Entrada destacada

HOMENAJE A MI MADRE

Hoy quiero dedicar esta entrada a  mi madre ,Bienvenida Marín Marín,l a tia Bienvenida como la llamaban cariñosamente  en nuestro pueblo S...

lunes, 28 de octubre de 2013

CALLES DE SALVACAÑETE

Cada rincón de nuestro pueblo tiene sus peculiaridades y sus calles y plazas  nos cuentan vivencias de antaño en sus casas, balcones,puertas, dinteles y ventanas. En cada  calle viven y han vivido gentes diversas a lo largo de los siglos y las transformaciones urbanísticas  que ha habido  en  las mismas a lo largo de las últimas décadas del siglo XX  y primera del XXI han cambiado la fisonomía de nuestras  calles , aunque los recuerdos y vivencias siguen presentes.He recogido  aspectos de las mismas  tal y como las he ido viendo durante  sesenta años,1953-2013,  y  quiero compartir esas vivencias  con vosotros.Los textos pertenecen a dos obras inéditas mías"ETNOLOGÍA Y COSTUMBRES POPULARES DE SALVACAÑETE "  y "HOMENAJES de las que voy publicando trabajos actualizados a fecha de hoy  en este bloghttp://mariano-recuerdosyaoranzas.blogspot.com.es/ y en la web de Salvacañetehttp://www.salvacanete.es/ 

                               Composición de Salvacañete realizada por Antonio, esposo de Elena Domingo García. Gracias

Vista general de Salvacañete  desde el Llanillo. Fotografía de Alfredo Montero Martínez.Gracias

Estructura  de las calles de nuestro pueblo.


Todas las calles  de Salvacañete confluyen en la plaza. La plaza ha sido y es  el centro de la vida cultural, festiva, religiosa, comercial y de relación en nuestro pueblo. La plaza es el lugar del mercado, de tertulias, de encuentros, de salida y llegada de las procesiones, de fiestas y porque no de relación. “ Vamos  a la plaza”, “ vengo de la plaza”, “nos vemos en la plaza”, ¿qué venden en la plaza?. Y también la plaza es el lugar de juegos infantiles, de famosas hogueras como las antiguas de San Antón que hacían los jóvenes  o las del sábado de Gloria, las hogueras de la  noche del Judas y sobre todo de fiesta y bullicio. ¡Cuántas fiestas famosas han tenido lugar en nuestra enorme plaza en días de septiembre! Vaquillas, novillos, encierros  de vacas, verbenas, actuaciones folklóricas, musicales y artísticas juegos infantiles, charlotadas, comidas de confraternidad en torno a paellas gigantes  o calderetas de  vaquillas y un largo etcétera de actos festivos  y lúdicos.
La plaza ha sido y es lugar de paso hacia  bares, comercios, panadería y antiguos hornos, a la fuente a por agua o al lavadero, el médico, la farmacia, las escuelas, el ayuntamiento, la iglesia, el bautismo, la primera comunión, la boda  o la despedida final con la muerte. Es el centro urbano de Salvacañete. Todas las calles principales confluyen en ella.



Desde el alto de Santa Ana, punto  importante donde  debió estar el primitivo núcleo urbano de Salvacañete y su castillo descienden todas las calles hasta la plaza. Calle de Santa Ana, Calle del Visillo, Calle del Horno, Calle del Olmo, Calle Ancha, Calle de D. Fidel G. Sahuquillo, Calle de la Solana, Calle de D. Manuel Perea Vidal. Desde la plaza parten calles hacia otros lugares. Calle de la Virgen, por donde va la procesión, Calle de la Umbría        hacia  la parte mas sombría del pueblo, calle del Cementerio, desde la plaza hasta el antiguo cementerio hoy  con frontón en su lugar, calle Nevera, Calle de la Fuente camino obligado antiguamente de personas a por agua, de mujeres a lavar y de caballerías  a beber agua, calle de D Felipe Ruiz Rodilla, antigua calle de las Eras, que lleva desde la plaza hasta el Nacimiento, Carretera de acceso que da entrada el pueblo desde la Nacional 420, Barrio del Desmonte con  la antigua casa de la Tía Hipólita y del tío Jesús, Calle de Alcalá que desciende desde la Fuente hasta  el camino de las Acequias, Calle de Dª Ana Mª Valero Benavent  que desciende desde el horno hasta el camino que  conduce a la Carretera del Molino de abajo. Cada  calle tiene su razón de ser, su historia personal, algo que la diferencia de las demás y sus particulares vivencias.
Las calles de la Ronda,Olmo, Horno, Santa Ana, Solana, Fidel Sahuquillo o antigua calle Mayor, Cementerio, Umbría y regreso a la plaza, guardan el recuerdo de antaño cuando  pasaba la ronda con  sus músicos tocando  y cantando en mayos y músicas, bodas y ocasiones festivas como podía ser la Navidad cuando se pedían los “ aguilandos”. En  el Cruce de la calle de la Solana con la bajada de Santa Ana, enfrente de la casa de  “ Los Moliones” era parada obligada para echar trago. Varias coplillas de nuestro folklore recogen aspectos de nuestras calles[1] y la Ronda. Una de ellas dice “ Esta es la calle señores/ donde yo me divertía/ los sábados por la noche / y el domingo todo el día.”



