Entrada destacada

HOMENAJE A MI MADRE

Hoy quiero dedicar esta entrada a  mi madre ,Bienvenida Marín Marín,l a tia Bienvenida como la llamaban cariñosamente  en nuestro pueblo S...

sábado, 29 de septiembre de 2018

VIEJOS OFICIOS RELACIONADOS CON LA FERIA DE SAN MIGUEL DE LANDETE.NUEVAS APORTACIONES


                                                             
                                       Mariano López Marín

                                           
Día de campo en paraje " Regajo Ciriyuelos " de Salvacañete a principios de los años  1960. Familias Yuste y Abril Carros, caballerías y bicicletas para desplazarse. Foto gentileza de mi amigo Miguel Abril Alcalá.Muchas  gracias.
                           
Entrada a Landete desde las carreteras de Ademuz y Utiel. En la Feria de San Miguel todos los caminos de la Serranía Baja de Cuenca y comarcas limítrofes de Cuenca , Teruel y Valencia confluían en Landete. Foto  M.Lopez Marín


Los   días 28 al 30 de septiembre de 2018 Landete se volverá a vestir de fiesta para celebrar la  décimo cuarta edición de su recuperada Feria de San Miguel. Hay que estar de enhorabuena porque el gran trabajo  realizado durante estos catorce años ha dado sus frutos y de nuevo  veremos  un ir y devenir de gentes en Landete  recorriendo sus calles y participando activamente en los actos programados. El alma  de esta Feria  es la ASOCIACIÓN  DEPORTIVO CULTURAL SAN MIGUEL que es la organizadora de los  actos  junto  con la colaboración del  Excmo. Ayuntamiento de Landete, el patrocinio de la  Consejería de Cultura de la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha y la colaboración de muchos patrocinadores de la  localidad y de la Asociación de Mujeres. El trabajo de todos  es importante

             Durante estos días de feria  a finales  de septiembre, y en vísperas de la fiesta de San Miguel  vamos a asistir  a todo tipo de actos religiosos, gastronómicos, deportivos  y lúdicos para  rememorar esa antigua feria de San Miguel que tanta fama le dio a Landete. Y todo alrededor del ganado equino, de la gastronomía local y de la  artesanía de esta comarca. Demostraciones de tiro y arrastre, de arrastre de troncos a la antigua usanza, demostraciones de cortes de troncos  y de artesanía de madera realizada con moto sierra, espectáculos musicales, actividades para niños como castillos hinchables,  juegos de globoflexia y otros y un encierro campero de la mano del ganadero Juan Vicente Mora realizado en las proximidades del pueblo hasta el recinto ferial  situado junto al paraje del Calvario Se completa este elenco de actos con un mercado medieval donde podremos encontrar productos tradicionales  como cerámica , guarnicionería, los diversos  puestos  de turrón, churros, venta de miel, mimbre  y variadas artesanías .  Por las noches las típicas verbenas  con discomóvil y orquesta.    La cultura y la tradición unidas en un fin de semana en la  Feria de San Miguel de Landete. Y se presenta un libro el día 29 de Septiembre a las 21 horas  en la Carpa de la Feria deSan Miguel "La memoria de tu nombre", del escritor Amadeo Laborda.




Gracias a cuantos han colaborado durante estos diez años para que esta FERIA DE SAN MIGUEL  vuelva a ser posible y concentre como antaño  a gentes de la Serranía Baja de Cuenca y de las comarcas próximas  del Rincón de Ademuz , Plana de Utiel-Requena  y zonas próximas de Teruel. Hay que conservar  y recuperar  nuestras tradiciones de siglos. Todas ellas sirvieron para convivir gentes de comarcas próximas y son cultura ancestral de nuestras tierras moyanas que debemos impulsar. Todo el esfuerzo que hagamos por mantenerlas e impulsarlas ayudará a la dinamización económica, turística y cultural de  estas tierras de frontera entre Teruel, Cuenca y Valencia.
          
Y que  mejor momento para recordar  oficios  que tenían relación con  esta afamada feria  y que estaban presentes en  ella los días grandes de San Miguel  en  otras épocas del siglo XIX y parte del  XX hasta que la feria dejó de existir porque el campo se mecanizó , desaparecieron casi todas las caballerías y hubo mucha emigración en estas tierras Eran oficios muy ligados a la vida de la época   y con los que la gente ganaba un dinero  como complemento de  los  pocos  recursos que daba el campo.

Día de campo en paraje " Regajo Ciriyuelos " de Salvacañete a principios de los años  1960. Familias Yuste y Abril Carros, caballerías y bicicletas para desplazarse. Foto gentileza de mi amigo Miguel Abril Alcalá.Muchas  gracias.


Caldereros: Vendían calderas de todo tipo, de  hierro, de cobre, sartenes, paellas, gavetas de zinc, etc. Todo era necesario para  cocinar, para hacer los embutidos en las matanzas, para lavar ropa. Un tratante afamado  de Landete, Jesús “El Calderero “estaba relacionado con esta profesión. Se aprovechaban los días de feria para   reponer  esos  objetos tan necesarios. Junto a la casa de las Palacinas, familia  muy importante de la localidad, se instalaba cada feria el puesto de los caldereros.


