuestros, de cuando bajaban a las fiestas los hermanos Gómez y dada la amistad que había con mis abuelos y con mis padres , siempre se quedaban en casa cuando mi hermana y yo éramos pequeños  y se juntaban hasta 35 personas durmiendo en fiestas en nuestra casa, en donde se podia. Casi todos eran de la Hoya del Peral y familia nuestra. Entonces habrá un buen plantel de mozas en la aldea  del tiempo de mi tía Herminia y más jóvenes. Juan me recordó lo bien que se portó nuestra madre con él cuando le picó una víbora y le recordaba a su madre que la tía Bienvenida hizo por él lo que no había hecho ella. También recordamos cuando tuvo que ir su madre, la tía Cándida, a Cuenca de médicos  y estuvo alojada en nuestro piso  unos días y lo bien que la trataron mi hermana Maribel y mi prima Piedad .Los recuerdos y vivencias de los abuelos se mezclaron en la conversación pues fueron vecinos de ellos siempre. 

Era y Pajar del  tio Victor y Teodora y de los abuelos  Francisco y Juliana.El de los abuelos era el de la derecha que ahora es mio.Al fondo de la imagen  la era Cará y el pajar y corral de la tia Dionisia Martínez que ahora es nuestro.Fotografia Mariano López Marín 8-9-2020.

Enfrente de donde trabajaban la enorme era del  tio Víctor y de los abuelos y sus pajares y corrales debajo El del abuelo ahora es mío. Me alegré porque todavía permanece en pie aunque hay que hacerle una pequeñas reparación en una esquina ¡Cuántas historias de días de intenso trabajo en la siega y en la trilla pueden contar estos pajares y estas eras centenarias! Antes de marcharme Juan y Joaquín me ofrecieron con insistencia que fuese a desayunar a su casa, dándoles las gracias pero declinando el ofrecimiento porque quería ir a ver a los primos de mis padres Enrique y Clementina y Roberto y Pilar. 




Antigua  escuela de la aldea de Hoya del Peral que costruyeron los vecinos a concejadas en la dècada de 1930 y donde estuvo de maestro el salvacañetero D. Julian Martínez Perez.En la entrada anterior de este blog podéis ver a D.Julian  y a los alumnos que llevaba.Encima de la escuela la casa para el maestro o maestra.Tambien estuvo  aqui de maestra la salvacañetera Teresa Marín Adalid hija de Abelardo Marín y Sofia Adalid.Esta escuela es ahora centro social de la aldea y los habitantes actuales de la misma han costeado las obras de mantenimiento.En las imágenes superiores la calle que pasa junto a la escuela y el acceso a la casa del maestro.Foto Mariano López Marín,8-9-2020.

Me dirigí por las eras y por la calle de la casa del maestro y la escuela hasta la Fuente Nueva  donde había dejado el coche. ¡Qué gran ejemplo dieron los vecinos de esta aldea construyendo a concejadas la casa del maestro y la escuela  para que los alumnos no tuviesen que bajar a Casas Nuevas!. El tio Luis Yuste conservaba en un cuaderno las concejadas que dio cada vecino y los materiales aportados  y Marcelino, el hijo del tio Víctor y la tía Teodora, la lista de alumnos. Un maestro salvacañetero estuvo en esta escuela bastante tiempo. Fue D. Julián Martínez Pérez y subía todos los días a la escuela desde el pueblo subiendo  también alumnos como Vicente Pérez Martinez, Federico  Martínez, el del tio Valeriano el sacristán y José Luis, el hijo mayor  del tio Abelardo Marín.Su hija Teresa Marín Adalid también estuvo año y medio de maestra en esta escuela de la Hoya del Peral, según me comentó estos días de fiestas de Salvacañete su hermano Alberto Marín. También estuvo en esta escuela una hermana del cantautor conquense José Luis Perales. Él estuvo con ella cuando tenía unos 18 años y compuso la canción “Cosas de doña Asunción” inspirada en la aldea de Hoya del Peral. Las últimas alumnas de esta escuela fueron Pepita hija de Andrés y Cándida y Antonia hija de Julio y Cándida a finales de los años 1960.


Casa de Andres Marín y Candida , ahora de su hija Pepita Marín.Situada junto al viejo lavadero.Foto Mariano López Marín.8-9-2020.