La plaza mayor de Salvacañete alberga la iglesia de la Asunción, el  edifico donde estuvo  el antiguo cuartel de la guardia civil hoy propiedad de los familiares de Eduardo y Bautista    Marín, la posada del tio Valeriano Pérez[2] con la puerta de lo que fue  tienda de comestibles dando a la plaza, el edificio de las hermanas Valero, Hilaria y Basilia[3], donde estuvo el estanco y donde nació el insigne pedagogo y maestro salvacañetero  D. Felipe Ruiz Rodilla con calle dedicada en nuestra localidad , la casa de Amadeo Muñoz, “ El tío Amadeo” que tuvo carnicería en la década de los años 1950, la casa de  los Perea, D. Esteban y D. Evaristo Perea y la de Miguel Marín, en lo que fuera casa importante de su padre el tio Bonifacio Marín[4], con su enorme balcón. En la confluencia de las calles Nueva , Olmo y de la Virgen  el edificio donde estuvo ubicada la casa del tio Carpo Yuste, con vistas a la plaza y a estas calles. Junto a ella el edificio de la antigua Hermandad de labradores y Ganaderos[5] que funcionó hasta la década de los años 1980 y la casa de la familia Aspas


En la Calle Ancha  estuvo el comercio de Abelardo Marín, el de Paz Garrido y la Carnicería y zapatería de Juan García. En su inicio la casa de Miguel Marín y Julia Mancheño con  su típico balcón de madera que da a la  plaza. Encima de la casa de Abelardo Marín la puerta posterior del horno[6] comunitario de los Marines que regentó Pascual Ruiz y su esposa Cecilia. En un corral anexo tenían la “ barda[7] para el horno
La Calle de Fidel G. Sahuquillo es la calle del Ayuntamiento, de las escuelas, el local de la  Falange y la peluquería de Miguel Sánchez “ Caracolas”, de la tienda de Lope García e Isabel Martínez (Los Gazpachos), de la cuadra de caballerías del tío Lino Valero y su hijo Amalio, tratantes de caballerías afincados en Talavera de la Reina, del despacho de vinos del Tío Gabino, el salón de baile del padre de Fabio Royuela, “ el tío Calzones”, del estanco de Miguel Sánchez. Esta era la antigua calle Mayor[8] o principal de Salvacañete.

En la Calle de la Fuente estaba el ayuntamiento, el calabozo y el juzgado, el horno de Julio Valero, después de Pedro Martínez, el juego de bolos y el lugar de la Dula, la tienda de comestibles de Dámaso Espinosa que vendía  por  todas las aldeas con sus banastos y sus burros. Años después estuvo el supermercado ALDI  de Bienvenido Valero y Teresa Jiménez. Encima del  lavadero se construyó a finales de los años 1980 el Centro Social Polivalente como sede de la Asociación  de la 3º Edad “ Fuentes Claras” y de otras asociaciones  como la de Cazadores” Virgen de Valdeoña”, el AMPA “ Ana María Valero Benavent” o la de Jóvenes” La Serna”

Calle de Alcalá. Se dirige desde el lavadero hasta el paraje de las Acequias. Su nombre se lo debe a que se dirige  hacia el antiguo camino de Alcalá de la Vega, por donde va actualmente la carretera de Salvacañete a Landete. Las casas de la parte inferior se apiñan en torno a pequeños huertos regados con el agua del lavadero. El lavadero surtido con el agua de la  fuente Vieja ha sido durante muchos años el centro de ires y venires de mujeres a lavar, de conversaciones y tertulias diversas sobre los temas de actualidad en  el  pueblo, de gentes que iban a dar agua  a las caballerías  al  atardecer o al mediodía si eran días de trilla y de jóvenes y no tan jóvenes a por agua con sus botijos  y   cántaros. La gaveta de la ropa encima de la cabeza apoyada en la “ rodilla[9] y el cántaro en un lado eran imágenes frecuentes en  otros tiempos  por la  calle de la Fuente y por otras del pueblo.