Antigua feria de  Hijar ( Teruel )  muy parecida a la antigua feria de Landete

Tratantes: Comerciaban con  animales  de labor: burros, muletos y muletas, machos y mulas, caballos y yeguas. Recorrían toda la  comarca  y eran muy conocidos. En la feria aparecían  con sus reatas de muletos y muletas  bien limpios y cuidados, con machos y mulas, con caballos  y  yeguas, con burros y burras Los exponían en el ferial, desde la Fuente de los Cantones hasta el Calvario.  Las gentes de la comarca  y de las  comarcas próximas del Rincón de Ademuz y  zona de Utiel y Requena  se acercaban hasta Landete para comprar   algún animal o vender alguno. Eran tratantes afamados de caballerías. Pepe Camañas de Ademuz y casado en Landete,  Pepe conocido como “Peteque” también casado en Landete, Evaristo el de Vallanca y sus hijos uno de los cuales Julio vive en Landete, Jesús el Calderero de Landete,  Mariano Valero, “Mariano Lino”  y su hijo Amalio Valero de Salvacañete y con residencia en Talavera de la Reina pero que pasaban largas temporadas por nuestra zona, Félix Pastor de Salvacañete dedicado a las lides de tratante de caballerías durante años y vecino míoDe Utiel también  llegaban famosos tratantes a la feria de Landete  y los de esta comarca iban con frecuencia  a Utiel, alojándose en sus numerosas posadas, entre ellas la de San José, donde está actualmente Mercadona, y en la de la Rambla que acogía a gentes de Landete, Talayuelas y Sinarcas. Era costumbre criar con las  yeguas o con las  burras  y esas crías se  llevaban  a vender a Landete. Después de cada venta el “alboroque “. En alguna taberna próxima como la de Paco Maenza, en la Plaza de Abajo, el que había vendido la caballería  o el  propio tratante invitaba a los que habían participado en la venta.  Se miraban muchos detallas de cada animal como su dentadura para saber la edad, su altura y su fuerza y por supuesto que tuviese buena presencia. Machos romos[1] o yeguatos  según para qué faena se utilizasen. Los carreteros y  los arrastradores los  exigían fuertes. Landete  y  toda esta comarca tenían carreteros y arrastradores de maderas afamados que precisaban buenas  caballerías. El tío Octavio[2] de Landete fue  uno de esos arrastradores muy conocidos y quizá el último que ejerció esta profesión en Landete utilizando caballerías. Pasaba semanas  enteras en el lugar del  trabajo, donde estaba la corta. Sólo acudía a  casa a recoger el suministro para unos cuantos días. Los carreteros de la parte de Salvacañete, Alcalá de la Vega y Algarra  tenían paso obligado por Landete  en dirección a las serrerías  y estación de Utiel.

  
                                      Escenas de trilla en Alcalá de la Vega y en Landete.La foto inferior es de Francisco Navarro Pérez., Muchas gracias


Repoducción de una escena de trilla" Recogiendo la parva al estilo tradicional"- foto tomada del blog www.osmonegros.blogia .com.Muchas gracias

 Todas las faenas del campo necesitaban  de la fuerza motriz de las caballerías. Para arar la tierra,  para acarrear las  mieses, los productos de la huerta  o la  leña, para trillar,  tirar del carro, arrastrar troncos  en el campo cuando se cortaban árboles o transportar madera. Cuanto mejor  fuesen las  caballerías   más fuerza tenían.  Un buen tratante  buscaba siempre las mejores caballerías para   que desempeñasen bien su labor y pudiesen venderse bien. Cuando llegaban los tratantes de caballerías a los pueblos se alojaban en sus posadas y eran días de movimiento de dinero para pagar a los posaderos, herrar algunas caballerías y pagar o cobrar por las compras y las ventas. En Salvacañete se alojaban en la posada del tio Valeriano, junto a la plaza del pueblo y en la del Tio “Juan de la Posá “entre la calle La Virgen y La Calle Cementerio

                                Posadas de Salvacañete.La de arriba del tio Valeriano Pérez, regentada muchos años por su hija Rosario Pérez y la de Abajo del tio Juan García conocido como " El tio Juan de la Posá", Ambas tienen sus orígenes en el siglo XIX incluso alguna es anterior..Foto Mariano López Marín


Guarnicioneros o correcheres: Vendían  cabezadas, cinchas, correajes para las  caballerías, colleras de cuero y muchos atalajes  que eran necesarios  para trabajar  con las  caballerías. Estaban siempre presentes en todas las ferias , en Landete para San  Miguel  por supuesto, en Ademuz en  su feria de San José o para todos los  Santos , el  día 8 de septiembre en Garaballa en la fiesta de la Virgen de Tejeda, en Moya  en septiembre para los septenarios.. Aprovechaban los  labradores para comprar estos atalajes en la feria. Cuando llevaban  sus caballerías a vender iban con sus mejores cabezadas. Los labradores acomodados  solían distinguir sus  caballerías  por llevar cabezadas marcadas con sus  iniciales y los correajes y colleras  eran  especiales. Los guarnicioneros elaboraban   cabezadas, colleras, correajes, morrales o zurrones  para los pastores y  muchos  enseres que eran necesarios para la vida en el campo y el trabajo con las caballerías. No faltaban en  sus puestos los bastones, los garrotes hechos con madera de llatón[3], las horcas para aventar y un sinfín de productos necesarios en la vida agrícola y ganadera de la época.En Landete estaba l afamilai Mata dedicada al ofcio de gaurnicioneros o correcheres.
             
                        Fotografía de Maria José Latorre  en la  web :www.visitaporel moncayo.com.Muchas gracias

Fotografía de David Redal Vela  en la  web :www.visitaporel moncayo.com.Muchas gracias

Imagen tomada de la web : www. el ciegohistórico. wordpress.com sobre la guarnicionería en  El Ciego (Álava). Muchas gracias.

Esquiladores de caballerías: No podían faltar estos profesionales que con sus tijeras y sus máquinas  dejaban a los animales muy lustrosos. Había auténticos especialistas  que hacían dibujos especiales en el pelo del animal cuando lo cortaban, En Salvacañete destacaba el tío Telesforo Yuste, un verdadero maestro en el arte de esquilar caballerías. Daba gusto ver sus dibujos. En Landete fue un gran esquilador el tio “Chicuto” que tenía  su  lugar de esquileo  junto a la Fuente de los Cantones, donde está actualmente la Droguería de Ángeles.



Esquilando las ovejas:imagen tomada de las web  www.semanasantaymas.blogspot.com :www.ojodigital .com. Muchas  gracias.

