Entrada destacada

HOMENAJE A MI MADRE

Hoy quiero dedicar esta entrada a  mi madre ,Bienvenida Marín Marín,l a tia Bienvenida como la llamaban cariñosamente  en nuestro pueblo S...

miércoles, 31 de octubre de 2012

ÉPOCA DE SIEGA Y TRILLA

De mi libro inédito HOMENAJES   os hago llegar estos poemas dedicados a la siega y a la trilla en tiempos duros de mucho esfuerzo durante más de un mes largo.Es mi homenaje personal a las gentes de Salvacañete , de las antiguas Tierras de Moya y  tierras limítrofes del Rincón de Ademuz y Serranía de Albarracín que compartieron esta actividad   Nuestros segadores iban a tierras de Aragón a segar y a nuestro pueblo venían gentes del Rincón de Ademuz como segadores .Ese intercambio facilitó una relación económica, cultural y  etnológica entre tierras que compartieron una historia común.


Vista de Salvacañete desde la ermita de Valdeoña

                                             Vista del Barrio del Desmonte en Salvacañete. En él había varias eras de trillar

                                      Edificio del Teatro que fue almazara en el siglo XIX.

LA SIEGA 


Madrugan los segadores
para llegar a la faena
con sus machos preparados
y sus hoces entre telas,
zahones blancos y fuertes
a los que acompañan las zoquetas.
Por los caminos del pueblo
 y  por calles y sendas de las aldeas
van llegando todos al tajo
recorriendo viejas sendas
testigos de muchos años
de ir y venir por estas tierras,
viejos caminos de herradura
que los machos pisotean
acarreando las mieses
por el calor ya resecas.

                                              Pedro Ruiz segando en los años 1960
Ha comenzado el trabajo
las corbellas resuenan
cuando cortan las mieses
llevadas por manos  expertas
que cada momento e instante
los manojos rodean
protegiendo de cortes
con esas famosas zoquetas
que con madera muy fuerte
están muy bien hechas .

Tras los segadores y segadoras
quedan gavillas perfectas,
el rastrojo y los tajos limpios
y la mies cortada y seca,
sea trigo o cebada
centeno o la seca avena.

Hay un bullir de personas
por todas las extensas tierras
donde está la añada
y las mieses se siembran.
A lo largo del día
se oyen canciones de siega,
viejas canciones serranas
que ayudan a la faena
canciones tradicionales
aprendidas  muy  de veras
cuando iban a segar
a aragonesas tierras
transmitidas de padres a hijos
conservadas  con delicadeza.

Son las nueve de la mañana
y el almuerzo llega
migotes o migas de pión
las famosas migas ruleras
acompañadas de tajadas
todas viandas muy buenas ,
manjares todos ellos
de los que dan buena cuenta
la cuadrilla de segadores y segadoras
que descansan de la faena.

Descansada la cuadrilla
inician su tarea
con el sol de compañero
y las mieses que resecas
esperan ser cortadas
por las afiladas corbellas
entre dimes y diretes
y conversaciones diversas.
Por todas partes del termino
se ven cuadrillas diversas
segando de sol a sol
haciendo una dura faena
encorvados  sobre el rastrojo
recogiendo la cosecha
mientras esperan ansiosos
la llegada de la rastrojera
con la comida preparada
sobre las aguaderas,
ese cocido veraniego
con carnes estupendas
sobre olla tapada
con la masa todavía fresca
acompañado  de ensalada del tiempo
lechugas de nuestra vega,
o de huertos muy abundantes
en rentos y en aldeas,
cerezas en aguasal
y buen vino de otras tierras.
Cuando la comida se “esculla
los segadores observan
los sabrosos manjares
de los que darán  buena cuenta.

Cerca en un espino
en un pino, chopo o noguera
las ovejas descansan en el “ sestero
del calor que mucho aprieta
mientras el pastor acompaña
a los segadores en la faena .
Tras la comida frugal
la reparadora siesta
a la sombra de un espino o zarza,
de un pino o una noguera
con los huesos doloridos
por la dura tarea
de toda la mañana
junto a las mieses secas.
Cuando se ha descansado
se reanuda la faena
hay que seguir trabajando
y segando mieses resecas,
es la cosecha del año,
son la recompensa
a duros días de trabajo
desde que se inicia la siembra.

El atador trabaja duro
recogiendo gavillas sueltas
para formar esos haces
que las caballerías acarean
ocho o diez haces como norma
sobre las “ acarreáereas
a través de caminos diversos,
o de estrechas sendas
que llegarán hasta el pueblo
o hasta la pequeña aldea
para depositarlos con  gracia
sobre la  limpias eras
donde formarán “cinas
colocados por manos expertas,
hay que evitar que se mojen
cuando las lluvias de verano llegan.

La tarde sigue cayendo
las cuadrillas aun siegan
hasta la caída del sol
es muy dura la tarea
hay que descansar el cuerpo
en suculenta merienda,
tortas de manteca y sopanvino
o tortilla muy bien hecha,
el trabajo es agotador
y hay que descansar de la faena.
Mientras en lugares cercanos
las ovejas se despiertan
del sestero reparador
y las esquilas  suenan
por montañas y valles
de camino hacia otras tierras
de zonas más altas
donde en noches de luna llena
van a pastar al raso
en la Morruda o en la Cabeza
en el Arambio y Alto de las Almas
en el Ballestero e en La Muela
lugares de pastos frescos
por las noches para las ovejas.

Es la hora del regreso
se cargan haces sobre las bestias
hay que recoger el hato
y regresar a la era
y quizá recoger
algunas hojas de remolacha en la Vega
o en algún campo cercano
alfalfe verde o hierba
para alimentar animales
cerdos, cabras , vacas u ovejas.

Regresan los segadores
mientras los grillos tararean
canciones  naturales
en  noches veraniegas
y las luciérnagas iluminan
el trayecto de las sendas.
Cuerpos cansados y exhaustos
alegría por la faena
el trigo era muy bueno
la cosecha estupenda
ha granado muy bien,
dará harina muy buena
y salvado exquisito
para alimentar a las cerdas.

En la era y en los campos
los haces se ordenan
construyendo las “ cinas
para que soporten las  tormentas.

Llegada a cas muy tarde
hay que preparar la cena
dar agua y comida a los animales
y descansar de las tareas,
mañana será otro día duro
con el tajo en otras tierras
quizá con segadores del Rincón de Ademuz
gentes que en otros tiempos eran
 bien acogidos aquí
en Salvacañete y sus aldeas
donde venían a segar
en años de dura pelea
con todo el término sembrado
rochos, quiñones y cañaetas,
había que mantener a mucha gente
y eran  necesarias todas las tierras.

A vosotros, segadores y segadoras
gentes laboriosas y buenas
quiero dedicar estos versos
como homenaje de veras
a esos esfuerzos  incesantes
que realizabais en vuestra faena
para recoger las mieses
de los campos de estas tierras
de Salvacañete, nuestro pueblo
 y de todas sus aldeas
en muchos días de  duro trabajo,
entre canciones de siega
con trasiego de gentes
y caballerías que acarrean
esa mies recién cortada
hacia nuestras eras
que hoy día han perdido su finalidad
eras ya desiertas
con el recuerdo de antaño
cuando las  mieses resecas
eran trilladas con esmero
para sacar con paciencia
esos granos formidables
como alimento y esencia
de personas y animales
en años de mucha pelea.

Segadores y segadoras
¡que gran esfuerzo y tarea!
cada día y cada instante
en nuestras hermosas tierras
con el cuerpo encorvado
todo el día con la corbella
de sol a sol trabajando
para recoger la cosecha
en varios días de trabajo
en verano y con paciencia,
¡segadores y segadoras
vuestro esfuerzo mereció la pena!

Mariano López Marín
Landete, 14 de agosto de 2001
Utiel,25 de julio de 2003.


LA TRILLA


Es agosto  y en la era
se amontonan mieses diversas,
trigo, cebada y centeno
y en otro lugar la avena,
colocadas en las “ cinas”
todas muy bien hechas
trabajadas con esmero
por manos expertas
de duros labradores
curtidos en grandes tareas.

Se inicia muy de mañana
la gran y dura tarea
de preparar con esmero
el piso de la era,
regando y poniendo paja,
extendiendo las mieses  secas,
cien haces son suficientes
para una “ parva” señera.
A las nueve de la mañana
cuando el sol ya calienta
se unce el par de caballerías,
se colocan las trillaéras,
se engancha el palo del trillo
y a dar vueltas y mas vueltas
con el sol en todo lo alto
y las canciones más diversas
que sobre el trillo cantan
todos los que lo llevan,
canciones  bien aprendidas
cultura de nuestra tierra.

Los machos sobre la parva
trillando las mieses secas
que poco a poco van cortando
las piedras de sílex que llevan
los trillos sobre su base
repasadas  con experiencia
por los trilleros de Salinas del Manzano
que hasta Salvacañete llegan
en meses estivales
antes que comience la siega,
expertos trilleros ellos
que afilan muy bien las piedras.

Han trillado un rato,
le han dado la primera vuelta
y la madre con mucho esfuerzo
con el almuerzo llega,
migotes, migas gachas, gazpachos
o migas ruleras
acompañadas de pimientos fritos
y de tajadas estupendas,
un almuerzo suculento
para esta dura faena
comido en un rincón
junto al pajar y la era
entre olores diversos
a cereal y paja seca.

El par sigue trabajando,
el trillo dando vueltas
moliendo poco a poco
la paja que está seca
y los trilladores y trilladoras
dando una nueva vuelta
a la parva que poco a poco
es molida y desecha
con ayuda de los ganchos
que el trillo enganchados lleva
removiendo el cereal
para que en paja y grano se convierta.
Alrededor de la parva
las pajas se “ balean
con escobas de palotes
o de amarguilla entre cuerdas
mientras los chicos disfrutan
sobre el trillo dando vueltas.

Es mediodía en el pueblo
y en cada una de sus aldeas
la parva se ha terminado
ya está “ bien hecha”
hay que llevar a los machos
que beban agua muy fresca
a la fuente del lavadero
o a  las fuentes de las aldeas,
después a descansar
y a buscar la merienda
que nos ayude un poco
y nos depare más fuerzas
con siesta incluida
más breve por la faena.

Toca recoger la parva
con la barrastra que lleva
toda la  parva a un sitio
formando “ blentón” de veras
un cordón largo de paja y grano
preparado para otras tareas.
Si el viento acompaña
sea solano, morisco, castellano o cualquiera
se aventará  la parva
con horcas de madera
separando la paja
del grano que más pesa
mientras se va conversando
de diversos temas
y  en las eras próximas
inician nuevas tareas,
hay un bullir de gentes
en casi todas ellas,
la trilla  del cereal
a muchas gentes concentra.

El grano se ha separado
hay que  limpiarlo de veras
valear las  granzas,
traspalar hasta que sea,
arelar con mucho cuidado
y ya limpio a las talegas
que irán a los atrojes
a lomos de alguna yegua,
de machos  o de burros,
de muletos o muletas,
al hombro de los trilladores
que deben subir escaleras
hasta la cámara de la casa
donde los atrojes se encuentran
o donde existen unas narrias
donde guardaran cebada y avena,
centeno o trigo riete,
 trigo jeja de la tierra.
El almú y el celemín
han trabajado duro en faena,
el trigo ha sido bueno
estaba granado de veras,
hoy se han guardado en la casa
más de doce fanegas.
Una vez guardado el trigo
la paja en la era espera
con “ burro “ o con “ barrastra
hay que meterla
dentro del pajar
para que se mantenga seca
como alimento de caballerías
o como cama en gorrineras
duro trabajo este
con sudores de bandera.
Hasta los “tamos”  y “granzas
se guardan con gran certeza
servirán para otros menesteres
para gallinas o para cama de ovejas
depositados en el balaguero
en un lugar de la era
guardados todos juntos
hasta que acaben las  faenas .

La tarde va cayendo
llega la “ merendeta
merecido descanso
de duras y arduas tareas,
torta de manteca y vino
o fiambres de la tierra
mientras las gentes descansan
y varias cosas comentan.

El día ha concluido,
la faena ha sido inmensa,
una vez guardado el grano
y la paja  bien cubierta
quizá haya que acarrear
algunas mieses que quedan
en algún campo cercano
todas ellas bien dispuestas
en cinas  bien colocadas
o en cargas ya hechas.
Mañana será otro día
de larga y dura faena
un nuevo día de trilla
y de trajines en la era,
así durante veintitantos días
según sea la cosecha
con ilusión y esfuerzo,
con dedicación y entrega.

A vosotros paisanos y paisanas
que tuvisteis estas vivencias
de días de trilla y calor
con mucho esfuerzo en  la era
quiero dedicar estos versos
como homenaje a vuestras experiencias
en días de caluroso verano
soportando las inclemencias
para obtener ese fruto
los cereales de la tierra
trillados con esmero
con sudor y con paciencia
en las eras de Salvacañete
y en todas sus aldeas
en cualquier rincón y lugar
donde hubiese una vivienda,
entregados en cuerpo y alma
a nuestra querida tierra.

Mariano López Marín.
Landete, 14 de agosto de 2001.
Utiel, 29 de julio de 2003.