La Calle de D Felipe Ruiz Rodilla[10] comienza con la casa donde nació este ilustre pedagogo salvacañetero y en donde estuvo  el estanco de las Hermanas  Valero, Hilaria y Basilia, que vendían de casi todo, el bar del tío Julián Valero, regentado por su  hija Carmen y su hijo Bienvenido y su esposa Teresa, años mas tarde por Ángel Aspas, la casa de D. Vicente el médico, hoy propiedad de  José Antonio Marín y Marina Marín. Más adelante la  casa del tío Luís de la Casilla y al fondo  la de Victorino Jiménez y el tio Melguizo cerca de la carretera.Hasta 1928 era conocida como " La calle de las eras" porque llegaba  hasta diversas ersa situadas al final de la misma.

En la Calle de D.Manuel Perea Vidal[11] la casa donde nació este ilustre maestro salvacañetero que dio origen a una saga de maestros vinculados a nuestro pueblo. En dicha calle vivió el tío Alfonso el Capador, estaba la Sociedad La Paz entidad benéfico cultural del Salvacañete de los  años 1910 situada en los bajos de la  casa de los Gazpachos y promovida por el Sindicato de agricultores[12] “ Virgen de Valdeoña, vivió Valois Pérez y su esposa Constanza Marín con carnicería en la década de los años 1950 y principios de los 60 el tío Casto el Albañil y el tío Cándido Marín, Pepe “ el peseto”  e Ignacia,  el tío Simón  García, “ El Rosigón” , que trabajó en al central eléctrica de Salvacañete junto a su hijo Feliciano y Vicente Pérez., “ el Lucero”. Al final de la misma la casas de Pedro “ el Sastre” ,del tio Juan  Abril “Petrilla” de Timoteo Barrera que tuvo parada de remonta, el yesar y la oficina de correos además de ejercer sus hijos Castor y Ramiro  como fotógrafos[13]. Por detrás las casas de Telesforo Yuste, esquilador de machos, a los que hacía excelentes adornos, esquilador de  ovejas a tijera y a máquina y afamado músico de guitarra, Heliodoro Abril, guarda de la Hermandad de Labradores y ganaderos, Apolinar Martínez y Josefa Navarro, Feliciano Yuste” Patetas” el que tocaba la acordeón  los platillos en las rondas y en los mayos y músicas.Debajo de ella alfinal está situado el Centro de dái de la 3º Edad qeu ha empezado a funcionar  en septiembre de 2013.

Calle de D. Manuel Perea Vidal , antigua calle de la Solana.
Vivienda de mayores

Centro de día de la 3º Edad . Salvacañete


La Calle Cementerio llega desde la Plaza hasta el antiguo cementerio del siglo XIX donde está en la actualidad el frontón, junto a la  era del tío Juan Valero. Al principio la  casa  Hipólito Jiménez las de Herminia  Linuesa y José Murciano” y la de Juan  Pérez Marín “ Juan el patito” . Al final de la misma , a la izquierda,  estaba la posada de Juan Valero[14] donde paraban los Hernández de Carboneras con su tienda de confecciones, el Campillano, “ Antonio “ el del Campillo de Teruel  que vendía aceitunas y salazones y compraba hierros viejos y pieles y algunos tratantes de caballerías. Al lado de ella la herrería de Rufo Navarro, el tío “Rufo El Olayo”[15] junto a la era de Antonio Gómez[16] y Daniel Martínez. Al principio de la calle el bar de Julián Valero, en la actualidad de Perfecta  Gardón[17]. pero que ya está cerrado Dicho bar era parada obligada en el regreso de la Romería de Santerón cundo las grupas corrían entre este bar y el del tío Elías Ibáñez dando un colorido espectacular al final de esta fiesta.
La Calle de la Virgen desciende desde la Plaza hasta la Calle la Umbría. Lugar de paso de  las procesiones con la Virgen de Valdeoña o en las fiestas del Corpus. Al principio de la misma estuvo situada la Hermandad de Labradores y Ganaderos, junto  a  la  casa de los Aspas. Ese edificio fue también farmacia cuando la regentaba en los años 1980 D. Juan Manuel Gimeno. Por detrás  de la casa de los Aspas, en lo  que es en la actualidad vivienda  de Ramón Ruiz, estuvo el teléfono hasta que se automatizó. Un poco más abajo, en la casa que fue del tío Jesús Perea estuvo  la escuela de párvulos en la  década de los años 1950. Por la parte posterior, en un gran salón, se hacía cine y  teatro.