Esquiladores de ovejas. La oveja es  animal muy unido al mundo rural. Cada año, en plena primavera cuando los calores apretaban, estos profesionales de desplazaban de casa en casa  para esquilar los rebaños. Primero se realizaba esta labor con tijera de mano, posteriormente con  “manojas”[4] accionadas por una máquina con manillero y después ya con energía eléctrica. La lana era un producto muy apreciado que se utilizaba para  hacer colchones y prendas de vestir: calcetines, jerséis, chaquetas, etc. Había que elaborarla y de ello se encargaban las fábricas de lana, previo lavado y los telares. Landete tuvo fábrica de lana propiedad de la familia Mínguez, situada junto al río Ojos de Moya  y el puente que da acceso al pueblo desde Ademuz  y Utiel. En Salvacañete y zonas próximas llevaban la lana a l fábrica de Tramacastilla[5] transportada en caballerías y se bajaban la lana limpia  y mantas de pastor. En la feria de San Miguel de 2006  y en otras hizo demostraciones de esquileo de ovejas Fabio Acebrón.

Herreros: Para que las caballerías  caminaran bien debían ir bien herradas. Estos  profesionales  se encargaban de ello. En los  días previos a la feria o cuando llegaban tratantes a los  pueblos   aumentaban su faena.  El dueño del animal  le sujetaba el vaso[6] o parte dura de la  pata y el herrero iba quitando  parte de él alisándolo para después con clavos colocar las  herraduras  que él   mismo había hecho en el fuego de su fragua. A veces no se estaban quietas las caballerías   y había que ponerle  el “acial “en la  boca. La mayoría de las veces cobraban en especie, con trigo. Los herreros además  abuzaban rejas de arados, arreglaban los aperos agrícolas  y hacían rejas para las ventanas. Todavía   quedan en muchos de nuestros pueblos  artísticas rejas  hechas  sin ningún  tipo de clavos y que  hicieren famosa la rejería de Cuenca y de muchos lugares de  la provincia La familia Ramírez, Aureliano y Juan y Baldomero  García  fueron famosos herradores en Landete. El tío Baldomero y su hijo Delfín tenían la herrería cerca del puente del río. La familia Muñoz, Julio y su hermano, fueron  famosos herreros que luego tuvieron taller de carros.




Imágenes tomadas de las web: www.tallerdebelenismo.fotocreacion.com y  www.todocoleccion.net.La imagen de la derecha reproduce un cromo antiguo dedicado a los herreros.

Albarderos: Estos  profesionales  construían las  albardas para  poder cargar  a las caballerías. Utilizaban  maderas, pieles, telas duras (lona) y paja  o lana para rellenar las  partes  blandas. Las albardas se sujetaban a la caballería con la ““cincha “y con la “tarre”, correas que pasaban por detrás del  rabo de la caballería. Una buena albarda era fundamental para poder llevar las  cargas bien  en “ serones “, en  “ amugues” o palos de acarrear ,  en  “ aguaderas “ como ocurría con los cántaros de agua o simplemente  entercianda la carga, como se hacía con la leña En la feria de Landete también, vendían albardas, serones , aguaderas,  baleos, ,esteras, etc.  fabricados por  artesanos locales y de la comarca. Algunos vecinos del pueblo de Vallanca en el Rincón de Ademuz  fabricaban serones, aguaderas, esteras, etc. y las vendían tanto en la feria de Ademuz como en la de Landete y en las fiestas importantes de los pueblos de las comarcas próximas.

                                            Un albardero fabricando una albarda
En este enlace de yotoube se puede ver el proceso completo de fabricación de una albarda.Julio Pérez explica en qué consiste el oficio de Albardero que desempeñó desde los 14 años y que aprendió de su padre. Consistía en la carga, principalmente de uva, encima de los animales. El oficio comenzó a desaparecer con la llegada de los tractores. Explica cómo hacía la albarda que colocaba encima del animal y las herramientas que utilizaba. Clicar en el enlace

EL OFICIO DE ALBARDERO

Aperadores. Fabricaban pequeñas herramientas y utensilios necesarios para la vida agrícola y el trabajo del campo desde arados y rejas para ellos hasta máquinas para moler remolacha, resegadores de forrajes  y multitud de pequeños utensilios como trébedes para sartenes y calderas. En Landete se dedicaban a esta actividad la familia de “los Matas” con taller  en las proximidades del puente del río Ojos de Moya muy cerca de la farmacia de D. Luís López. Cuando el campo se fue mecanizando y llegó la emigración  esta actividad cesó.
              :

               Partes del arado romano.Imagen tomada de web:www.vegadesantamaria.com.Gracias

PosaderosCuando llegaban los tratantes  a la feria de Landete o a cualquiera de nuestros  pueblos se alojaban en las posadas donde las caballerías  encontraban cuadra y pienso y las personas  un buen alojamiento y un excelente llantar con los productos que había  entonces. Buenos embutidos y excelentes guisos caseros  acompañados del vino de la tierra, del pan elaborado  en hornos comunales o caseros  y de las frutas que   daba el tiempo. Las posadas, tanto en Landete como en todos  los pueblos de la  comarca se situaban en las plazas o cerca de ellas En Landete en la plaza de Abajo, a la derecha estaba el Café de Maenza y la Posada de Abajo, regentada por el Sr. Alfredo. En la plaza de arriba, al lado de la iglesia estaba la Posada de Arriba, regentada por Antonio y Luisa  Estos tres lugares y otros cafés eran centros de  convivencia en los años esplendorosos de la FERIA DE SAN MIGUEL. Muy cerca de  la plaza de Abajo estaban  las cuadras de caballerías  de Pepe Camañas, tratante conocido en toda esta comarca. Los que se alojaban en las posadas   y traían caballerías  pagaban un tanto por el derecho de estaca en el que se incluía  el pienso y la paja de las caballerías. Las posadas también servían de alojamiento para los arrieros  y carreteros.

Taberneros: Estos días de la feria de San Miguel los cafés y tabernas de Landete  bullían  con  las gentes  que llegaban de todos los lugares. En estos  lugares se cerraban tratos y se celebraban alboroques. La figura del  tabernero   o del dueño del  café era importante  animando   a los  clientes, dando un trato agradable y siendo comedido en  sus palabras. ¡Cuantos tratos y cuantos alboroques se habrán cerrado y celebrado  en los viejos cafés de Landete  como  el de Paco Maenza en la plaza  de Abajo, los  de  Mariano y Guillermo junto a la carretera y el de la  familia de Sara y Fernando amén de otros.
                                  Tarde de toros en Landete  en los años 1960 en su sus fiestas grandes de San Roque con carros en la plaza de D. Nicanor Grande , Plaza de Abajo o Plaza del Ayuntamiento. En ella a su derecha estaba  el Café de Maenza y la Posada de Abajo , regentada por Antonio y Luisa.