Familia Abril aventando en su era   de la Calle de la Solana en los años 1960

Familia Yuste  pasando el día en el Regajo Ciriyuelos con sus caballerías , sus carros y bicicletas

                                         Casa de Rento de Masegosillo con su era a la izquierda


 Viejo tractor de la familia Moscardó Perea  que sirvió en los años 1950  para bombear agua  desde las Fuentes del Batan hasta el caz en un  año de intensa sequía. ( Foto Gonzalo Moscardó Perea)


                 En las eras ya no hay mieses
                 ni gentes que trillan en ellas
                 han dejado paso a las casas
                 solo recuerdos quedan
                de otros tiempos  ya lejanos
                de mucho sudor y entrega.



                            Vista de Salvacañete desde El Picarzo  a finales de 1950

                                                            Parroquia del Masegar
                                              Vista de Salvacañete desde el Nacimiento
                                          Aldea de la Hoya del Peral con sus eras alrededor

                                              Labradoras  en la fiesta de San Isidro  a principios de los años 1960.Ángeles Marín Martínez y Mª Isabel López Marín.( Foto Castor Barrera Marín)
                                         Aldea de Casas Nuevas con sus eras alrededor




Aldea de la Nogueruela con sus eras alrededor
Horno  antiguo en tierras de Cañigral.

                                      Aldea de la Hoya del Peral con sus eras alrededor.


martes, 30 de octubre de 2012

NUEVO LIBRODE MIGUEL ANGEL BADAL SALVADOR



Os adjunto el enlace del nuevo libro de mi amigo el  escritor cañetero MIGUEL ÁNGEL BADAL SALVADOR.Clicando en este enlace podéis acceder a el en formato electrónico.Su temática es de novela histórica y está ambientado entre Cuenca y Teruel..
La nueva novela de nuestro buen amigo Miguel Ángel Badal Salvador, ambientada en Cuenca y Teruel.
http://www.planetadelibros.com/como-polvo-de-la-tierra-libro-70249.html


La historia de un médico atrapado entre la religión, la guerra y la enfermedad en la Edad Media


Sinopsis

Año 1348. Una terrible pestilencia asola el reino de Castilla sembrando la tierra de cadáveres.  Leví Aben Yosef, un hombre de ciencia procedente de la aljama de Cuenca, se ve obligado a enfrentarse a la terrible enfermedad tratando de encontrar respuestas que permitan conocer el origen del mal y su remedio. Acusado de ser el causante del contagio, no le queda más opción que huir junto a su esposa de la pequeña villa de Cañete y abandonar definitivamente la judería de la ciudad de sus antepasados.

Tras asentarse en Teruel, su familia tendrá que enfrentarse de nuevo a la peste, pero también al hambre y la guerra. Leví tratará de sortear todas las penalidades, obsesionado con la idea de dar descendencia a su linaje y transmitir a sus vástagos la ciencia aprendida de sus antepasados.

"Como polvo de la tierra" es una novela que trasladará al lector a una de las etapas más oscuras de la historia, un período en el que los reinos de Castilla y Aragón quedaron asolados por la peste negra y la Guerra de los Pedros

La guerra de los Pedros  fue  importante en la zona limítrofe entre Castilla y Aragón donde se encuentra Salvacañete.
Este libro está disponible en formato electrónico en Planeta libros.


lunes, 29 de octubre de 2012

MOLINOS HIDRAÚLICOS HARINEROS EN SALVACAÑETE


MOLINOS HIDRAÚLICOS HARINEROS DE SALVACAÑETE
En Salvacañete  hubo  en épocas pasadas cuatro molinos hidráulicos harineros. Algunos  de ellos, concretamente tres funcionaron como central eléctrica y otro , el de la Herrería, también como batan y anteriormente como fábrica de hierro. He ampliado  en cada uno de ellos  datos  que publiqué sobre  los mismos  en el año 2004 en mi obra “SALVACAÑETE : Su historia y sus gentes”  y he incorporado un homenaje  a los molineros del Cabriel, los últimos de esta profesión tan unida al mundo rural y a los ríos. Es cultura de nuestra tierra y no se tiene que perder. Todavía quedan en Salvacañete tres molineros, todos ellos con muchos años Néstor Adalid, del Molino de Abajo con 87años, Daniel Villanueva  también del Molino de abajo con setenta y tantos y mi tío Félix López Marín  con ochenta y dos. A ellos  y a todos los molineros  que ha habido en Salvacañete y en las tierras del Cabriel va dedicado este trabajo y este homenaje de alguien que fue muchas veces a moler  a  estas instalaciones y donde aprendí muchas cosas conviviendo con  las gentes de Salvacañete y de los pueblos próximos como Salinas del Manzano, El Cubillo, Alcalá de la Vega, Arroyo Cerezo , Castiel Fabib y Vallanca. Todo esto es cultura ancestral forjada en torno al  mundo del  agua tan vital para la vida  y para las actividades cotidianas .Espero que os guste.


        Su origen. Aspectos generales
Los molinos harineros surgieron como una necesidad para surtir de harina al vecindario para pan y para los animales. Los primeros molinos tuvieron su origen  en privilegios reales[1] y  eran propiedad de la iglesia o del Concejo. Junto al molino estaba la casa de los molineros y en algunos de ellos, como el Molino de Arriba surgieron otras casas hasta dar lugar a una aldea las Casas de la Vega o Casas del Molino.
Los primeros molinos que  surgieron en Salvacañete eran de una sola piedra. Se ampliaron a dos cuando la población aumentó o se construyeron instalaciones más modernas como el Molino de la Fábrica. La expansión económica de los últimos decenios del siglo XVIII como consecuencia del reformismo borbónico ilustrado y la mayor productividad agraria derivada de la roturación de nuevas tierras, antaño comunales, la liberalización de los precios  agrarios y el desarrollo de una agricultura cerealista  trajo como consecuencia el aumento significativo de la población en nuestra comarca  y comarcas próximas de Valencia, Teruel y Cuenca. Este aumento  determinó la necesidad de construir  nuevos molinos para satisfacer las  nuevas exigencias. Así del Molino del Concejo  o Molino de arriba se pasó a final del siglo XVIII a otro nuevo Molino el de Abajo que tuvo sus orígenes en un molino anterior que debió existir en  sus proximidades en el río Gervasio. En el siglo XIX, a principios, se pondrá en marcha el Molino de la Herrería utilizando las instalaciones de la antigua herrería, en particular el edificio y la presa.  Todos estos factores trajeron consigo  la concesión de numerosos permisos a particulares para la construcción de nuevos molinos en Salvacañete y su comarca incluso en tierras de  señorío, pues ello servía para incrementar los ingresos  de la corona  y sanear la hacienda. Los permisos se concedían siempre que  los nuevos molinos no perjudicaran a los ya existentes o a los regantes. Será en la primera mitad del siglo XIX cuando se llegue al máximo apogeo en la construcción de molinos. Y es que desde la Guerra de la Independencia, gracias a las leyes napoleónicas como a los decretos de las Cortes de Cádiz, el monopolio sobre molinos quedó suprimido y no se volvió a hablar de él. Será  con el gobierno moderado de 1847 cuando se logre el  máximo apogeo en la construcción de molinos. De esta época data la construcción del molino más moderno de Salvacañete, la Fábrica, adaptado  a nuevas exigencias y capaz de moler  más que los otros por tener más piedras.
El funcionamiento de los molinos hidráulicos era el siguiente:

El molino era movido por energía hidráulica. El agua procedente del río Cabriel, llegaba hasta la turbina por un caz  de 2. 5 metros de ancho y  1 Km  o más de largo de largo. Dicho caz se iniciaba en una presa que se construyó al efecto aguas arriba, en parajes un poco más altos para que el agua llegara por su propio peso. El molino de la Herrería tiene la presa muy cerca, el Molino de Arriba en la zona de los Cañamares debajo de la Covatilla, la Fábrica tiene la presa debajo del Ventorro y el Molino de Abajo debajo de la Vegatilla y el río Gervasio. Las presas, al principio, eran de troncos de madera. En el siglo XX algunas de ellas se fueron sustituyendo por piedras y cemento. Una compuerta regulaba la entrada de agua en el caz. Se abría más o menos según el caudal del río en cada época del año. Las tomas de aguas en estas presas están legalizadas en la confederación de aguas del Júcar como  tomas históricas.  Con el agua de estos  caces de los molinos se riegan también unas huertas que hay entre los  mismos y las  márgenes derecha o izquierda  del Cabriel, según la situación del molino. En los Molinos de Arriba y de Abajo hay un pequeño desnivel entre el caz  y la turbina rodete para que el agua tenga más fuerza. En la Fábrica y en el Molino de la Herrería es la turbina la que está situada   a bastante profundidad.
La fuerza del agua mueve la turbina, conocida como rodete, cuando el molinero abre  la compuerta de entrada, operación que realiza desde el suelo del molino  con un mecanismo preparado al efecto. La fuerza motriz del rodete  se transmite por un mecanismo a las piedras del molino, piedras que tiene forma cilíndrica, aproximadamente de un  metro de  radio, con un agujero en la parte central por donde entra el eje que las mueve. El molinero coloca el grano a moler, trigo, cebada, avena, centeno o maíz en la tolva, que está situada encima de las piedras, por la parte posterior. El grano cae poco a poco entre las piedras  y por el movimiento giratorio de las mismas va siendo molturado. Si lo que se muele es trigo, la harina va pasando por un cernedor y por unas cribas para que salga limpia. Por una parte aparecerá la harina y por otra el salvado. Este último se utilizaba para comida de animales y para curar enfermedades o aliviarlas. Si lo que se quería era pan integral el salvado y la harina se obtenían juntos, siendo el pan más negro. El salvado  es la cascarilla del trigo, también conocida como molluelo en otros lugares. Mientras el molinero muele el agricultor charla con él o con otros que han ido a moler. Si tenía mucha  faena  volvía otro día a por su harina. El olor del cereal, de la harina recién molida y de las plantas de las riberas del Cabriel daba un ambiente  característico   a los  cuatro molinos  que han existido en nuestro pueblo en el siglo XX. El molinero cobraba en especie, en harina o grano. Era lo que se llamaba la maquila. Un tanto por saco o talega molido. De ahí el nombre de molinos maquileros.
Periódicamente el molinero[2] debía quitar las piedras para picarlas, es decir recomponer las ranuras que tienen desgastadas por el uso. Para ello utilizaba su cabria, colocándolas allí donde realizaba esta labor mejor Además también debía limpiar el caz para  que entrase la cantidad adecuada de agua. En esta operación estaba presente la guardia civil para evitar que se pescasen las truchas y cangrejos que había en abundancia en el mismo.  La cantidad de molienda que se hacía cada año también estaba controlada. Los molinos eran industrias respetuosas con el medio ambiente, ecológicas cien por cien. La limpieza del molino y sus dependencias era fundamental para causar buena impresión y además por que  parte de la harina era para consumo humano, convirtiéndola en pan o en dulces para las fiestas a lo largo del  año.
Las piedras del molino se tallaban en lugares próximos donde hubiese piedra adecuada o se compraban ya preparadas. Hace unos años Pedro Martínez, el hijo de Felipe Martínez, encontró una  un poco más arriba de Ciriyuelos en dirección a Albarracín, en medio de una cuesta. Posiblemente se quedó allí sin terminar de tallar. Había que darle la forma de cilindro y hacerle las ranuras para que moliesen los cereales. Había expertos canteros en tales labores y los molineros con los años adquirían mucha experiencia en la labor de picado, consistente en restaurar las ranuras para que pudiesen moler mejor, ranuras que con  el uso se desgastan. Algunas de las piedras  o muelas de nuestros molinos eran importadas. Algunas procedían de  centros como la prestigiosa ciudad francesa  La Ferté-sous-Jouarre,[3] departamento de  de Seine- et –Marne. En el Molino de la Fabrica están documentadas

Herrería la Nueva (La Herrería) (S. XVIII)


Rento[4] situado  junto al río Cabriel, en un profundo valle y a  unos  15 km. de Salvacañete. Rodeado de frondosos pinares, se accede a él por  una pista forestal  que se inicia en la Nogueruela. Esta pista era antes camino maderero y de herradura por donde sacaban las maderas de esta zona o bajaban los habitantes de los “ rentos”  y aldeas próximas  a moler al molino que hay en este lugar.
Para llegar a  La Herrería y sus bellos parajes es necesario tomar la carretera de Albarracín o de Cañigral, desde Salvacañete, concretamente desde el Puente del Ventorro, a mano derecha  en dirección Cuenca. Tras recorrer  cinco kilómetros, en las proximidades del Valle Carmona, a la izquierda de la carretera tomaremos la pista forestal que a través de una empinada cuesta nos conducirá hasta la Fuente del Pino, el Prado de la Madera, La Casa Nueva  y  La Nogueruela. Allí cogeremos la pista que sale a la izquierda y ladera abajo, aproximadamente 1¨5 Km llegará a La Herrería. Total del recorrido uno 15 Km: 5 km de carretera, 8¨5 de pista forestal y otro 1´5 Km. de pista forestal en descenso hacia el Cabriel.
El origen de este rento hay que buscarlo en  el  siglo XVIII en el que ya se menciona su existencia como Herrería la Nueva[5], nombre que ha permanecido hasta bien entrado el siglo XX, años 1940  en que simplemente se le llama La Herrería. El nombre le viene  porque allí existió una antigua fábrica de hierro o herrería. Hasta hace unos años  me contaba  mi amigo  Luis Domingo, “ El tío Luis “[6] que aún estaban allí los mazos para aplanar el hierro. Uno de ellos lo vendió él  a un chatarrero y el otro todavía se puede observar allí. Esta herrería en el siglo XVIII era propiedad del caballero de Moya D. JUAN FRANCISCO PEINADO DE ARAQUE[7].
Complementa estos datos Emiliano José Peinado Palacín[8], maestro jubilado residente en Landete y amigo mío en el que  además de  demostrar que este caballero era antepasado suyo aporta nuevos datos sobre La Herrería. Por investigaciones mías he comprobado que algunas facturas de esta antigua herrería están en poder de un vecino de Landete “ El Tío Manuel”[9] que posee algunos documentos de Moya. Quiero conseguirlas porque son un documento importante de la Historia de Salvacañete. En esta época, siglo XVIII, había dos herrerías en Salvacañete, esta y la del Martinete que era propiedad de un caballero de Madrid., D. Francisco de Mendinueta y de D. Jaime de Castilblanque[10], natural de Salvacañete  e inventor de la fabricación del acero en la provincia de Cuenca. El mineral  de la Herrería La Nueva procedía de minas existentes en Tormón (Teruel)[11] desde donde lo traían  a lomos de animales: burros y mulos. Alguna parte también procedía de minas de nuestro término. Para obtener el hierro era necesario instalar la fundición junto a un río para tener agua abundante. Aquí estaba el río al lado y se construyó un caz.