Nogal centenario  junto a la casa de Enrique Marín García y Clementina Pérez Marín¡Cuántas historias de la aldea de Hoya del Peral puede contar este nogal!. Fotografia Mariano López Marín. 8-9-2020.

Bajé hasta la entrada de la aldea, junto a viejos nogales centenarios y me dirigí a la casa de Enrique y Clementina. Se alegraron muchísimo de verme y me pusieron un café con leche y unas  pastas mientras hablamos largo y tendido de toda la familia tanto de la de Enrique y Clementina como de la nuestra. Son tantas vivencias de tantos años compartiendo familiaridad. Enrique es primo hermano de mi madre y Clementina hija de un primo hermano de mis padres, Esteban Pérez Marín. Mi padre esquiló  el ganado de Enrique Marín muchos años. Pasaba los inviernos en  Alborache  donde sigue viviendo parte del año  y en primavera subía a la Hoyas del Peral  hasta primeros de Noviembre que volvía a bajar. Su hijo Enrique Marín Pérez sigue haciendo lo mismo pero vive en Requena de invierno y en primavera sube  a la  aldea. El día que falleció mi padre, 27 de octubre de 2009  estuvo Enrique  hablando con él largo y tendido de todo bastante  tiempo. Al rato de irse, estábamos con él mi tía Victoria, mi madre y yo hablando y se nos quedó en las manos sin padecer. Eran las dos de ese día y terminaban  de enterrar a otro familiar nuestro, Mariano Abril Adalid el del tio Juan Petrilla y la tía Balbina. Recordé con Enrique y Clementina momentos importantes de las fiestas de nuestro pueblo de hace años  y lo acogedores que fueron siempre nuestros padres ofreciendo su casa a todo el mundo y me comentaron que este año no habían asistido a los actos religiosos porque les daba miedo por la pandemia y las limitaciones. Recuerdo perfectamente cuando se casó Enrique  con su primera esposa Josefina, hermana de Clementina, y la boda la hicieron en esa misma casa donde viven. Tendría yo cuatro años 

 

La casa de Pilar Marin y Roberto su esposo está al primcipio de la entrada a la aldea junto a la calle que va hacia la casa de la tia Monica Marín y el tio  Mariano  Marín debajo de  la Fuente Nueva y hacia la escuela y replaceta de la fuente.Foto Mariano López Marín 8-9-2020.


Calle de acceso a la aldea desde la casa del tio Andrés y la tia Cándida.

Foto Mariano López Marín 8-9-2020.


Casas y corrales de la Hoya del Peral vistos desde la placeta de la Fuente Nueva junto a la vieja escuela.En la fotografia la casa donde está la bndera es la del tio Marino y la tia Mónica , ahora de su hijo Josè Marín MarínEsa calle llega hasta la rambla que baja de los Urdiales y de otros parajes  de aldea  situados en partes más altas  hacia la Cruz de los Tres Reinos y Los Zurrones.


Después  me fue a ver a Pilar Marín, hija del tio Bautista y de la tía Valentina, y a Roberto su marido. Viven casi al lado de Enrique y Clementina. Se llevó una gratísima sorpresa porque no me esperaba  y de hecho me comentó que subía poco por la Hoya del Peral. Le dije que subía al pueblo cuando estaba mi hermana pero con poco tiempo y que por tanto no podia compartirlo con la Hoya del Peral pero que hoy  había subido con tiempo suficiente para resarcirme. Hablamos del árbol genealógico de nuestra familia que tenemos hecho su sobrino Vicente Pastor Marín, al que facilité muchos datos y yo. Comentamos también la antigüedad de la Hoya del Peral  y en aquel momento llegó nuestro primo Andrés Marín Marín un apasionado de la historia de este lugar y de Salvacañete. A preguntas de Pilar le dije que había encontrado datos de lugares poblados en el entorno de la aldea  en la zona de la Muela  y que entre 1706 y 1710 entraron las tropas de los Migueletes procedentes de Aragón y quemaron tres casas y tres pajares  en la Hoya del Peral, una de ellas en los Urdiales, Casa Quemada que despues fue del tio Cecilio Marín Rodríguez , hermano de nuestro bisabuelo Mariano .Le comente a quien pertenecieron las tierras de la Hoya del Peral hasta que nuestro tatarabuelo Eugenio Marín García y otros vecinos de la aldea  las compraron ,la Muela y la Cañada de los Barrancos más otras tierras en la Casa del Mojón al Marqués de Espejo y otras muchas tierras de la aldea al Conde de la  Concepción que era dueño del rento de Cañigralejo y de tierras en la Hoya del Peral y en  distintos lugares de Salvacañete. Me explicó Pilar que sus padres estuvieron de renteros en Cañigralejo algunos años y que se acordaba, porque ella también vivió allí  como era la casa con tres pisos y en uno de ellos estaba la cámara y el cuarto de amasar. Andrés me comentó que tenía un libro en  su casa de la Hoya firmado por nuestro bisabuelo, Mariano Marín Rodríguez cuando fue alcalde de Salvacañete a principios del siglo XX. Cuando terminamos la entretenida conversación histórica y etnográfica con Pilar se acercó Clementina para que me fuese a su casa a almorzar pero quería bajarme al pueblo para asistir a  los oficios religiosos del  día de la patrona y no me quedé. Pilar también nos ofreció café  o licores. 