Quincalleros: Vendían todo tipo de cosas  desde tejidos a  imperdibles, regalos, baratijas, cremalleras, espejos, botones, objetos del  hogar, etc. No faltaba su presencia en ninguna Feria de San Miguel  a la  que acudían gentes de toda la comarca. Las ventas  eran  importantes y raro era el que acudía  a la feria que no se llevase alguna quincalla como regalo pata su familia. Había  en  algunos pueblos  familias  dedicadas a  esta  actividad  y eran conocidos  como “ Los quincalleros” . En Salvacañete había una familia  que se dedicaban a  esto.

Fabricantes de carros o carroceros: Esta actividad dio mucha fama a Landete  en años  que los carros eran muy importantes para transportar maderas, productos para las tiendas comarcales, el vino, los forrajes, las harinas  o los cereales.  Esos  carros se exhibían también en la feria como una  forma de vender. Carros de varas o de “chirríón”,  de pértigo y madereros. Estos últimos  llevaban en los laterales unos hierros paras sujetar los  troncos. Cuando  bajaban con madera a Utiel  a la  vuelta se subían  aceite, bacalao salado, cubas de sardinas, arroz, azúcar y otros productos de los comercios utielanos .Incluso  a veces a pasajeros. En la subida a Casillas de Ranera, por la antigua  carretera, debían enganchar  más pares de caballerías para formar una buena reata  y  duplicar o triplicar el esfuerzo.  Durante el camino  había varios lugares de parada obligada  junto a Pie Mulo en  Talayuelas, en Casillas de Ranera y Sinarcas  y en las proximidades de Utiel. Los talleres de carros del tío Julio Muñoz y los de los Ramírez, ambos en Landete, eran famosos en toda la comarca y recibían numerosos encargos.





Partes de un cfarro de varas y de os atalajes de las caballerias.

Partes de un carro de varas o de chirrión. Imagen tomada de la web : www.rokyllo1.blospot.com. Muchas Gracias

Charlatanes: Vendían de todo pero se fueron especializando en mantas  procedentes de  Onteniente. Animaban a la gente a comprar  dándole numerosos regalos: toallas, sábanas,  bolígrafos, etc.

Turroneros: En la Feria de San Miguel nunca faltaban.  Los productos los fabricaban ellos: chupones, turrón de guirlache, alajú, turrón blando, etc. La imagen de la tía África Magro con su puesto de turrón es  algo que no olvidan los landeteros no sólo en la feria de San Miguel  si no también en las  numerosas fiestas a lo largo del año, para la Virgen de la FuenMaría  y para San Roque. Llegaban  también los turroneros de  Ademuz y de Vallanca  con gran fama en la  elaboración de este producto: Las familias, Tomás, Pitoches, Adalices  o Millanes pasaron más de una vez por Landete y su  Feria de San Miguel con sus arquillas de turrón  que transportaban en caballerías de un lugar a otro.

                                      Turroneros  de Utiel.Clotilde Muñoz su marido.

Churreros: El puesto de  churros que ponía la tía Isabel, madre de Ignacio Aragonés, junto a la  Fuente de los Cantones era muy visitado por todos. Hacía unos  churros  que  sabían a gloria  Era un reclamo más y una vieja estampa de esa antigua feria de San Miguel a la que acudían gentes  de  toda la comarca.


                                     Antigua churreria en Pozuelo :imagen tomada de la web:
https://www.enpozuelo.es/noticia/3223/publirreportaje/la-churreria-castiza-de-pozuelo.html Gracias

Fabricantes de patatas fritas: entonces no vendían patatas fritas en bolsas. A la feria siempre llegaban  esas personas  que las  elaboraban  al instante.  Un paquete de patatas recién fritas hacía las delicias de la chiquillería  y de los mayores. El olor de los  churros  y de las patatas recién hechas inundaba  el ferial en días de San Miguel.

Hasta  aquí mi colaboración  a los  actos de esta 14ª edición de la Feria de San Miguel de Landete. Hay que difundir  todo lo nuestro, esa cultura ancestral heredada de padres a hijos  y con raíces en tiempos  medievales. Se valora lo que se conoce. Los tres artículos que he dedicado a la Feria de San Miguel de Landete tienen ese objetivo, difundir nuestra cultura de estas antiguas Tierras de Moya, resaltar la convivencia  entre pueblos de la misma zona y valorar el esfuerzo de gentes, de antes y de ahora, que han hecho  posible que esta  recuperada feria de San Miguel de Landete se siga celebrando.  Quiero agradecer el trabajo desinteresado de todos los colaboradores  que han hecho posible un año más   que esta  feria se celebre y animarles a seguir en la brecha para poder celebrar  la siguiente edición.  Van a llenar, un año más, las calles  de Landete  de cultura y tradición y porque no de homenaje a  todas  las  personas de Landete y su comarca y de otros lugares próximos que hicieron posible que esta feria  afamada se celebrase muchos años. Cuando el 30 de septiembre de 2006  se celebró el homenaje a D. Félix  Hinarejos Moragón en el centro cultural de Landete allí  se homenajeó también a quienes  hicieron posible   que  esta feria de San Miguel    existiese durante muchos años y  Landete fuese por unos  días el centro económico, cultural y de convivencia de  la Serranía Baja de Cuenca  y de otras comarcas próximas  de Teruel, Valencia y Cuenca.
Hago una propuesta  para la próxima edición de esta Feria  de San Miguel incluir homenajes a personas que quedan todavía y que fueron profesionales de alguna actividad relacionada con ella , realizar  exposiciones de  fotos, libros y otros materiales relacionados con la   cultura de esta zona ,  catas de productos tradicionales y alguna demostración más de trabajos artesanos.
¡Que pasemos unos excelentes día de la Feria de San Miguel  con la convivencia y la armonía que la caracteriza!
                                   Vuestro amigo