Esta Herrería ha sido también Batán, molino harinero, central eléctrica y en la actualidad casa de Turismo rural.
Es uno de los cuatro molinos que había en el cauce del Cabriel, en Salvacañete, a lo largo del siglo XX y  en el siglo XIX. En un principio era propiedad de Dionisio López[12], Padre de Marciano López. Este último, casado con una maestra del Toril se lo vendió al padre de Luis Domingo y Luis fue el último molinero de la Herrería hasta que la población de las aldeas emigró y se bajó a vivir a Salvacañete:
En 1920 se instaló en la Herrería La Nueva un motor  movido por una turbina para producir luz eléctrica para el propio molino y para La Nogueruela. El 23 de septiembre de 1920[13] se llevó la luz a La Nogueruela y la tuvieron hasta que se marcharon los vecinos en los años 1970. Ese mismo motor se ha puesto  en funcionamiento en el verano del 2000 para producir luz en la propia Herrería para la Casa de Turismo Rural que allí se ha instalado.
En los años en que El Rento de la Herrería fue de Luis Domingo, hasta que se  marchó de él en la década de los ochenta, funcionó el molino harinero donde acudían  a moler gentes de las aldeas y rentos próximos: La Nogueruela, el Portillo, El Masegar, Casa La Muela, El Cerrito, Torrefuerte, Los Cortijos, El Prado de la Madera, La Casa Nueva, Las Casas del Río, Masegosillo, La Peraleja, La Fuente de la Sabina, Masegarejo, Valle Carmona, Las Artigas, Ciriyuelos, etc.  Por la tarde ponía en  marcha el motor y enviaba corriente eléctrica hasta  La Nogueruela. ¡Cuántas conversaciones entre Luis y Jorja, sus hijos y  las gentes que iban a moler a través del viejo camino de La Herrería! Era un molino muy bien cuidado y cuando se marchó lo dejó convertido en un museo de la molinería[14]. Había guardado todas las cosas del viejo molino.  En el año 1999 se vendió adquiriéndolo Raúl Gil Soriano[15], sobrino de Timoteo Soriano, El “ Tío Timoteo de Torrefuerte” por parte de madre. Este chico es del Vallecillo con residencia en el Collado de la Grulla.
Además de la explotación del molino y la luz eléctrica  los  habitantes de la Herrería tenían unas pequeñas huertas anexas al mismo donde cultivaban todo tipo de hortalizas y árboles frutales y algunos “pedazos”  para cultivar cereales. Los hijos del Tío Luis iban a escuela a La Nogueruela recorriendo cada mañana lo s 2 Km de subida que había hasta esta aldea. En la fiesta del Masegar, en S. Antoniete para el mes de junio o en la de la Virgen del Rosario el primer domingo de octubre acudían a la fiesta y eran unos de sus partícipes más importantes. Recuerdo[16] mis años de monaguillo cuando subíamos con D. Julián Villanueva Roger, el sacerdote de Salvacañete a la fiesta del Masegar en Junio o en Octubre. Siempre estaban presentes Jorja y Luis. Muchas veces estuve comiendo con ellos. Y recuerdo los hermosos pimientos  y tomates que cultivaban en la Herrería. Después ha continuado nuestra amistad con ellos y con sus hijos. En las Semanas Culturales de la 3ª Edad he  hablado de la Herrería con el Tío Luis y se quedó con ganas de acompañarme un día para que viese lo bien cuidado que tenía el molino y las cosas que había guardado. Hace unos años murió y estas conversaciones las he tenido con Jorja,  su esposa y amiga de mis padres. No puedo olvidarme de esos años infantiles en los que compartí suelo, ribera y mantel con Jorja, Luis, Marina La de La Nogueruela y su esposo Eugenio Marín, “ el cartero de la Nogueruela”, primo hermano de mis padres. ¡ Cuántas conversaciones en la ribera del río del Masegar en días  de fiesta de S. Antoniete o de la  Virgen del Rosario! Y siempre esa sana alegría de gentes amables, trabajadoras y buenas que entregaron su vida por su rento y aldea. Además sabían compartir lo que tenían con todo el mundo y siempre con una palabra amable en su boca.
Estos son los datos de población de la Herrería[17] en el siglo XIX y XX, hasta que se marcharon sus moradores.


ES

EDIFICIOS
POBLACIÓN
31-12-1887
1 piso
2 pisos
3 o más pisos
Albergues, barracas, cuevas, chozas
TOTAL
EDIFICIOS
De hecho
De derecho
Herrería (La)......
Molino y casa
1
1
-----
1
3
7
7

A lo largo del siglo XX han vivido en ella, según años de 4 a 7 personas. Cuando vivía el tío Luis estaban  ellos, sus tres hijos y los abuelos, El Tío Santiago padre de Jorja y su mujer. El Tío Santiago murió en Salvacañete.
Después de estar varios años cerrada la compró Raúl Gil Soriano para convertirla en una casa de Turismo Rural, aprovechando las posibilidades turísticas de la zona: bellos parajes, práctica de la caza y pesca, del senderismo, de la contemplación de la naturaleza y del descanso en un lugar idílico.  Han recuperado el viejo molino que ha vuelto a funcionar  para que sea contemplado por los visitantes y  ha vuelto a funcionar el viejo y extraordinario generador de 1920 que mandó energía eléctrica durante muchos años a la Nogueruela. De toda la parte mecánica del molino y del generador se ha encargado Nestor Adalid García[18], antiguo molinero del Molino de Abajo de Salvacañete. Él me informó de todo lo que se estaba haciendo en La Herrería. En la casa viven como encargados un matrimonio, rumanos de origen y excelentes personas. Antes estuvo un matrimonio de ecuatorianos. Pronto empezará esta casa a recibir visitantes. Para ello está siendo acondicionada y el lugar merece la pena. Mi amigo Castor Barrerra Marín[19] captó con su cámara viajera de forma extraordinaria los paisajes de La Herrería y sus alrededores y  las fotografías de esta publicación son las suyas como homenaje a quien se volcó  para reflejar los paisajes, edificios, costumbres y gentes de nuestro pueblo.




En la soledad del valle
te encuentras majestuosa
vieja Herrería la Nueva
entre pinos, sabinas y zarzamoras
con el Cabriel a tu lado
 compañero que te adora.
Has pasado por distintos usos
herrería famosa,
viejo batan y molino harinero
y central de luz  hermosa
que mandaba su luz
a la Nogueruela aldea famosa
donde al anochecer
entre sabinas  preciosas
las luces de cada casa
eran estrellas luminosas
para las gentes de esta aldea
otrora habitada y  bulliciosa
que hoy ha quedado triste
no hay  gentes que la recorran
salvo Marina y Jesús
con larga vida en esta zona
o Marina la esposa de Eugenio Marín
que regresa a  su casa  famosa
pasando algunas temporadas
recordando  quizá otra época
en  que cerca en la Herrería
estaban su amigos Luis y Jorja
 entregados a su molino
 y a dar a su hora
la luz que alumbraba a la Nogueruela
cada noche  una historia.

Han pasado los años
 en la Herrería  antes famosa
se ha recuperado el molino
hay gentes que lo custodian
ya no hay trajín molinero
ni luz que dar   a su hora
el viejo motor sigue funcionando
como recuerdo e historia
de años de vida intensa
en  esta casa hermosa
la Herrería se llama
antes Herrería La Nueva famosa
cuando D Juan Peinado de  Araque
un señor importante de Moya
era dueño de  la herrería
 y en este lugar se elabora.
Atrás ha quedado el tiempo
en que el tío Luis y su esposa Jorja
viviesen en el lugar
entregados  a sus cosas
el viejo molino maquilero
y la entrega a esta tierra hermosa
junto al Cabriel que discurre
por el valle entre frondas
en este lugar de La Herrería
con larga  e importante historia
que todavía continua hoy
con un nuevo dueño que  logra
restaurar el viejo molino
y la casa que  recobra
el esplendor de antaño
cuando el tío Luis y Jorja
recibían a los  visitantes
que llegaban a cualquier hora.
Faltan las caballerías en la puerta
ya no hay talegas  ni otras cosas
solo queda el recuerdo
de otras épocas
de vida intensa en aldeas
con gentes que acudían dichosas
al molino de la Herrería
un lugar que  ha hecho historia.
Mariano López Marín.
Utiel, 22 de febrero de 2003










MOLINO DE ARRIBA

El Molino  (S XVIII) Molino de Arriba.

            Esta aldea conocida como Molino de Arriba o las Casas de la Vega, por estar situadas al lado del Cabriel y en plena Vega de Salvacañete. Se accede a ella  por la pista forestal que está situada enfrente de la casa del Ventorro, en la parte derecha de la carretera  Cuenca –Teruel, nacional 420, en dirección Cuenca y aproximadamente a 1¨5 Km de Salvacañete, junto al puente del Cabriel. Recorremos unos cuatrocientos metros de pista  y ya divisamos las Casas del Molino.

 Su historia

            La historia de esta aldea está ligada a la existencia de un antiguo molino harinero, conocido como molino del concejo  cuyas referencias nos las da ya el Catastro del Marqués de Ensenada[20], en el año 1752 y en el  que se menciona la existencia de un molino en Salvacañete, que según este catastro  se localizaba  en la margen izquierda del Cabriel  aguas arriba y muy próximo a la localidad.
El Molino  más antiguo de Salvacañete es del Molino de arriba conocido como aldea de Casas del Molino o Casas de la Vega. Este molino harinero, conocido como molino del Concejo  cuyas referencias nos las da ya el Catastro del Marqués de Ensenada, en el año 1752 y en el  que se menciona la existencia de un molino en Salvacañete, que según este catastro  se localizaba  en la margen izquierda del Cabriel  aguas arriba y muy próximo a la localidad. En la decimoséptima  respuesta del castro se dice textualmente “ ....dijeron que en este lugar y su jurisdizión se halla un molino harinero con solo una piedra y arte, distante de este pueblo medio quarto de  legua el que se halla sito a orillas del Cabriel que muele sin descanso no faltándole fuerza el que pertenece  a este Conzejo y por quinquenio produce anualmente ciento y Catorce fanegas de trigo el que la presente tiene arrendado Miguel Martínez a quien consideran  serle de útil sesenta Ducados;...”

 En el diccionario de Tomás López Vargas  Machuca[21] en el mapa que lo acompaña se menciona este molino  de arriba y el de abajo. Firma la declaración el cura de Salvacañete D. Felipe Collado y Recuenco  con fecha 29 de diciembre de 1786. Los curas eran los encargados de realizar los censos por petición expresa del obispo.

            En el siglo XIX este molino  perteneció a la iglesia, concretamente a la Cofradía de Ánimas de Moya[22], según consta en la documentación de la misma y con la Desamortización de Mendizábal[23] pasó a manos particulares, de tres vecinos de Salvacañete que lo adquirieron en pública subasta. Estos propietarios fueron D. Manuel Perea Vidal, y los abuelos de los propietarios actuales las familias Garrido García y García Pérez.. Posteriormente uno de los propietarios, D. Manuel Perea Vidal[24], maestro en Salvacañete, vendió su parte a los otros dos propietarios que  eran hermanos. En la ,año 2012,el molino es propiedad de esas  dos familias, Garrido García y García Pérez.
            A lo largo de los años alrededor del molino, aprovechando  el enclave de la Vega, fueron surgiendo viviendas hasta constituir una aldea conocida como Casas de la Vega, La Vega o el Molino de Arriba e incluso Casas del Molino. Uno de los hijos de uno de los propietarios, David Garrido García instaló una serrería movida por energía hidráulica en una casa contigua a la del molino y aprovechando el mismo caz que  utiliza el molino harinero. Desde esta serrería y aprovechando el caz del molino con un generador se suministraba energía eléctrica a la población de El Cublllo El caz que suministra agua a  este molino  nace aguas arriba del Cabriel en el paraje de Los Cañamares[25] donde se construyó una presa por encima del Puente del río, unos doscientos   aguas arriba de dicho puente  y en la margen izquierda del río. El caz tiene una longitud de  un kilómetro y medio y sus aguas son aprovechadas para regar numerosas huertas en las zonas por las que pasa. Termina en la parte posterior del molino y desagua debajo de las casas a unos cincuenta metros.