Casa de Andrés Marín y Pepita Jimenez Marín situada en la era Cará ,  a la derecha de la rambla que baja de los Urdiales  de otros parajes de la aldea .Fue antes de los padres de Pepita ,Francisco Jiménez y Catalina Marín y antes de los padres de la tia Catalina, el abuelo Julian Marín Marín Martinez y su esposa Felisa Marín.Al lado de la casa se conserva todavía el horno familiar.Foto Mariano López Marín  .8-9-2020.



Casa que fue del tio Dionisio Marín y la tia Eugenia Marín,ahora de sus herederos.Situada junto a la rambla de los Urdiales , en la parte baja de la aldea de Hoya del Peral.Foto Mariano López Marín .

Pase un momento por casa de Andrés Marín y su esposa Pepita para saludarla y recoger el libro que me había dicho. Viven en la casa que fue de sus suegros Paco y Catalina y antes del abuelo Julián y su esposa Felisa Marín y la han arreglado muy bien .Está situada a la derecha del  torrente que baja del Prao Hondo y los Urdiales, en una ladera junto a  la Era Cará y eras y corrales alrededor. El libro que me dejó Andrés el “El Código civil redactado conforme a las condiciones y bases  establecidas en la Ley de 11 de mayo de 188”D. José Siro y Surga .abogado del ilustre colegio de Madrid. Librería  D. León Villaverde, Calle Carretas , nº 4, 1889.En la hoja en blanco de la contraportada pone: “ Este libro es de Mariano Marín Rodríguez” Me despedí de Andrés y su esposa Pepita y me dirigí hacia el pueblo. Cuando iba por al Asomailla descubre a mi izquierda que habían puesto un rótulo muy grande con piedras  en la entrada de la Hoz, en la parte izquierda en una zona un poco inclinada y con buena visibilidad que dice “Hoya del Pera” Me llenó de satisfacción. Llegué al pueblo muy satisfecho de haber estado casi toda la mañana con familiares  y  amigos en la aldea donde están nuestros orígenes. Una mañana bien aprovechada y llena de sentimientos, emociones y recuerdos...

 


El Código civil redactado conforme a las condiciones y bases  establecidas en la Ley de 11 de mayo de 188”D. José Siro y Surga .abogado del ilustre colegio de Madrid. Librería  D. León Villaverde, Calle Carretas , nº 4, 1889.En la hoja en blanco de la contraportada pone: “ Este libro es de Mariano Marín Rodríguez”Muchas gracias primo Andrés Marín  por este precioso documento de nuestro bisabuelo Mariano del que conservo viejas escrituras con su firma. Este libro lo conservó su hijo Julian Marín Martínez , hermano de mis abuelos Jesus y Juliana. Ahora la casa del abuelo Julian es de sus nietos el matrimonio formado por Andres Marín y Pepita Jiménez Marín y alli estaba este libro. Nuestro bisabuelo Mariano Marin Rodriguez fue alcalde de Salvacañete a principios del siglo XX y tendría este libro del código civil para consultar leyes.


Aldea de Hoya del Peral (Salvacañete) en primavera .Fotografía de Castor Barrera Marín

(C)MARIANO LÓPEZ MARÍN