                                    Mariano  López Marín. 
                                                               
                                          Utiel. San Miguel 2018







[1]  El muleto romo era la cría de burra que se había cruzado con un caballo y  el muleto yeguato la cría de yegua cruzada con un burro. Eran muy apreciados los muletos romos por su extraordinaria fuerza para el trabajo. Eran muchos los labradores que criaban sus propias caballerías para obtener unos ingresos extras o tener fuerza motriz para el trabajo. En varios lugares de la comarca había “paradas de la remonta” con sementales, caballos y burros” para “cubrir a las hembras”.  Cuando iban a la parada se decía “me voy a echar   la…. (yegua o burra)  a Ademuz o Landete” En Salvacañete tuvo “parada” el Tío Timoteo Barrera. En Landete y Ademuz había “paradas de remonta” oficiales dependientes del ejercito con un brigada y un par de soldados al frente de ellas. Los de Salvacañete utilizaban las dos, yendo siempre a la que “mejor pintaban los sementales” es decir a la que  tenía mejores sementales y las crías eran más fuertes y con mejor presencia. LOPEZ MARÍN, MARIANO”  Etnología y costumbres populares de Salvacañete” Inédito.
[2] Tuve la ocasión de hablar con el de este tema en varias ocasiones.
[3] Estas horcas procedían de la zona de Cortes de Pallás y  Jarafuel donde  se crían llatoneros o lidoneros  dedicados expresamente para hacer horcas. En los antiguas pajares de nuestros pueblos y  en museos etnológicos particulares se pueden ver muchas de estas horcas. En Landete  tiene una excelente colección de objetos antiguos  y herramientas del mundo rural Isidro, el hijo de Morales.
[4] La manoja es una tijera mecánica con peines que se mueve por la energía suministrada  por un mecanismo o por energía eléctrica. Mi padre fue esquilador durante más de cuarenta años y utilizó tijera,  máquina de manilla y  manoja eléctrica.
[5] LOPEZ MARÍN .M .-· “Tiempo de Trashumancia” Ediciones Rodeno .Cullera 2012
[6] LOPEZ MARÍN, M.-“Etnología y costumbres populares de Salvacañete” Inédito. Algunos artículos están publicados en el blog del autor http://mariano-recuerdosyaoranzas.blogspot.com.es/



LIBROS DE MARIANO LOPEZ MARÍN CON TEMAS  HISTÓRICOS Y ETNOLÓGICOS







OTROS ARTÍCULOS SOBRE LA FERIA DE SAN MIGUEL EN ESTE MISMO BLOG.
Clicar en el  enlace  y os llevará hasta el artículo,

DÉCIMO ANIVERSARIO DE LA FERIA DE SAN MIGUEL DE LANDETE

CURIOSIDADES HISTÓRICAS Y ETNOLÓGICAS DE LA DEVOCIÓN A SAN MIGUEL EN SLAVACAÑETE YEN LAS ANTIGUAS TIERRAS DE MOYA


(C) MARIANO LOPEZ MARÍN

jueves, 27 de septiembre de 2018

DECIMO CUARTO ANIVERSARIO DE LA RECUPERACIÓN DE LA FERIA DE SAN MIGUEL DE LANDETE

                                                     Mariano López Marín

Landete  celebra este año 2018, durante los días 28 al 30 de septiembre , el décimo cuarto  aniversario de la recuperación de su afamada y antigua  feria de San Miguel. Fue en el año 2005 cuando se inicio la primera FERÍA DE SAN MIGUEL recuperada que tanta fama le dio en épocas pasadas cuando en toda esta comarca de la Serranía  Baja de Cuenca había muchas caballerías y venían  a esta localidad gentes de  todos los pueblos de la comarca y comarcas vecinas  a comprar y vender caballerías  y a otras actividades que  había en los días de feria.
Quiero  dedicar este trabajo a todas las personas   y entidades  que mantuvieron esta feria  durante muchos años  y a todas las que han hecho posible su recuperación y continuación desde hace 14 años, en especial a mis amigos de la ASOCIACIÓN CULTURAL SAN MIGUEL  impulsores de esta feria. Mantener  e impulsar estas tradicones  es labor de todos porque significa el trabajo de muchas generaciones y están ligadas a nuestra cultura,nuestras formas de vida  y nuestra razón de ser.Mi mas cordial enhorabuena por seguir manteniendo viva esta Feria de San Miguel de Landete que tanta fama  tuvo en el pasado.


                  Encierro campero feria de San Miguel de Landete
Demostración de doma de caballos en la Feria de San Miguel de Landete



                Feria de Hijar (Teruel)  muy parecida a la de Landete.Foto tomada del blog CENTRO DE ESTUDIOS DEL BAJO ARAGÓN.  Archivo Ino Mosso.Muchas gracias.

Esta recuperación fue  posible por el trabajo conjunto de  la ASOCIACIÓN “EL TRATO” otras asociaciones de Landete, el EXCMO AYUNTAMIENTO DE LANDETE y la JUNTA DE COMUNIDADES DE CASTILLA LA MANCHA. Durante el fin de semana del 22 y 23 de octubre, semana anterior a San Miguel, Landete fue una fiesta. Hubo exhibiciones de doma, de arrastre con caballos percherones, exposición de yeguas y caballos de distintos puntos de la comarca, baile, exposición de maquinaria agrícola y una comida para 1500 personas elaborada por las gentes de Landete y que se sirvió en el polideportivo municipal. Con el fin de sufragar los gastos de organización se rifó una yegua que le tocó a una vecina de Landete. La gente quedó encantada y la ASOCIACIÓN EL TRATO, convertida después en Asociación Cultural y Deportiva San Miguel,  junto con el ayuntamiento de Landete han seguido trabajando año tras año para seguir organizando la misma. Un grupo de personas entusiastas de los caballos, de los encierros camperos, del arrastre de troncos, de esas antiguas tradiciones de arrastradores de madera y carreteros de las que Landete podía presumir de tener excelentes profesionales a lo largo de los siglos, de la gastronomía tradicional y de la convivencia  festiva en armonía  han impulsado durante catorce años ininterrumpidos esa celebración para que esta feria siga adelante.