          A este molino iban a moler gentes de Salinas del Manzano y de Salvacañete y algunas de sus aldeas como la Hoya del Peral y Casas Nuevas. Venían  a la  vega, traían sus talegas de cereal, realizaban faenas agrícolas y después se las llevaban. Durante el siglo XX, hasta que dejó de funcionar en la década de 1990, cuando  murió Luis Garrido el molinero, ha estado regentado  por la familia Garrido García y sus antecesores[26].

Evolución de la población del Molino de arriba, Casas de la Vega o la Vega


ES
EDIFICIOS
POBLACIÓN
31-12-1887[27]
1 piso
2 pisos
3 o más pisos
Albergues, barracas, cuevas, chozas
TOTAL
EDIFICIOS
De hecho
De derecho
Molino de Arriba
Molino y casas
----
  7
------
3
10
28
30




A lo largo del  siglo XX estos son los datos de población de esta aldea[28].

LUGARES
1900
1910
1920
1940
1950
1960
1970
1980
1991
Salvacañete
1500
  829
1329
1323
1196
1086
651
360
313
La Vega, Casas de la Vega o Molino de
Arriba

   41
   46
  48
   42
   26
   25
   18
   8

            Familias que han vivido en el Molino de arriba  a lo largo del siglo XX

FAMILIA
Padre y Madre
Nombre hijos
CASA DONDE VIVÍAN
OBSERVACIONES
Tipo de trabajo y donde emigraron




David Garrido y Eusebia Alguacil +
Dionisia


David y Concha
Encima de la serrería de su propiedad, junto  al viejo molino, al lado de las choperas
Carpintero y aserrador
Luis Garrido e Inocencia.

En la vivienda  del molino
Molinero y agricultor. Los últimos años se especializó en harinas de maíz y almortas
Martín  Muñoz y Bonifacia Valero
Eulogio, Dionisio, Hipólito, José    Saturnina, Juana,
Cornelia y María
Primera vivienda existente encima del caz
Agricultura y ganadería
Pedro Valero y Eulogia Valero
Elvira, Ángel, Gabriel,  Esther y Merche.
Antes  encima del  caz. En la actualidad en una casa nueva al lado de las eras del molino
Agricultura y albañilería.
Víctor y

Junto a las eras
Agricultura y ganadería. Tenía vacas y labraba con ellas
Alejo y
Ascensión, Ignacia y  Felicitas
Junto a las eras
Agricultura y ganadería
Dionisio Muñoz y  Lorenza Murciano
Mª Victoria, Consuelo y  José.
Junto a las eras
Agricultura y ganadería
Jesús Valero y
Verónica, Antonio, Felix y Jesús
Al lado del famoso peral de mas de 200 años, junto a las eras y cerca del camino que va a las Fuentes de Serna.
Ganadería. Toda la vida tuvieron vacas de carne. Algunas veces más de 40 que pastaban por los prados del término de Salvacañete
Mariano Martínez y Vicenta Valero

Enfrente de las eras del molino
Agricultura y ganadería. Era albardero.
Valeriano Yuste y            María Zarzoso
Luis
En la última casa que hay junto al comino de la Vega
Agricultura y ganadería.
Vicente Garrido  y
Rosario Redondo
Marisol y Rosa Mª
En la casa del molino
Dedicado al transporte y compraventa de maderas. Vivió después en el pueblo.
Herminio Garrido

En la casa del molino.

Avelino Garrido y Petra García.
Cinco hijos.
En la casa del molino
Molinero y padre de todos los Garridos
Epifanio Marín y Cornelia Muñoz
Enrique y Mª Jesús
En lo que fue casa del tío Martín Muñoz.
Residen  temporalmente.
Viven en Cuenca.
Arancha      Garrido

En una casa nueva a la entrad del molino, antes de llegar a las eras.La casa es de su madre
Tienda La Alacena
Hipólito Muñoz

Por detrás de la casa de  sus padre  junto a la de sus primas  Inés y Benita.
Reside temporalmente en verano. El resto del año en Alicante.  Ha sido militar.
Hermanas Valero, Inés y Benita

En la parte posterior de  las casas.
Han vivido en Valencia y ahora  jubiladas residen aquí.




Impresiones personales del Molino de Arriba.[29]

            La situación de esta aldea muy cerca de Salvacañete y en plena Vega ha hecho que la convivencia con sus gentes haya sido y sea intensísima a lo largo de los años. Mis primeros recuerdos se remontan   a aquellos años infantiles en los  que iba con mi padre a moler y  el amigo Luis Garrido o su hermano Herminio nos ayudaban a descargar las talegas y las arrinconaban  en el sitio que tuviesen disponible porque había mucha faena y el molino estaba lleno de talegas repletas de trigo. Había varias caballerías atadas en la puerta y algún carro de los de pértigo que había llegado de Salinas o de Casas Nuevas con trigo,  cebada o avena.  Si  no podía molerlo al momento nos íbamos a realizar alguna tarea en la vega cercana: regar, excavar, recalzar, sulfatar, segar, etc. A la vuelta o en otro día recogeríamos la molienda. A veces había que ir a la serrería de David Garrido, situada en la casa contigua al molino. Era necesario preparar cajones para las manzanas, canales para el ganado, “ ripia “ para algún tejado, madera para alguna puerta, tablones para una obra, algún “tornajo” para los cerdos, vaciar un tronco para hacer “ tornajos “ para el ganado colocados en alguna fuente del término, cortar “ cabrios “ para algún tejado y un sinfín de cosas necesarias en un mundo rural en el que era necesario hacer de todo y construirse todo. El tío David vendía también ataúdes. Y cuando se producía la muerte de alguien era visita obligada a la vieja camarilla situada en la entrada de las casas del molino y hoy convertida en vivienda. De su serrería han salido maderas, puertas y muebles para muchos lugares de las comarcas cercanas de Valencia, Teruel y Cuenca. Su hijo David ha continuado la profesión  del padre como carpintero aunque ha traslaldado su negocio  a una moderna y amplia nave construida enfrente de la ermita de Valdeoña.

         Pero no solo la visita al molino convirtió a esta aldea en lugar de tertulias entre gentes diversas. La proximidad de la Vega sirve y ha servido para que las gentes acudan a sus casas en busca de alguna herramienta que se ha olvidado, de una compuerta para regar o de algo necesario para las labores agrícolas. Siempre encuentras  la palabra amable de las gentes del molino. Me vienen a la memoria muchas personas. El Tío Mariano el albardero, hermano del tío Francisco el albardero de Salvacañete, ambos especialistas en fabricar albardas. Con ambos  he convivido muchas veces en días de siega  y de trabajo o simplemente de tertulia amena en  lugares de nuestro término: La Hortezuela, la Culebrera, La vega, el Corbalán, etc. El tío Mariano tuvo una hija,  Petra  Martínez  que se caso con Servando, maestro de Boniches y padre de mis amigos Servando, Mariano Y  Pilar  que en la actualidad trabajan en Barcelona dedicados a la enseñanza  y en otras faenas. El Tío Martín Muñoz y su esposa Bonifacia Valero con los que conviví muchos años por  ser vecina su hija Saturnina  de nosotros. En matacerdos, en fiestas, en días de trabajo en la vega, cuando subían a misa y en un sinfín de situaciones he hablado con ellos. Padres de una familia muy numerosa, tuvieron ocho hijos.  Pasaron el duro trance de perder a uno de ellos ahogado en el caz del molino. El tío Martín fue esquilador de tijera, al igual que mi padre. Se dedicaba a la agricultura y la ganadería y trabajaban las tierras de Ciriyuelos y el Cerro Monte, amen de otras por Salvacañete. La tía Bonifacia era una mujer bonachona y trabajadora. Tuvo que entregarse de lleno a criar hijos.
            Cerca del tío Martín vivía Pedro Valero y su esposa Eulogia Valero  padres de mis amigos Ángel, Gabriel, Elvira y Ester. Un hombre muy trabajador con el coincidí en días de siega en varios lugares de la Ortezuela y en la Vega cuando íbamos a las cercanías del molino o a otros lugares a realizar las faenas agrícolas de cada época. Murió hace años y sus hijos  construyeron una casa nueva al lado de las eras del molino. Con ángel y Gabriel he convivido muchos años en días de fiesta cuando juntos formábamos parte de la Comisión de Fiestas de Salvacañete, allá por los años 1980 y siguientes o en jornadas de caza. Ambos, al igual que su padre, son excelentes cazadores y sobre todo defensores de la naturaleza. Conocen muy bien nuestro término y colaboran de forma entusiasta con el Coto de Caza de nuestro pueblo.
Al lado de las eras vivía el Tío Alejo, padre de Ascensión Ignacia y Felicitas. Era un hombre menudo, enjuto y de una enorme bondad. Solo lo recuerdo  en mis primeros años cuando lo veía por la Vega o subía al pueblo a casa de sus hijas Felicitas e Ignacia. Muy cerca  de él El Tío Víctor, hombre muy alto, cachazudo y entregado a su vida de agricultor. Tenía vacas y labraba con ellas. Su pajar estaba situado a la derecha de la carretera de Cuenca a Teruel, en dirección Cuenca, a unos dos kilómetros del molino. Por allí lo solía ver con sus vacas de carne o de leche. Bastantes años vivieron cerca de la Tía María de Alcalá y su hija, también María. Tenían una yegua percherona roja con la que iban y venían de Alcalá o realizaban las faenas del campo. Las yeguas percheronas se utilizaban mucho por estos pagos. Eran fuertes para el duro trabajo del campo y además criaban potros o muletos, que ayudaban con su venta a la economía familiar. En casa de mis padres también teníamos una. La tuvimos muchos años y mi padre iba a vender las crías a Ademuz o a Landete en sus afamadas ferias. A veces se las compraban los tratantes de Vallanca, Evaristo y sus hijos, o los de Ademuz.
            Cerca del tío Víctor vivieron los padres de Víctor Martínez que se marchó a Barcelona y que ahora, ya jubilado, se ha hecho casa en el molino y pasa largas temporadas en Salvacañete, sobre todo  al verano. Él me ha proporcionado algunos documentos  curiosos sobre Salvacañete como la partida de nacimiento de su abuelo o el reglamento del Regadío de la Fuente Vieja.
            También junto a las eras donde ha construido su casa vive Dionisio Muñoz que ha pasado toda su vida en  las Casas del Molino dedicado a la ganadería y la agricultura.
            Enfrente de las eras, detrás de un peral centenario, tendrá mas de doscientos años vivió el Tío Jesús Valero mas conocido por “ El Tío Noé”  por su barba larga y pelo blanco. Este hombre tenía un rebaño de vacas de carne  de unos cuarenta animales  que pastoreaban sus hijos, y más concretamente Antonio, por las numerosas dehesas de Salvacañete. Recuerdo verlo llamando a cada una por su nombre en su corral  situado al pie de la Coronilla, junto al camino que conducía a la Culebrera. Allí tenía la era y el pajar, además de una balsa en la que recogía el agua de la fuente del Corvalán y del Cermeño y con la que se regaba toda la zona situada  junto al  Ventorro hasta llegar a su era. El tío Jesús era un hombre bonachón e inteligentísimo. Creó dos regadíos, el del Corvalán hasta el Ventorro y el Regadío Nuevo que partiendo desde el Carrilejo llevaba el agua hasta los Cerraillos, La dehesa, Las Torres y zona del Cementerio  y las Acequias. Este último realizó él el trazado utilizando su péndulo manual, una cuerda y cuatro tuercas, sorprendiendo así a los ingenieros de la Confederación Hidrográfica del Júcar con los que coincidió en el trazado. Solo utilizaba para los niveles un rudimentario nivel de agua construido con  un tubo de goma transparente. Además era zahorí. Descubría el agua con su péndulo y pasó mucho tiempo, ya en su vejez, excavando en los Centenares, junto al pajar de su cuñado Martín Muñoz porque estaba convencido que allí había una corriente subterránea de agua muy importante. Muchas veces hable con él y me demostró el funcionamiento de su péndulo. Era también investigador de  injertos de frutales y  los alrededores de su era y un pedazo próximo los tenía llenos de frutales: perales, ciruelos, cerezos, manzanos de todo tipo, acerollos, etc. En todos ellos había realizado injertos y sus frutas eran deliciosas. Recuerdo cuando íbamos a segar al paraje del “ Olmo el Santo” y él nos daba frutas de sus árboles  situados junto a nuestro pedazo. Además de todo ello  era inventor y según me confirmó su hijo Jesús Valero, residente en Utiel y amigo mío, la primera “ aventadora o ablentadora” que existió  en Salvacañete la inventó su padre  uniendo artilugios diversos. Aún permanecen en mi recuerdo la imagen de su “ carro o galera” construido por el mismo tirado por dos de sus mejores vacas. El peral centenario de su puerta fue injertado por él varias veces y estaba muy orgullos de él. A todo el mundo le regalaba peras cuando iban a trabajar a la Vega en otoño. ¡Cuanta sabiduría poseía el Tío Jesús y a veces que incomprendido era! A mí me llamó la atención lo fácil que sabía la hora  sin llevar el sol. Su referencia era la “Risca del Carcamal” en La Caseta. Y efectivamente eran las  doce.. - Ahora hijo son las doce, me dijo una vez que estaba yo regando. Ha sido una persona por la que sentía gran admiración y me dolió su muerte. Pensé que se había llevado a la tumba mucho saber popular. ¡ Gracias tío Jesús por enseñarme cosas!.