Muchas son las actividades realizadas durante estos catorce años entre las  que destacamos las demostraciones de doma de caballos, el arrastre de troncos , la realización artística de esculturas realizadas con moto sierra en troncos, encierros camperos, demostracionbes de doma de mansos, espectáculos ecuestres y  taurinos, mercados medievales, paseos a caballo, exposiciones de fotos antiguas  relacionadas con  aspectos y oficios tradicionales  de esta antigua feria de  San Miguel, rutas gastronómicas, comidas de hermandad, bailes, actuaciones folklóricas, celebraciones religiosas, actos lúdicos para los más pequeños, tiro al  plato y un sinfín de actos variados.
Gracias a cuantos han colaborado durante estos catorce años para que esta FERIA DE SAN MIGUEL  vuelva a ser posible y concentre como antaño  a gentes de la Serranía Baja de Cuenca y de las comarcas próximas  del Rincón de Ademuz , Plana de Utiel-Requena  y zonas próximas de Teruel. Hay que conservar  y recuperar  nuestras tradiciones de siglos. Todas ellas sirvieron para convivir gentes de comarcas próximas y son cultura ancestral de nuestras tierras moyanas que debemos impulsar. Todo el esfuerzo que hagamos por mantenerlas e impulsarlas ayudará a la dinamización económica, turística y cultural de  estas tierras de frontera entre Teruel, Cuenca y Valencia.


Todos los caminos de la Serranía Baja de Cuenca , del Rincón de Ademuz y de la comarca cercana de  la Plana de Utiel se juntaban en Landete en los días de su FERIA DE SAN MIGUEL.

La  antigua feria de San Miguel de   Landete

Hace años San Miguel era tiempo  de ferias de caballerías cuando eran muy abundantes. Los de Salvacañete y  muchos pueblos de esta comarca iban de ferias a Ademuz, a Cedrillas (Teruel) y a Landete. Las ferias se celebraban en cada lugar en distintas fechas coincidiendo con celebraciones festivas y tienen su origen en la Edad Media[1]. Ademuz tenía feria para San José y en Noviembre. Entre estas ferias destacaba la de Landete[2], en San Miguel, con varios días de  celebración.  A Landete acudían tratantes del Rincón de Ademuz, de pueblos de Cuenca, Teruel y Valencia. A mi memoria   viene el recuerdo de personas con las que tuve  una gran amistad y  que ya nos dejaron. Eran tratantes afamados de caballerías. Pepe Camañas de Ademuz y casado en Landete,  Pepe conocido como “Peteque” también casado en Landete, Evaristo el de Vallanca y sus hijos, Jesús el Calderero de Landete,  Mariano Valero, “Mariano Lino”  y su hijo Amalio Valero de Salvacañete y con residencia en Talavera de la Reina pero que pasaban largas temporadas por nuestra zona, Félix Pastor de Salvacañete dedicado a las lides de tratante de caballerías durante años y vecino mío. Pero además de tratantes llegaban gentes de la Serranía Baja de Cuenca, del Rincón de Ademuz y de Teruel a vender sus crías. Muletos romos[3] y yeguatos, burros y burras, mulas y machos, caballos  y yeguas.
Entrada a Landete desde Ademuz y Utiel. Foto Mariano Lopez Marín

Los  viejos caminos de herradura entre Salvacañete y Landete a través del Cubillo, Las Cunázaras y Moya, entre Ademuz Landete  a través  de Casas Bajas y Santa Cruz de Moya, entre Cañete y Landete por Campillos de Paravientos y Fuentelespino de Moya, entre Mira , Garaballa y Landete  por el camino donde viene la Virgen de Tejeda en la subida cada siete años a Moya y entre Utiel Landete por los caminos carreteros que durante años tuvieron un trajín inmenso de  carros madereros llegaban a Landete gentes diversas con   caballerías para vender o cambiar, tratantes de caballerías, caldereros, turroneros, guarnicioneros, quincalleros y un largo etc. de comerciantes y tratantes que  darían vida a la feria de San Miguel de Landete. Durante varios días la calle donde está el Centro de Salud de  Landete  y la fábrica de harinas de Los Bosques  y la plaza del Ayuntamiento o de abajo se llenaban de una actividad inusitada. Era la famosa feria de San Miguel. Tratantes, compradores, vendedores de todo tipo, de cerámica, calderería, albarderos, guarnicioneros, herreros, puestos de telas y quincallas, turroneros como la tía África Magro de Landete  que vendía turrones  y chupones hechos por ella, turroneros afamados de Ademuz, churreros como la tía Isabel, madre de Ignacio Aragonés, con puesto junto a la Fuente de los Cantones y un largo etcétera de vendedores ambulantes.  Landete cambiaba por unos cuantos  días convirtiéndose en el centro de la comarca. Todos los caminos entre Cuenca, Teruel y Valencia confluían en Landete por San Miguel. Las posadas del pueblo se llenaban, tanto la de la plaza de arriba, regentada por  Antonio y Luisa, como la de abajo, junto al café de Maenza donde el Sr. Alfredo, como servicial posadero, atendía a los numerosos tratantes y compradores que esos días llenaban su posada.  En sus cuadras se amontonaban reatas de caballerías. Durante los días de feria eran llevadas a la calle donde  se instalaba esta, desde la Fuente de los Cantones hasta la salida del Camino de Landete a Garaballa. Por unos días esa calle redoblaba su actividad, recordando el momento de júbilo cuando llega cada siete años a la Virgen de Tejeda a Landete el día de la Subida a Moya. Los comercios multiplicaban su actividad. Tejidos Eslava, talleres de carros  como el de Julio Muñoz y su hermano Adolfo o el de los Ramírez,  el  Café de Maenza, tienda de la familia Díaz y otros cafés y tiendas.  Era un ir y venir de gentes con sus  caballerías adornadas con sus mejores cadenas y cabezadas. Las reatas de muletos de Pepe Camañas daban envidia. Todos limpios, bien cuidados y dispuestos para la venta.  En los bares se celebraban los “ alboroques[4] cuando se hacían los tratos. Eran numerosas las transacciones comerciales realizadas. La feria de Landete en San Miguel marcaba un antes y un después en el pueblo,  en la comarca y en zonas próximas como el Rincón de Ademuz y  pueblos limítrofes de Valencia, Cuenca y Teruel. Cuando las gentes regresaban a sus localidades de origen venían con una caballería nueva, con una venta realizada de alguna cría asnal, caballar o mular, con aperos nuevos que habían comprado en la feria, tal vez con  una caldera nueva y   con algún recuerdo para los familiares, generalmente dulces  como el turrón o los chupones. Otras veces no podían vender el animal[5] que habían llevado o no encontraban el macho que buscaban.



Viejas estampas  de nuestros pueblos  en los años en que se celebró la afamada FERIA DE SAN MIGUEL DE LANDETE. Esta imagen  corresponde a un día de campo en el paraje Regajo Ciriyuelos de Salvacañete.( Imagen gentileza de Miguel Abril amigo del autor) Carros, caballerías y bicicletas para desplazarse a distintos lugares.

Plaza de D. Nicanor Grande o Plaza del ayuntamiento  de Landete. Imagen de tarde de toros en antigua plaza de carros. Eran los tiempos  de su FERIA DE SAN MIGUEL. Aquí en la plaza, a la derecha estaba el Café de Maenza y la Posada de Abajo, regentada por el Sr. Alfredo. En la plaza de arriba, al lado de la iglesia estaba la Posada de Arriba, regentada por Antonio y Luisa  Estos tres lugares y otros cafés eran centros de  convivencia en los años esplendorosos de la FERIA DE SAN MIGUEL. Muy cerca de esta plaza las cuadras de caballerías  de Pepe Camañas,tratante conocido en toda esta comarca,Fotografía tomada del Libro de fiestas de Landete

La antigua Feria de San Miguel de Landete significaba intercambio económico y cultural entre las  gentes que a ella acudían, días de convivencia y asueto y buen momento para  acabar el año agrícola  y ganadero comenzar otro. Por eso es importante que se haya recuperado para que  los pueblos de esta comarca de la Serranía Baja de Cuenca tengan otro momento de encuentro  con sus tradiciones y su cultura y para que las gentes de otros lugares aprovechen par conocer estas tierras  llenas de tradición, de buenas  gentes, de excelente trato  y con muchos   lugares entrañables para conocer donde pueden conocer historia, naturaleza, cultura y  costumbres  centenarias. Enhorabuena a todos por esta feliz iniciativa y a seguir trabajando para que en años sucesivos se pueda celebrar nuevamente.



DOCUMENTOS  RELACIONADOS CON LA FERIA DE SAN MIGUEL DE LANDETE

 El transporte terrestre de madera  desde los montes hasta los  embarcaderos de los ríos[6].

Hasta la década de los años 1940 el transporte de madera  en nuestra zona y en la Serranía de Cuenca se hacía por los ríos y los troncos arrojados a los mismos formaban una “maderada” conducida por los afamados “gancheros” procedentes del Rincón de Ademuz,de Chelva y de Cofrentes aunque en Salvacañete y pueblos limítrofes  también hubo  personas  dedicadas a la profesión de ganchero.

Gancheros de Priego (Cuenca).Foto tomada de la web: www.gancherosdepriego.com.
Muchas  gracias.
Los troncos de los pinos, una vez cortados, pelados y   quitadas las ramas, eran transportados  hasta los  embarcaderos de los ríos, bien en carros madereros, si los caminos  eran buenos, o por medio del arrastre con pares de caballerías u otros animales de tiro.  La toponimia de la zona conserva nombres unidos a esta actividad: Camino del Arrastradero en Cristinas, en el río Cabriel, Prado de la Madera ,  arrastraderos de Peñalisa, Vallejo de los Carros y Muela de la Madera , en Salvacañete, Collado de las Vigas en Santa Cruz de Moya y  Camino de la Madera en Torrebaja. Cuando los troncos habían llegado al lugar donde habían de ser arrojados al agua,  se  encambraban;  es decir se apilaban ordenadamente en la orilla, a la espera de ser arrojados a la corriente. Esta faena, según me comentó el tío Mariano se hacía en verano. Se dejaban secar para que pudiesen flotar mejor. El transporte se hacía  en los meses de invierno y  primavera cuando  los ríos llevaban  más caudal. En el  río Turia el transporte se iniciaba en diciembre porque las maderadas debían estar en Valencia antes del primero  abril para no entorpecer las labores de riego. En esta zona de Landete se embarcaban los troncos con destino a Valencia en Santa Cruz de Moya y en Salvacañete  lo mismo eran conducidos por el Cabriel que llevados al embarcadero de Ademuz, habiendo constancia documental de ello.