            Continuando con los vecinos del Molino de Arriba   no podía olvidarme de Valeriano Yuste Valero, amigo personal  de mi padre y un gran poeta que ha cantado a Salvacañete de forma maravillosa[30]. Pasó el duro trance de  perder a su primera esposa  cuando su hijo Luis era pequeño. A los pocos años se volvió  a casar con  Visitación, una excelente persona, con la que tuvo una hija. Se marchó a vivir a Jabaloyas (Teruel) y allí se ha dedicado a arrastrar madera con un par de machos  hasta que hace unos años se jubiló. Vuelve cada año a Salvacañete a las fiestas de Septiembre. Y siempre nos brinda su buen hacer poético. El año 2002 nos dejó tras penosa enfermedad. Era el mes de agosto. Vinieron gentes de varios pueblos de la Serranía de Albarracín a su funeral, gentes de Jabaloyas y de otras localidades. En el libro de fiestas de ese año hay una mención especial para este gran hombre, bueno y trabajador, amante de  su pueblo, de sus tierras y de sus gentes.


Homenaje poético


A LAS CASAS DEL MOLINO
Junto al Cabriel, río hermoso
en plena y gran vega
surgisteis en torno a un molino,
casas del molino eternas.

Las riberas del Cabriel
con hermosas y frondosas choperas
son tu ambiente natural,
junto a los pedazos de la vega.

Surgidas en torno al viejo molino
que hoy ya no muele y sueña
viejo testigo del tiempo
con piedras que ya no se entregan
a esa labor importante
a esa hermosa faena
de transformar cereal en harina
con el agua como fuerza.

El molinero, el amigo Luis
descansa ya de faenas
a las que entregó su vida
entre  maquilas,  conversaciones y fiestas.
Aún queda su recuerdo
en ese agua que llega
por el caz de los Cañamares
conducido desde la presa
que aguas arriba, un día
los antiguos propietarios hicieran
la familia Garrido García
que lo  adquirió con presteza
antiguo molino harinero
que del Concejo era.

Al lado del molino
la vieja y eterna sierra
donde el tío David
con muchos años a cuestas
ha serrado las maderas
de vigas, ventanas y puertas
de Salvacañete y alrededores,
de la comarca y aldeas
con la fuerza motriz del agua
que la turbina acelera;
aguas bravas del Cabriel
que por los Cañamares llega
regando huertos hermosos,
patatares y choperas.

El tío Martín Muñoz y su esposa Bonifacia
junto a Jesús Valero, por más señas,
Pedro Valero y familia,
Mariano Martínez que albardas arregla,
Valeriano Yuste y María su esposa,
Valeriano, el gran poeta
comparten vecindad  con Víctor
con sus vacas y carreta
con el tío Jesús “Noé”
personaje  con mucha inteligencia,
hombre bueno y paciente
que piensa, investiga e injerta
o descubre agua profunda
con su péndulo de tuercas
o diseña artilugios
pensados con gran diligencia.

Hay otros vecinos diversos
dando vida a esta aldea
conocida antiguamente
como Casas de la Vega
los Valero, hijos de Pedro
Dionisio Muñoz y Cornelia
con Epifanio Marín su esposo
que aunque residen en Cuenca
pasan largas temporadas
en el Molino, entre choperas
desde donde su hijo Enrique Marín
camina por rutas diversas
como buen conocedor
de nuestros montes y sendas.

Temporalmente, en vacaciones
vive la vecina Petra
con sus hijos y sus nietos,
con su yerno y con sus nueras.
Y el amigo Víctor
que su casa arregla
recordando esos años
que en el molino viviera
Y las hermanas Valero
que en Valencia vivieran
comparten ahora casa
con las gentes molineras,
con esos vecinos suyos
del lugar donde nacieran.

Todas estas gentes de antes y ahora
con entusiasmo y entrega
han conservado con cariño
el sabor y la esencia
de este lugar entrañable
de amistad  y convivencia
llamado Casas del Molino
donde hasta hace pocos años molieran
cereales cultivados
por gentes de nuestra tierra
y donde siempre echan una mano
cuando estamos en la Vega.

A esas gentes entrañables
va mi recuerdo y entrega
gentes con las que he convivido
muchos años y de veras

Mariano López Marín
Utiel, 6 de Enero de 2001




Molino de Enmedio. La Fábrica.

            Fábrica de harinas y molino harinero[31] situado en la margen derecha del Cabriel a  2 Km de Salvacañete, junto a la Vega, enfrente del paraje conocido como “Cuadro Salinero” y al lado de un llano  “La Ballesta”. El acceso a este molino se puede realizar andando  desde La Caseta o desde la carretera de Salvacañete  a Utiel por el camino que discurre por la vega. Si vamos con vehículo tomaremos la pista forestal que desde la carretera de Cuenca a Teruel  sale enfrente de la carretera de Cañigral, a mano  derecha desde Cuenca   o izquierda desde Teruel. Recorreremos un kilómetro y medio pasando por la ribera del río, por la presa de este molino  y por La Ballesta hasta llegar al molino.

            Hay una vivienda enorme para los molineros con grandes corrales y el edifico propio del molino, edificio de dos plantas. En la parte inferior  y hacia la izquierda se encuentra la maquinaria de moler propiamente dicha y en la planta superior  “ las limpias”, aparatos que dejaban la harina limpia. En la parte posterior una antigua era de trillar. Alrededor choperas y dos pedazos donde se cultivaban hortalizas para autoconsumo de los molineros.

            Este molino, al igual que los demás situados junto al Cabriel, en término de Salvacañete, se movía por energía hidráulica. Aguas arriba, aproximadamente a unos quinientos metros se construyó una presa., un poco más abajo del Ventorro[32] A través de un caz el agua llegaba al molino y movía la turbina que accionaba las “ piedras” y los demás mecanismos de moler.

            La historia y el origen  del Molino de Enmedio o “ La Fábrica” como es conocido en Salvacañete está ligada a  una familia de terratenientes “ Los Gazpachos”, dueños antiguamente en nuestro pueblo de varios rentos como La Casilla, Ciriyuelos, Masegosillo, la Peña Las Cabras y alguno más, además de tierras en la Vega, frutales, una gran vivienda en Salvacañete  y una tienda de comestibles  en años de “cartillas de racionamiento” en la época después de la guerra de 1936. Esta familia construyó este molino en el siglo XIX. Perteneció a un comerciante de Salvacañete D. Esteban Martínez Fombuena de principios del siglo XX y después a su nieta Isabel Martínez. Cuando  se instaló por primera vez la luz eléctrica[33] en Salvacañete procedía de este molino  donde había un generador. La línea subía por  el paraje de “ La revuelta del palomar”. Tenía escasa potencia y duro poco tiempo como servicio  público, sirviendo únicamente para alumbrar a los habitantes del molino. En algunos anuarios estadísticos, concretamente en el de 1927  aparece como fábrica de electricidad.[34] cuyo propietario era Esteban Martínez

            Este molino vivió épocas gloriosas cuando había muchos habitantes en Salvacañete en los años 1920 y 1950. Aquí molían los de Salvacañete y  algunas de sus aldeas y los de Salinas del Manzano.  Mientras vivieron los dueños, los molineros trabajaban para ellos. Hubo una familia de Vallanca  trabajando como molineros. Cuando los dueños murieron en la década de 1970 “la Fábrica “ cambió de propiedad adquiriéndola Pedro Jiménez Vizcarra, ganadero pudiente de Masegarejo, que se la entregó a su hija Emiliana Jiménez y a su yerno  Félix López Marín,  tío del que escribe estas líneas.
            El molino es muy grande. Era conocido como La Fábrica. Era molino de dos piedras[35]. El edificio tiene dos plantas. En la planta inferior están las piedras de moler con sus correspondientes tolvas, un espacio amplísimo donde se dejaba las  “talegas” y “costales” y un cuarto, en la derecha junto a la escalera de subida al segundo piso,  con las herramientas propias del molinero para picar las piedras  o para elevarlas además de la báscula. Enfrente de la puerta de entrada la escalera de acceso al segundo piso y en este más maquinaria del molino: Limpias, cernedores, etc. La diferencia entre La Fábrica y los otros tres molinos de Salvacañete La Herrería, el Molino de Arriba y el de Abajo es en el tamaño del molino mucho más grande y que la casa de los molineros está separada del resto del molino, es más grande  y con más espacios. El sistema de molienda el mismo, la energía hidráulica. El molinero abre la  entrada del agua, esta mueve la turbina que acciona el mecanismo para mover  las  piedras. Molían  trigo, cebada, centeno .avena, maíz y guijas. Lo más frecuente era el trigo, la cebada  y la avena.

           Los tíos Félix y Emiliana siguieron explotando el molino hasta que la población disminuyó y la gente ya  no  amasaba en casa sino que compraba el pan ya elaborado. Al final dejaron de moler. Pero ellos siguieron y siguen viviendo allí dedicados a la agricultura y a la ganadería. En la actualidad el molino está cerrado pero las infraestructuras de la vivienda han mejorado. Tienen agua corriente, luz eléctrica y teléfono. Algunas de esas comodidades, agua y luz ya se las habían proporcionado los tíos con su esfuerzo. La luz con un generador  movido por la fuerza del agua y el agua traída de una fuente cercana. Será en la década de finales de los años 1980 y en la de 1990 cuando agua, luz y teléfono lleguen a la Fábrica desde las redes generales.
   Ahora , en el año 2012 , mis tíos sólo viven en el  molino desde mayo a octubre cuando hace buen tiempo y hay faena en la vega  , aunque el tío Félix va todos los días a cuidar sus animales  y a dar una vuelta a su casa. Se han subido a vivir  a Salvacañete desde hace unos años. Recientemente han arreglado y pintado la fachada principal del  molino. Recientemente estuve  allí rememorando muchos años de actividad de este singular molino aunque ahora el caz ya no tiene agua  ni el molino funciona pero quedan los recuerdos  de este lugar cargado de añoranzas y de rincones entrañables de singular belleza.



Impresiones personales del Molino de La Fábrica

            Mis recuerdos[36] de este molino arrancan desde que tenía siete u ocho años cuando bajaba con mi padre a moler. Con un par de” talegas” en la caballería, esa yegua percherona que tuvimos muchos años, nos acercábamos al molino. Allí una vez descargadas, los antiguos molineros, naturales de Vallanca,  las molían. Unas veces, si la faena era importante había que dejarlas y pasar a recogerlas por la tarde o al día siguiente. Otras veces las molían al momento. Pero siempre me queda en el recuerdo cuando el molinero echaba los granos a la tolva, fuese trigo, avena o cebada y  ponía en marcha las piedras. Un conjunto de aromas diversos se entremezclaban en el ambiente. El de los cereales, el de la harina recién molida  o el “salvado”, los del propio lugar, aroma de chopos y de ribera y sobre todo el ruido del agua moviendo  la  turbina,  los cantos de los pájaros en las riberas próximas, el cacareo de las gallinas rojizas en el corral de los molineros  y el balido de las ovejas en las proximidades. Junto a  la puerta del molino las caballerías atadas o algún carro que había venido desde Salinas del Manzano, desde Salvacañete o desde Casas Nuevas. Al final de la molienda el molinero se cobraba en especie. Lo que se llamaba la “ maquila”. Un poco de grano o harina por cada costal o talega que molía.

            Cuando la Fábrica pasó a manos de los tíos Félix López  y Emiliana Jiménez mis recuerdos de este lugar aumentan. Han sido muchos momentos los que he convivido allí con ellos. En matagorrinos, en días de trabajo en la vega cercana, cuando se cogían las patatas o las manzanas  o cuando se segaba  o se trillaba, en simples visitas o en verano cuando nos bañábamos debajo del puente que da acceso al lugar bajo la atenta mirada de la tía Emiliana.

            El lugar es precioso en cualquier época del año. No obstante es en la primavera, en verano  y sobre todo en otoño cuando adquiere auténtica belleza. Las riberas adquieren tonalidades de colores diversos, los campos de alrededor son un auténtico contraste de colores y  el Cabriel siempre baja limpio y transparente.

            El río Cabriel ha dado algunos sustos a los vecinos de La Fábrica cuando en época de deshielos en Enero o en lluvias primaverales y otoñales ha crecido demasiado y las aguas han llegado hasta la puerta de la vivienda en famosas riadas por todos recordadas. Todos hablan de la de 1942, la más grande, según algunos. Yo he conocido varias y en alguna de estas el agua rebasaba el antiguo puente de tablas que daba acceso al molino, puente en la actualidad de cemento. Incluso  en alguna de estas estaban los habitantes de este molino algunos días sin poder salir hasta que las aguas volvían  a su cauce.
            Cuando el tío Félix o los anteriores molineros quitaban el agua del caz para limpiarlo debían comunicarlo previamente al puesto de la guardia civil para que controlaran  la pesca. El tío  y los demás molineros de Salvacañete, Nestor Adalid y otros que ya han fallecido  han acumulado muchas anécdotas de esos días que se limpiaba el caz. Incluso de esos tiempos  de posguerra, década de los años 1940 , en que la molienda estaba muy controlada para evitar el estraperlo[37].
            Al lado del Cabriel, en su margen derecha, queda la Fábrica o Molino de En medio de Salvacañete muda, muchos años  ya parada pero con el recuerdo de esas décadas gloriosas para esta industria cerealista muy importante  para los labradors y ganaderos, no solo de Salvacañete sino de toda su camarca. En esta Fábrica se podría instalar un Museo[38] de la Molinería en Salvacañete y formar parte de una ruta turística que he llamado de los Molinos[39] y que se puede ver en la página web de Salvacañete salvacanete.org, dentro de la página dedicada al Molino de Abajo. Esta ruta la elaboré  y se la facilité gentilmente a Jose Antonio Villanueva para incluirla en internet.
           