Las faenas de transporte de los troncos eran contratadas, bien por piezas o por redondas, por un tanto alzado  entre el dueño de la madera y los arrastradores y carreteros, que también estaban organizados en cuadrillas, siendo frecuente una especialización local, casi siempre en pueblos cercanos a los lugares de embarque. Así en la zona del Turia  estas cuadrillas procedían de Torrebaja, Ademuz, Moya y Santa Cruz de Moya  y su radio de acción llegó a extenderse  a las zonas del Cabriel, Júcar e incluso Tajo. En la zona de Moya había arrastradores[7] y carreteros[8] en Salvacañete, Santo Domingo de Moya[9], Landete y  otros lugares. El Catastro de Ensenada; 1752, referido a Landete   cita la existencia de  más de cuarenta carreteros.[10]
 Los carreteros de Salvacañete[11], y de otros lugares de las Tierras de Moya como Landete,   se especializaron en llevar madera a dsitintos lugares, en Salvacañete la llevaban a las estaciónes de ferrocarril de Carboneras y  de Teruel. En Salvacañete eran conocidas diversas familias  que a principios del siglo XX y hasta los años 1950 se dedicaron a la carretería:, el tio Ángel Martínez, los hermanos Martinez,los Carreras, los Castelblanque ,los Montero, el tio alfonso de Casas Nuevas etc. En Santo Domingo, Pedro Izquierdo, los Huertos de Moya, San Martín de Boniches, Cañete, Boniches, Villar del Humo, Cardenete , Landete, Talayuelas, Garaballa y Aliaguilla  había  excelentes carreteros con muchísima experiencia. En el verano de 2014, concretamente en agosto, mi amigo y compañero de los Huertos de Moya Enrique Sánchez entrevistó a un carretero de su localidad para realizar  un artículo sobre los carreteros y la carretería. Y este año 2018 pude entrevistar a Daniel Martínez Lopez de Salvacañete y amigo íntimo de mi padre  que fue arrastrador y carretero con su tio Ángel Martínez.Me contó de donde sacaban las maderas,donde hacian los viajes, que tipos de pinos llevaban , la durasción de los viajes a los distintos lugares, que carreteros y arrastradores había entonces en el  pueblo y un sinfin de curiosidades que con sus 91 años recuerda perfectamente ¡Cuanto saber encierran las personas más mayores de nuestros pueblos y que hay que aprovechar  para conocer  aspectos  que de otra forma no sabríamos!

Carreteros en Landete en el siglo XVIII

 En siglos pasados, y así se recoge  en el Catastro de Ensenada de 1752  de Landete, había gran cantidad de carreteros en esta localidad, más de cuarenta,  que hacían el recorrido hasta  el reino de Valencia con sus carros madereros.Llevaban la madera a Valencia a taves de Sinarcas, Tuejar, Titaguas y  Liria por viejos caminos carreterosY lo hacian en otoño cuando terminaban las labores del campo.La mayoria solo hacia dos  viajes pero otros muchos hacían varios. Este Catastro de Landete dice así[12]” Que así mismo portean con sus carros y caballerías madera al Reyno de Valencia los siguientes, y que les deja por viaje  setenta y cinco reales ,sin descontar astos:Antonio Hernández hecha dos viajes; Andrés Gilve Cócera hecha dos viajes; Manuel Silla hecha quatro viajes; Mathias Maenza hecha ocho viajes ;Francisco Ouez dos viajes; Pablo Villena hecha dos viajes; Francisco López Villar hecha quatro viajes; Bicente Pastor, hecha  dos viajes ;Pasqual Minguez  cuatro viajes ;  Jacinto Villar ,seis; Martín Tórtola , dos viajes; Isidro Almonacid hecha doce viajes ; Pedro Manuel Cortés Hernández hecha quatro viajes; Francisco Almonacid hecha  dos viajes; Gerónimo Hernández hecha dos viajes; Pedro Álvarez hecha seis viajes; Gerónimo López hecha  nueve viajes; Sebastian Saéz hecha dos viajes ;Josseph Díaz hecha dos viajes; Josseph López de Víllora hecha cien viajes ; Miguel Valle hecha dos viajes; Francisco  Antonio López hecha  veintinueve viajes; Benito  Bilbase   hecha siete viajes; Domingo Almonacid hecha  quatro viajes, Juan Díaz hecha dos; Juan Villar hecha ocho; Antonio Balero hecha uno: Javier Pérez hecha dos; Diego Díaz  hecha quince viaje; Josseph Valle hecha dos viajes, Mathero Azebrón hecha dos viajes; Juan Marzal hecha quatro viajes: Josseph Álvarez hecha dos viajes; Josseph García Bertino hecha  quince viajes, Gabriel Muñoz hecha  diez viajes: Gregorio Minguez hecha  quatro viajes; Francisco Giménez hecha dos viajes: Juan Gómez hecha dos viajes; Bernardino Balero hecha ocho viajes; Julian Ruiz hecha dos  viajes; Julian López Riaza hecha dos viajes; Juan Villanueba  López hecha  diez viajes; Francsico Hernández hecha  dos viajes; Francisco Vieco Cócera hecha dos viajes; Dionisio Henrique Matheos hecha seis viajes; Antonio López Silla hecha quatro viajes ; Pedro Hernández Almonacid  dos viajes; Mathias Maenza menor, dos viajes ;Conrado Sanz Valle hecha dos viajes; Dionisio Diego Peinado ocho viajes; Miguel Sánchez dos viajes; Juan y Vicente Joseph Martin Argudo hechan dos  viajes; Josseph y Teresa  Ie Cócera  dos viajes; Catalina Balero ,viuda de Tomás Martín Almonacid hecha cinco viajes; María Villel, viuda de Mathias Díaz, hecha dos viajes; María Ies Cócera  , viuda de Juan Hernández ,hecha dos viajes; D Juan Ruiz de Azagra ; presbítero hecha dos  viajes: D. Juan Vicente Cócera , presbítero,D. Juan Francisco Sánchez , presbítero ,hecha quatro viajes..” Esta relación con 63 personas dedicadas a la carretería de la madera al Reino de Valencia  en Landete en el siglo XVIII demuestra la importancia de este gremio de  carreteros en esta localidad  y en sus limítrofes.
Esta relación de carreteros de Landete  en el siglo XVIII permite conocer como muchos apellidos actuales de localidad como Hernández, Maenza, Sánchez, Díaz, Villena, Acebrón, Villar ,Valle, Válero, Cócera, Sáez , Villanueva, Ruiz y otros  ya existían en el siglo XVIII siendo por tanto una buena fuente  documental no sólo para saber quien se dedicaba a cada profesión sino también para conocer los antepasados de las  familias actuales de esta localidad..
Catastro de Ensenada de la localidad de Landete donde habla de los carreteros-


       Trasnporte de maderas con bueyes,parte superior, como se hacia en nuestras tierras enel siglo XVIII y con caballerias  en la parte inferior.

                            Carro transportando madera tirado por mulas
Gancheros en el río Cabriel en Cofrentes.

                                         
                                             Trillando en  Alcalá de la Vega


          Labrando los  campos .-Foto de Francisco Navarro Perez.Gracias
                                 
            Utiel,  27de septiembre  de 2018
( C ) Mariano López Marín