                                          


A orillas del Cabriel
junto a nuestra hermosa vega
te alzas majestuosa
vieja fábrica harinera
entre choperas de ensueño,
entre hermosas riberas
bañadas por el Cabriel
que a tu paso se recrea,
dejando sus claras aguas
para efectuar la molienda
de cereales  cultivados
en nuestras castellanas tierras.

 Un día una rica familia
en  rentos y en tierras
decidió construirte
para  dedicarte a la molienda.
levantó un gran edificio
para que molino fuera,
casa y corrales
para que los molineros vivieran.
 Y eligieron el lugar
entre hermosas riberas,
debajo del Ventorro
 junto a nuestra hermosa Vega
a la derecha del Cabriel
al lado de la Ballesta,
frente al cuadro salinero
entre nogales y choperas.

Cuando yo era niño
recuerdo la  molienda
con aquellos molineros
que de Vallanca eran.
El olor de cereales
las harinas recién hechas
la maquila que cobraban
al realizar su faena
las talegas que llegaban
de  trigo o de avena,
de cebada o de centeno
da lo mismo lo que fuera
las piedras lo molturaban
con su hermosa cadencia
producida por la turbina
que el agua mueve serena.

Un día cambiaste de dueño
Pedro Jiménez por más señas
Y cambian los molineros
Felix y Emiliana se entrenan
moliendo cereales
que de todas partes llegan
mientras  Emilio retoza
y  Mª Jesús llega
con esas ganas de vivir
de recién nacida  e inquieta.

Entre molienda y molienda
entre agricultura y ovejas
van pasando los años
hasta que el molino se cierra
ya no muele casi nadie
las piedras  ya no suenan
el agua cantarina
procedente de la presa
ha dejado de cantar
en el caz  que nos contempla
con su cauce vacío
donde antes vivieran
hermosas truchas y cangrejos
orgullo de nuestra tierra.
esas truchas y cangrejos
que antaño protegieran
y que hoy lejos del caz
pululan por las riberas
de este Cabriel, hermoso río
con aguas claras y frescas
que muchos años movieron
turbinas  para la molienda
hoy calladas y mudas
testigos de épocas nuevas.

A ti, antiguo molino
vieja fábrica harinera
antigua central eléctrica
testigo de muchas vivencias
quiero recordar en mis versos
como homenaje y entrega
 a esos muchos años de oficio
de las gentes molineras
gentes como Felix y Emiliana
que muchos años molieran
en estos muros  de ensueño
de la Fábrica por mas señas.


Aunque te hayas quedado muda
aunque tus piedras ya no muelan,
ahí quedan los recuerdos
de tu historia molinera
unida al río Cabriel
que con tus brazos te rodea
con sus aguas cristalinas
y con sus hermosas riberas
de choperas encantadas
llenas de hermosas vivencias
de años de baños infantiles
junto al puente que nos contempla.

Mariano López Marín
Utiel, 24 de diciembre de 2000.





EL MOLINO DE  ABAJO


UNA CASA DE TURISMO RURAL  DONDE TODAVÍA PUEDE  DISFRUTAR COMPROBANDO  EL FUNCIONAMIENTO DE UN VIEJO MOLINO TESTIGO DEL PASO DEL TIEMPO Y DE LA  HISTORIA[40].
           
En la margen derecha del río Cabriel, iniciando nuestro recorrido por la carretera comarcal que une Salvacañete  con  Landete y Utiel, partiendo desde la gasolinera  de Salvacañete, aproximadamente a unos 3 km. y en un rincón extraordinario se encuentra el Molino de Abajo[41]. Junto a la carretera, a  la derecha, está el indicador” Casa de  turismo Rural Molino de Abajo”. Es un antiguo molino, todavía en funcionamiento, propiedad de Daniel Villanueva   que lo adquirió en 1994,  y que ha sido transformado en casa de turismo rural.

            El lugar donde está enclavado es de una enorme belleza, entre montañas con enormes contrastes de verdes y amarillos en primavera, verano y otoño. Rodeado de chopos y  de  un bosque de ribera impresionante, con todo tipo de  árboles y arbustos, junto     al río Cabriel que discurre a escasos metros de la  puerta del molino.

Su origen:
La construcción y el origen de este molino, según los datos que he podido obtener, datan del siglo XIX. En los catastros[42]  del Marqués de Ensenada, año 1752 y en el  de Tomás López Vargas Machuca[43] se menciona la existencia de un molino en Salvacañete, que según  el mapa de esta última obra se localizaba  en la margen izquierda del Cabriel  aguas arriba y muy próximo a la localidad. Este molino citado corresponde  al que conocemos como el de Arriba, y que  perteneció   a  la iglesia[44] hasta que   con la desamortización de Mendizábal fue adquirido por  tres vecinos del pueblo. Será por tanto en el siglo XIX cuando se construya el Molino de Abajo. Allí vivió  Mercenaria y  Mariano Adalid  que tuvieron diecisiete hijos. Uno de   ellos, Mariano Adalid[45], fue  el que continúo de molinero como su padre. Posteriormente serían sus hijos, Néstor y Agapito Adalid los que continuarían su labor. Agapito murió hace unos años y continuo Néstor hasta que en 1994 se lo vendió[46] al actual propietario, Daniel Villanueva,  que lo ha transformado en una casa de turismo rural, aunque el molino sigue funcionado.
La época de mayor esplendor  de este molino  fueron los años  comprendidos entre 1930 y 1970, aunque en la  época del estraperlo, los años posteriores a la guerra civil de 1936, estaba muy controlada la molienda[47]  para que no se hiciese negocio con el trigo en lugares donde no había. Hasta este lugar llegaban con carros y  con caballerías los habitantes de Salvacañete y sus aldeas  y los del Cubillo, Alcalá de l a Vega, Algarra y Salinas del Manzano para obtener harina para  hacer pan y  harinas para alimentar los cerdos, productos que se obtenían de la molienda del trigo  y de otros cereales como la avena, la cebada o el centeno en épocas de penurias.

 

El edificio

La estructura  antigua del  edificio del Molino de abajo era la siguiente:

Planta baja: Toda la maquinaria de funcionamiento del molino. A la izquierda, entrando por la puerta de acceso  una escalera que conduce a la  primera planta.
Primera  planta: Vivienda de los molineros formada por una gran cocina y varias habitaciones y otras dependencias.
Edificios anexos: corrales para el ganado  y para  la economía de subsistencia, gallinas y cerdos. En la década de los setenta se añadió unas dependencias usadas como garaje.
Junto a la carretera  y en la zona de entrada una antigua era.
Actualmente se ha ampliado para construir la casa de turismo rural añadiéndole más comodidades. Se ha ampliado la profundidad  del pozo de la turbina  para poder producir  electricidad con una más fuerza

LUGAR DE INTERÉS HISTÓRICO

El lugar donde está enclavado El Molino de Abajo tiene mucha importancia histórica para Salvacañete. Por allí, según algunos historiadores[48], pasaba un ramal de  la vía 31 romana, el que unía Iniesta,  la Egelasta romana ,con Molina de Aragón. Al lado del molino, en la parte posterior se pueden observar restos de esa   calzada con marcas de las ruedas  en la roca producidas por el paso de carros durante cientos de años. Esta vía se dirigía por aquí, procedente de Alcalá de La Vega, de la zona de las rocas del Calicanto y  la Presa de Alcalá para dirigirse por la actual carretera de Albarracín, pasando por la ermita de la Virgen de Valdeoña, patrona de Salvacañete y donde hay restos de un mosaico y una villa romana[49], posiblemente la Mansión  Albónica, hasta Molina de Aragón, cruzando por los Cortijos y Torrefuerte. Aquí también hay estudiado un poblamiento prerromano[50] en el Cerro del Molino de Abajo, justo al lado de la presa de este molino, en la parte superior, y dentro de la zona de repoblación forestal de la Sargaleja. Es muy difícil de localizar porque hay mucha maleza. No obstante se pueden encontrar restos de cerámica[51] sobre todo. Ha sido estudiado por  la arqueóloga MARGARITA DÍAZ-ANDREU GARCIA y publicadas sus investigaciones en la obra que menciono en bibliografía[52]. Además podemos considerar histórico también el lugar por su situación estratégica en una  curva del Cabriel y en un valle y paso obligado de los gancheros cuando antiguamente conducían las maderadas[53] por el río hacia Valencia, de  los carreteros que transportaban maderas hasta Landete y Utiel  y de  todos los que procedentes de Valencia se dirigen hacia nuestro pueblo o zonas limítrofes. La carretera pasa al  lado del molino.

El Molino de Abajo y sus  alrededores












Homenaje poético al Molino de Abajo



Junto al Cabriel, entre montañas
entre chopos  y frondosas riberas
se encuentra el viejo molino
de Abajo por más señas,
molino hoy convertido
en Casa rural puntera
donde todavía podemos ver
como se hacía la molienda
mientras escuchamos entusiasmados
los murmullos del agua en la piedra
el canto de pájaros diversos
que pululan por las riberas
en este lugar entrañable
con historia entre sus piedras.

Aquí vivieron Mariano y Mercenaria
que 17 hijos tuvieran
uno de ellos, Mariano Adalid
continuó en la molienda
en este lugar hermoso
junto al  Cabriel que pasa cerca.
A Mariano le siguieron
sus dos hijos con solera
Nestor y Agapito
que molineros fueran
hasta no hace muchos años
conviviendo con gentes diversas
de Alcalá de la Vega o del Cubillo,
de Salvacañete y sus aldeas.

Hace unos años cambiaste de dueños
los famosos Villanuevas
que convirtieron el lugar
en casa rural hermosa y bella
donde reciben a gentes
que quieren descanso de veras
junto al Cabriel entre chopos,
lugar de hermosas vivencias
con olor a cereal recién molido
y edificio que nos recuerda
esos años de  gran trajín
cuando aquí llegaban talegas
llenas de buenos cereales
recogidos en estas tierras
con mucho sudor y esfuerzo,
con mucho amor y mucha entrega..
Viejo Molino de Abajo
lugar entrañable de nuestra tierra
aun podemos contemplar
como se mueven tus piedras
con el impulso del agua
que del Cabriel, con ímpetu llega
tomada  unos cuantos metros arriba
en  su margen derecha
en un lugar importante
donde construyeron la presa.
Quiero recordar hoy
momentos de tu existencia
como homenaje sincero
a las gentes molineras
que trabajaron de forma incansable
para obtener  de tus piedras
esa harina importante
en economía de subsistencia
para hacer ese pan necesario
y los dulces de nuestras fiestas,
las almortas y las gachas
 alimentos que antes fueran
manjares muy exquisitos
para  nuestros abuelos  y abuelas.
En este recorrido por el viejo molino
¡Cuantos recuerdos  me llenan!
conversaciones con Néstor y Agapito,
machos y gentes que esperan
mientras las piedras muelen
cebada, trigo y avena
y el Cabriel contemplando
con sus  aguas  las faenas
llenando de música suave
este rincón con solera
entre árboles diversos
y hermosas choperas,
con un ir y venir de gentes
que de otros pueblos llegan
con sus carros o sus caballerías
cargados de molienda.

Todavía hoy, con gozo
podemos disfrutar de veras
en tu entorno envidiable
con el ruido de tus piedras
que  de vez en cuando ponen en marcha
la familia Villanueva
Daniel, esposa e hijos
que este rincón conservan
con casa rural hermosa
lugar de historia señera
paso de  antigua vía romana
que hacia Torrefuerte se dirigiera.

A ti viejo Molino de abajo
quiero homenajear de veras
y a las gentes que en ti vivieron
esas gentes molineras
trabajadores infatigables
al servicio de nuestra tierra
compartiendo amistad y trabajo
con gentes  diversas
de los  pueblos de la comarca,
de Salvacañete y sus aldeas
entre el  murmullo del agua
y el ruido de las piedras.

Mariano López Marín
Utiel, 25 de mayo  2003.














































HOMENAJE A LOS MOLINEROS DEL CABRIEL
MOLINEROS DEL CABRIEL

En homenaje a las personas que han sido molineros en Salvacañete  y sobre todo a los últimos molineros que  han ejercido esta hermosa profesión en nuestro pueblo tan ligada a la agricultura cerealista y al río Cabriel que con sus aguas ha movido los molinos durante siglos.


Por paisajes extraordinarios
o entre valles y hoces de ensueño discurres Cabriel., río amigo
con molinos diversos
que han molido durante años
los cereales de nuestro pueblo
atendidos por personas entrañables
los mejores molineros.

Antes de entrar en Salvacañete
el Molino de San Pedro
paisaje extraordinario
donde el río es despeñadero,
cascada  inmensa de aguas cristalinas
que descienden  bravas por el desfiladero
para remansarse  un poco
entre hoces  de ensueño
desde la Hondonada de los Barreras
hasta la Peraleja  ese famoso rento
con pinares encantados
y bujedales inmensos
a orillas del Cabriel
en laderas y vericuetos

Allá en la Herrería
el tío Luis, con gran acierto
abre compuerta y limpia caz
para moler lo de los rentos
que bajan por el camino
desde La Nogueruela, con gran sosiego
con sus machos cargados
con talegas y sacos llenos .
Llegan desde Torrefuerte,
desde Los Cortijos y Prado Madera contentos
desde el Cerrito o La Casa Nueva
desde La Casa del Río con paso lento,
desde El  Portillo o El Masegar
desde la Fuente la Sabina o  Masegarejo
todos traen el mejor cereal
para pan o para pienso
que el tío Luis muele
con gran esmero y salero
mientras el agua cristalina
mueve turbina con tiento
en este lugar entrañable
lugar hermoso y bello
antigua herrería del siglo XVIII
Batán y molino harinero
atendido antes
por otros eficaces molineros
que molieron durante años
lo que llegaba de todos los Rentos
por caminos de herradura
entre bujes, sabinas y enebros
junto al Cabriel, en su curso alto
viejo  molino hoy quieto
testigo mudo del paso
de gentes en otros tiempos.

Mas abajo, junto a los Cañamares
el agua del Cabriel se remansa de nuevo
la presa del Molino de Arriba
conduce el agua hacia adentro
por el  caz que entre choperas
llega hasta un molino puntero
regentado por la familia Garrido
Luis su último molinero.
En la puerta gentes diversas
desde Salinas del Manzano a Arroyo Cerezo
de Hoya del Peral o Casas Nuevas
o del propio pueblo
esperando  a que  salgan
los sacos repletos
de esa blanca harina
que ha preparado el molinero
entre piedras y tolvas
cabrias y muchos recuerdos
de este antiguo molino
llamado antes del Concejo.
Es un ir y venir
de carros y machos llenos 
de talegas  y sacos
de lugares muy diversos
trigo, cebada, avena
maíz, guijas y centeno
todos ellos importantes
en la  dieta de otros tiempos
pan blanco de trigo
salvado para los cerdos
pan de centeno otras veces
cuando el trigo viene a menos
harina de maíz
para gachas para el matacerdo
guijas de nuestros campos
almortas para el almuerzo
y entre sacos y talegas
y cereales diversos
la figura entrañable
de Luis el molinero
profesión aprendida
de sus padres y abuelos
entre harinas y tolvas
maquilas y  mucho esfuerzo
vida de entrega constante
 a su molino querido y bueno
con el olor  de  la harina
cuando sale por el agujero
entre las piedras del molino
calientes por el esfuerzo.

Más abajo, a la derecha
La Fábrica, molino nuevo
con molineros de Vallanca
hace años que se fueron
sustituidos después
por el tío Pedro el de Masegarejo
después de compra importante
a una familia de salvacañeteros
Isabel Martínez y su esposo
terratenientes de este pueblo.
Emiliana Jiménez y Felix López
hija del tío  Pedro y su yerno
se quedan en el molino
como herederos y molineros
época aquella en la que había
molienda en cualquier tiempo
bullir de caballerías
y de carros todos con pleno
rebosantes de cereal
cultivado en estos terrenos
para hacer harina panificable
o para animales diversos.

Se abre la compuerta
La turbina se pone en movimiento
la estancia de La Fábrica
ese molino nuevo
es trajín y trabajo
para el eficaz molinero
el tío Félix que atiende
a un público diverso
que desde Salinas del Manzano
desde alguna aldea o rento,
desde un rincón de Salvacañete
o desde otro pueblo
llega hasta el lugar
para moler grano muy seco.
El olor a harina recién molida
las piedras en continuo movimiento
el ruido del agua
que entra rauda al aposento,
las tolvas que van tragando
los granos con denuedo,
los cernedores que no  paran,
la limpia que  no tiene asueto
dan faena sin parar
al eficiente molinero
y son signos palpables
de vida en este molino nuevo.
El cereal ya está molido
la maquila ya está en su puesto
llenarán sacos y talegas
cargados después con esmero
en algún carro serrano
o en los machos en los tercios
y el molinero continuará
con otro cliente nuevo
ven mañana le dirá
que hoy moler no puedo
debo limpiar el caz
de materiales diversos
para que el agua entre rápida
 y mueva la turbina con tiento.

Continuando el viaje
por molinos maquileros
que molían intensamente
en este Salvacañete nuestro
llegamos aguas  abajo
al molino más sureño
que llaman Molino de Abajo
situado en un estrecho
junto al Cabriel río hermoso
lugar de paso viajero
de antigua vía romana
que pasaba por nuestro pueblo.
Allí entre tolvas y harina
Agapito y Néstor molineros
que atienden a gentes diversas
de Salvacañete y otros pueblos,
de Alcalá de la Vega y el Cubillo
que hasta aquí s e acercan prestos
a moler sus granos
vieja estampa de otros tiempos.
¡Cuantas conversaciones
en este lugar señero!
entre Néstor y  Ascensión
la madre y Agapito tras ellos
vinculados al molino
entregados con esmero
a este viejo molino
que aun muele en algunos momentos
con otras gentes en el lugar
es Casa Rural de veraneo
o de estancias tranquilas
en crudos días de invierno
entre el canto de los pájaros
que en las riberas contentos
escuchan el murmullo del agua
del Cabriel con gran estruendo.
Daniel Villanueva y Antonia
adquirieron este  molino señero
su hijo José  Antonio
transformó este lugar puntero
para mostrar el molino
en una Casa Rural de ensueño
con entorno envidiable
junto al Cabriel que presto
acompaña con su melodía de agua
al  curioso viajero
que ha elegido el lugar
para descansar  un tiempo
contemplando el viejo molino
que se pone en funcionamiento.
Va transcurriendo el día
los machos llegan repletos
con los cereales  trillados
no hace mucho tiempo
las talegas en las tolvas
Agapito y Néstor  raudos y prestos
van echando el cereal
para que se vaya moliendo
blanca harina nos dará
y salvado para los cerdos
todo hay que aprovecharlo
el molino requiere esfuerzo
picar las piedras  con gracia,
ser buenos canteros,
levantarlas con la cabria,
colocarlas con esmero,
limpiar el caz con frecuencia
para que el agua entre de nuevo
y mueva bien la turbina
con gracia y con salero.
Hay que cargar las talegas
en el carro o en los tercios
los molineros son fuertes
dedican todo su empeño
a su trabajo diario
a favor de nuestro pueblo
a cambio de la maquila
que es su mejor impuesto
a cambio de su trabajo
en el molino harinero
ese molino que vivió
esos difíciles tiempos
de los años  1940
años del estraperlo
con el  trigo controlado
para evitar trapicheos.

A vosotros grandes amigos
los esforzados molineros
de los molinos del Cabriel
de este Salvacañete nuestro
quiero rendir homenaje
por vuestra entrega y denuedo
a esta profesión hermosa
hoy olvidada casi por completo
molineros del Cabriel
esforzados molineros
entre el murmullo del agua
y los caces señeros
junto a hermosas riberas
trabajadores de otros tiempos
con los que he compartido
vivencias y recuerdos
de sus viejos molinos
esos molinos señeros
a los que os dedicasteis
con entrega y con esfuerzo.
Mariano López Marín
Landete, 24 de  agosto de 2001.
Utiel, 4 y 5 de abril de 2002.














[1] ESLAVA BLASCO, RAUL” Los molinos harineros del rincón de Ademuz”. Serie de  3 artículos interesantísmos publicados en la revista ABABOL del I.C.E.R.A. de Ademuz  en sus números 31.Págs 21-26.Ademuz 2002Los molinos harineros del rincón de Ademuz I.. Un intento de establecimiento en Vallanca”. Nº  35, págs18-27. Ademuz 2003. Los molinos harineros del rincón de Ademuz. II. El establecimiento del Molino Nuevo de Ademuz” Nº 36,págs 9-16.” Los molinos harineros del rincón de Ademuz ( y III)_: el establecimiento del molino de Casas Altas”
[2] .Bermejo, IGNACIO.: “ Molienda que fue, de molinos de agua.”  Sección Trabajo. OLCADES. Temas de Cuenca. Vol. 2. Págs 155 – 162.Ediciones Olcades. Dir, José Luis Muñoz. Cuenca, 1982. Es un recorrido por lso molinos harineros de la Cuenca del río Escavas, Priego, Poyatos y otras localidades, con una explicación del funcionamiento de los mismos. Palabras como  rodezno, puente, álabes, piedras, cabria, maquila ,etc. aparecen explicadas en este  artículo.  El tema de la molienda en Salvacañete lo tengo incluido en López Marín, MARIANO.:Etnología y costumbres populares de Salvacañete. ” Edic en ordenador. Inédito.
[3] Op cit ESLAVA BLASCO . R.- Los Molinos harineros del rincón de Ademuz” ( y III): el establecimiento del Molino de Casas Bajas”.Rev. ABABOL nº 36- Invierno 2003. Págs 9-16.
[4] La casa está magníficamente conservada. De ella se encargó el Tío Luis Domingo  mientras vivió allí. En la actualidad, año 2003, la han rehabilitado  de forma extraordinaria   y  el molino que existe en ella conservando su fisonomía.
[5] Catastro del Marqués de Ensenada. Respuestas Generales de Salvacañete.1752. A.H.P. Cuenca. Microfilm 30-31.Libro 93. Fol. 1-67. Sec. Sign. Fol. Respuesta 17ª. Fols 26-35. Herrería La Nueva Fols 30-35.
[6] Datos facilitados por Luis Domingo y Jorja, su esposa que han vivido en la Herrería muchos años y por Loreto Murciano, residente en La Nogueruela
[7] Op.cit. Catastro del Marqués de Ensenada. Respuestas Generales de Salvacañete.1752. A.H.P. Cuenca
[8] Peinado Palacín, EMILIANO JOSE.: “Moya en la Historia de España”. Edic del autor. Gráficas Llogodí. Utiel.1978. En esta obra habla de D Juan Francisco Peinado de Araque como antepasado suyo y de las numerosas propiedades que este caballero de Moya  del siglo XVIII tenía en distintos lugares del marquesado.Vaya mi homenaje a D. Peep recientemte fallecido este año 2012  con noventa y tantos años.
[9] El tío Manuel, en octubre de 2003, ya ha muerto. Estos documentos deben estar en poder de su familia.
[10] Sobre D. Jaime de Castilblanque ver “ Las fundiciones de hierro en Salvacañete en el siglo XVIII”, “ D. Jaime de Castilblanque  y la fabricación del  acero” y “ El Martinete” en esta misma Historia de Salvacañete. Además remitimos al  lector   a la obra: LARRUGA BONETA, Eugenio.-“Memorias políticas y económicas de los frutos, comercios, fábricas y minas de España..” Madrid, 1792 45 volúmenes. Tomo  XVIII,  Memorias LXXXVIII y LXXX y XV; tomo XIX Memorias XCII, XCIII y XCV. En ellas  se habla del intento de establecer en Salvacañete una acería por parte de nuestro paisano Jaime de Castilblanque  frustrado por el marqués de Moya y los vecinos próximos, en 1750, con ayuda de los poderes públicos,  a pesar de los informes técnicos  y económico desfavorables. En Moya. Estudios y documentos,  página 227. Doy las gracias al Grupo de Investigación de Moya por estos datos.  En noviembre de 2003 facilité datos de D. Jaime de Castilblanque y de varios Castilblanques más oriundos de Salvacañete al investigador de Alcalá de la Vega y amigo Niceto Hinarejos Ruiz. Está interesado en esta familia Castilblanque que tienen que ver mucho con  Alcalá de La Vega pues  los que tenían las fundiciones  de hierro debía cortar madera en los montes de Alcalá porque en los de Salvacañete lo tenían prohibido desde 1459.tal vez por decisión del Marqués de Moya. En las fundiciones del siglo XVIII la leña la obtenían del término d Salvacañete” …pagan al Sr Marqués de Moya por  leñas …………..en este termino..” A este respecto  ver “ Concordia  entre Alcalá y Salvacañete sobre la s dehesas de la Hoz y el Palancar” .1809 en esta misma Historia de Salvacañete, en el siglo XIX. El pleito entre ambos municipios colindantes se originó por una concesión de leñas   a D. Manuel Lapesa Sierra, dueño de la Herrería  del Martinete,  que había cortado más árboles de  los previstos desde 1806,ocasioando perjuicios a los habitantes de Salvacañete y de Alcalá de la Vega.
[11] Dato aportado por personas mayores de Salvacañete que lo habían oído a sus abuelos. Además Luis Domingo, el Tío Luis de la Herrería me lo comentó más de una vez que el mineral  con el que fabricaban allí el hierro procedía de Tormón según se lo había oído a su abuelo. El propio Catastro del Marqués de Ensenada. Respuestas Generales de Salvacañete. A.H.P. Cuenca Fols 31 y ss. .dice que” ..  la mena procedía de Albarracín y que los administradores eran de  Torres de Albarracín..”

[12] Dato aportado por Loreto Murciano y Luis Domingo.
[13] Loreto Murciano me proporcionó esta información y el Tío Luis Domingo. Es posible que en el año 2004 vuelva otra vez la luz a la Nogueruela para atender a las numerosas familias que pasan allí fines de semana y vacaciones de verano y como una forma más de incentivar el turismo en una zona preciosa del alto Cabriel.
[14] Muchas veces he hablado con el Tío Luis Domingo de su molino y se quedó con ganas de que subiese un día a verlo. Esta historia de La Herrería es mi mejor homenaje a un hombre bueno, entregado en cuerpo y alma a un lugar entrañable de Salvacañete.
[15] Este es el dueño actual, año 2003, de La Herrería.
[16] Impresiones personales del  autor recogiendo vivencias de muchos años.
[17] Op. cit “ Nomenclator de los lugares, villas, aldeas, ……………………” Cuaderno diez y siete.  Provincia de Cuenca. Información de Salvacañete.
[18] Entrevista con Nestor Adalid  García, antiguo molinero del Molino de Abajo de Salvacañete y experto en mecánica de molinos y de motores
[19] REPORTAJE  FOTOGRÁFICO DE SALVACAÑETE Y SUS ALDEAS, RENTOS Y CASERIOS realizado por CASTOR BARRERA MARÍN y que hemos contemplado muchas veces en las Semanas Culturales de la 3ª Edad. En el año 1998 la Comisión de Fiestas de Salvacañete le rendimos un homenaje publicando en portada fotos suyas, un poema  homenaje compuesto por Mariano López Marín  y una  placa que se le entregó a su viuda María Muñoz.

[20] Catastro del Marqués de Ensenada. Respuestas Generales de Salvacañete. 1752. A.H.P. Cuenca. Microfilm 30-31.Libro 93, fols 1- 67. Sec. Sign. Respuesta 17ª sobre el molino harinero y las dos herrerías.
[21] DICCIONARIO DE TOMÁS LÓPEZ VARGAS MACHUCA. Biblioteca Nacional. Manuscrito 7298. Microfilm. Doy las gracias al Director de la Biblioteca Nacional por facilitarme copias de este documento de Salvacañete.
[22] CENSOS DE LA COFRADÍA DE ÁNIMAS DE MOYA EN SALVACAÑETE. A.H.P. Secc. Censos. Cuenca. Desamortización. Tengo en  mi poder fotocopias de estos censos de 1725, facilitadas por el Archivo Histórico Provincial, en las que se comprueba a que vecinos del pueblo arrendaron unas tierras propiedad de la Cofradía de Ánimas de Moya. Estos arrendamientos se llamaban “ censos” porque debían “ pagar un censo”  al cabo de cada año. Este censo era en especie. En cereales, trigo generalmente o en  corderos
[23] González Marzo, FELIX. “La desamortización de  la tierra eclesiástica  en la provincia de Cuenca”. Excma Dip. Provincial de Cuenca. Serie Historia 1. Cuenca 1986.
[24] Este dato me lo han proporcionado varios vecinos de Salvacañete y también se encuentra en: Op. cit González Marzo, FELIX. “La desamortización de  la tierra eclesiástica  en la provincia de Cuenca”Según la documentación que aporta este autor en Salvacañete fueron desamortizadas 38´56 Has que eran propiedad de la iglesia con la característica  de censos y un molino harinero que es el de arriba. Ver: “  Censos en Salvacñete enel siglo XIX” .La desamortiz<ación en Salvacñete en esta misma Historia de Salvacañete.
[25] Primer lugar que se regó en Salvacañete con las aguas del Cabriel. El nombre le viene por que  sembraban  cáñamo, inprescindible para hacer cuerdas y sus frutos para comer. Este cultivo ya lo mencioan el Catastro de Ensenada en Salvacañete. Ver: “ Salvacañete según el Catastro del Marqués de Ensenada .1752” en Salvacañete en el siglo XVIII, dentro de esta Historia de Salvacañete. Los cañamones se daban para caridad en la fiesta del Masegar y con ellos se hacía turrón Op cit, López Marín, MARIANO “ Etnología y costumbres populares de Salvacañete”  e “ Historia de la s fiestas de Salvacañete” Ediciones   en ordenador. Inéditas.
[26] Ver: “ Salvacañete en los años 1940 a 1950” en Historia de Salvacañete. Datos de población  y la referencia a Avelino  Garrido y Petra García como  molineros.
[27] Op cit “ Nomenclator de las villas, aldeas,……………………………… habitados”  a 1 de enero de 1888.  Cuaderno diecisiete. Provincia de Cuenca.
[28] Cuadros elaborados por el autor partiendo de los censos municipales y de diversas publicaciones  sobre estadística muniicpal.
[29] Vivencias del autor  que ha convivido muchos años con las gentes del  Molino de Arriba en días de molienda,de trabajos en la Vega y de fiestas diversas a lo largo del año.
[30] YUSTE VALERO, VALERIANO: Poemarios.Edic. en ordenador.  Inéditos.Tiene varios realizados dedicados a Salvacañete y Jabaloyas y sus respectivas gentes y acontecimientos.  He leído casi todos y el BOLETIN “ CASA DE CUENCA”  en Barcelona ha publicado algunos. En el programa de Fiestas de Salvacañete han aparecido varios sobre el río Cabriel, sobre la Virgen de Valdeoña y el último en el 2000 sobre “ Fuentes de Salvacañete”. Tiene enorme facilidad para escribir en verso al igual que su hermano AURELIO YUSTE VALERO  lo hace en prosa.
[31] Los datos de la Fábrica  son todos  de experiencias del autor. La escritura de venta de La Fábrica  de sus dueños anteriores   Lópe García e  Isabel Martínez a  Pedro Jiménz Vizcarra aporta pocos datos salvo la extensión de los edificios y  de donde la obtuvieron sus dueños. Esa escritura la tienen los tíso Felix y Emiliana.
[32] El Ventorro es una casa situada junto a la carretera Cuenca Teruel, a unos dos  kilómetros de Salvacañete junto al  rió Cabriel y al puente del mismo nombre , construida por el médico de Salvacañete D. Petronilo Valero y propiedad de los herederos de sus hijos Vicente , Amparo y Anita. Fu e hospital de Guerra en las pasada guerra civil de 1936-1939
[33] Dato aportado por Feliciano García.
[34] ANUARIO BAILLY –BALLIERE RIERA 1927.Cuenca.Partido Judicial de Cañete .Págs. 3635-3636.. Datos de Salvacañete.
[35] Bermejo, IGNACIO.: “ Molienda que fue, de molinos de agua.  Sección Trabajo.OLCADES.Temas de Cuenca.Vol. 2. Págs 155 – 162.Ediciones Olcades. Dir, Jose Luis Muñoz. Cuenca, 1982.Es un recorrido por lso molinos harineros de la Cuenca del río Escavas, Prigo , Poyatos y otras localidades, con una explicación del funcionamiento de los mismos que puede servir también para los de Salvacañete .Palabras como  rodezno, puente ,álabers, piedras, cabria, maquila,etc aparecen explicadas en este  artículo. Un esquema del sitema de molienda  en los molinos de agua, reproducido de Etnología Española I”  ilustra la página  158. En algunos  de los molinos relaciona historia y maquila como veréis ,a  continaución, en el Molino de Arriba de Salvacñete. Este tema de la molienda en Salvacñete lo tengo incluido en López Marín, MARIANO.:Etnología y costumbres populares de Salvacñete” Edic en ordenador. Inédito. El vocabulario de los molineros y de los molinos de Salvacañete  lo ha recogido  nuestro paisano Yuste Valero,AURELIO en “ Voces del pasado” .Excma Diput. de Cuenca .2007.
[36] Vivencias personales del autor.
[37] Néstor Adalid me ha contado muchas anécdotas de estos años y de las vistas frecuentes de la guardia civil a los molinos.
[38]En Requena tiene instalado un Museo, en el  Molino de Ester, mi compañero y amigo Vicente Argilés. Él es une xperto en molinos y tiene elaborada una obra sobre los molinos hidraúlicos de la comarca Uteil- Requena y sobre  el valle de Ayora- Cofrentes. Además ha trabajdo iontensamente el tema del agua, su análisis químico y sus aprovechamientos.  Es gestor ambiental y  director, en la actualidad,año 2003 , del C.P Higuerillas de  Requena. El año 2012 este Molino de Ester ya no funciona al morirse el dueño
[39] Esta ruta se puede ver en  “ Rutas turísticas por el término de Salvacañete en : www.salvacanete.es
[40]Muchos   datos del Molino de Abajo aparecen  en la página web de Salvacañete www.molinodeabajo.com Fueron redactados  e investigaods por  Mariano López Marín y se los facilitó a Jose Antonio Villanueva que se los había solicitado. Julian Valero Gíménez, nuestro paisano, los incluyó en la página web, por cierto de forma acertada ,conservando la estructura del  texto que les facilité.
[41] Los datos del Molino de Abajo relativos a su funcionamiento y  muchas curiosidades de él me los facilitó Nestor Adalid. También Jose Antonio Villanueva me dio algunos.
[42] Respuestas Generales del Catastro del Marqués de Ensenada  realizado en Salvacañete en 1752. A.H.N  en Simancas ( Valadolid) y A.H.P. Cuenca. Microfilm 30-31. Libro 93. Folio 1-67. Sección Sign. En 1982 y 1983 se publicaron trabajos sobre este Catastro en el Programa de fiestas de Salvacañete, trabajos realizado por Angel Villanueva Muñoz y Mariano López Marín. En 1993 y 1994 aparecieron también trabajos de Mariano López en los  programas de fiestas de Salvacañete con el título “ Impuestos y Alcabalas que se pagaban en Salvacñete en el siglo XVIII”
[43] Op. cit DICCIONARIO DE TOMÁS LÓPEZ VARGAS MACHUCA. B.N.. Manuscrito 7298.
[44] Op. cit González Marzo, FELIX. “LA DESAMORTIZACIÓN DE  LA TIERRA ECLESIÁSTICA  EN LA PROVINCIA DE CUENCA. Excma Dip. Provincial. Cuenca. Serie Historia 1. Cuenca 1986.La desamortización en la provincia de Cuenca. Relación de  bienes desamortizados, sus propietarios y  a quienes fueron  a parar
[45] Mariano Adalid, padre de Nestor  y de sus hermanos, era tío de mi abuela materna Isabel  Marín Adalid, hermano de su madre.Tambien era hermano del padre de Dª Remedios Adalid, maestra en Cuenca en el grupo Ramón y Cajal de Cuenca y de Luis Adalid, catedrático en el Instituto Alfonso VIII de Cuenca durante años.Ver Historia de Salvacañte en el siglo XX : “ Homenaje a D. Fidel G. Sahuquillo y Martínez en 1923”. En los años 1940 Aparecce como propietaria  su madre Petra García.
[46] Escritura de venta  de esta propiedad. Daniel  lo  ha mejorado, Tiene en él una explotación ganadera y una casa de turismo rural. Muele simplemente para que lo vean los que se alojan en la casa de turismo.
[47] Nestor Adalid me ha contado innumerables anécdotas de la época del  estraperlo, de las frecuentes visitas de la guardia civil y del Servicio Nacional de Cereales controlando el trigo que entraba y la molienda que salía.
[48] PALOMERO PLAZA, Santiago. ” Las vías romanas en la provincia de Cuenca” Excma Diputación Provincial. Serie Arqueología Conquense VIII. 258 págs. Cuenca 1987. Otros autores como Santa María también sitúan el paso de un ramal de la vía 31 romana por las proximidades del Molino de Debajo de Salvacañete. Néstor Adalid me indicó donde se encontraba ese paso.
[49] Ver: “ Salvacañete en época romana” Op cit  LOPEZ MARÍN , MARIANO .:”Salvacaeñte: :su historia y sus gentes”.
[50] DÍAZ-ANDREU GARCÍA, Margarita. ”La  Edad del Bronce en la Provincia de Cuenca. Excma Diputación Provincial de Cuenca. 1994. Serie Arqueología Conquense. 13.  312 págs. Numerosas ilustraciones y láminas. Cuenca. Dentro de ellla hay un estudio del poblamiento prerromano en la cuenca alta del Cabriel. Tesis doctoral de dicha autora presentada  por la misma  ante la Universidad Complutense de Madrid. Dirigió la tesis y presenta  el  libro el profesor Manuel Fernández Miranda.

[51] En un pedazo de Victorino Jiménez que hay en las proximidades se encuentran abundantes trozos de cerámica.
[52] El estudio completo de este yacimiento se incluye al principio de esta Historia de Salvacañete.Ver “ Primeros pobladores en nuestro término” Remitimos al  lector a la obra op. cit. DÍAZ-ANDREU GARCÍA, Margarita. ”La  Edad del Bronce en la Provincia de Cuenca”  En la biblioteca municipal de Salvacañete se encuentra dicha obra así como otras muchas editadas por la Diputación de Cuenca sobre temas arqueológicos e históricos.
[53] Según testimonios de gentes de Salvacañete, el tío Mariano  Honrubia  “Mariano el de las Artigas” y otros, la última maderada  bajó por  aquí en 1941. Aporta también este dato Hinarejos Ruiz, NICETO ENALACALÁ DE LA VEGA”. Edic. del autor. 1998.