Calle de la Virgen con  el edificio del "teatro "a la izquierda.


Calle de la Nevera .Llamada así por  ser una zona  muy fría en invierno y no resguardada por ninguna otra calle. Va desde la carretera de acceso al pueblo, junto a la casa de Daniel Martínez hasta la Calle la Virgen. al inico de esta calle, junto a la entrada del pueblo,estaba  la "CRuz de los  caidos" colocada al final de la guerra civil de 1936-1939

En la plazoleta de la Calle de la Nevera, detrás de la plaza, se situaban la casa abadía, residencia del sacerdote, la salida posterior del cuartel de la guardia civil, la casa del  veterinario D. Francisco Villanueva, la casa de Catalino Soriano con tienda de comestibles y agencia de transportes, el correo regentado por Alejandro Martínez y la herrería de León Solera. A otro lado  la posada de Valeriano Pérez “ Valerianete” y hacia la plaza el “ Callejón de los toros” donde se han hecho los toriles siempre.


En la calle del Olmo  estaba la farmacia  regentada durante toda su vida por Dª Ana María Valero y la peluquería de  Valeriano Martínez” Valeriano El Sacristán”.Al final de la misma el famoso "Corral de las Cabras" ,en la época qeu estaba de cabrero en Saslvacañete a i entrañable amigo Felicino Montero. En la actualidad ,año 2013, en ese lugar se levantas un edificio de viviendas  propiedad de los hermanos  Yuste Abril,Lorenzo y María. Enfrente del mismo ,en la parte inferior,hay seis vivendas unifamiliares promovidas por nuestro ayuntamiento algunas de las cuales están ya adjudicadas a sus compradores.

Calle horno. A la derecha el antiguo horno de " Los Marines"


Calle Horno Va desde la calle  Olmo hasta la Calle Santa Ana ,en su onfluencia  confluencia  con  la calle Visillo. Al principio de la Calle del Horno, el horno de los Marines y un poco más arriba la zapatería del tío Antonio Cabañas enfrente de la casa de Saturnino Castelblanque, Saturnino “ Callejetas” que fue  juez  de paz durante muchos años.
En la Calle del Visillo, bastante estrecha y con unos famosos aleros tuvo su casa un rico terrateniente de Salvacañete D. Jerónimo Fraile. Recuerdo ver sus impresionantes puertas y las numerosas  rejas de sus balcones. Al final de la misma daba la casa del tío Domingo “El Chacolín” y la de la tía María  ,madre de Alejandro Martínez y su hermanos. Más arriba  tuvo sastrería mi tío Vicente Marín, junto a la  casa de las Quincalleras  y de  la familia de Fidela y Vicente  Pérez
Calle del Visillo

En la calle de la Umbría  estuvo antiguamente el Corral del Concejo, donde encerraban ganado comunitario en el siglo XVIII, en lo que hoy son corrales de Gregorio Sanz y Mariano López. En ella vivieron también la familia de los quincalleros, Casto y su familia. Al final de la  misma vivieron los Carreras[18] afamados carreteros y  tuvo carpintería el tío Hipólito. En la subida de la calle de la  Umbría hacía la calle del Olmo estaba la tienda de Antonio Lozano.


Calle  Umbría


Plaza de la tia Águeda o de Santana. Se le dio este nombre por  vivir en ella la tia Águeda esposa del tio Mariano Codes. Situada  en lo que fue núcleo originario de Salvacañete junto al cerro de Santana o Santa Ana.
Bajada de Santa Ana. Va desde la Plaza de Santa Ana hasta la calle de la Solana,a la altura de las casa de "Los Monleones" o Moliones. En ella están la antigua casa del tio Catalino domingo ,ahora de sus hijos, la deltio" Andrés de Asalto",que la tiene ahora su hija.
Calle  Desmonte Es toda la carretera de acceso a Salvacaeñte al principio.Junto a la carretera la  antigua casa del tio Jesús Yuste y la tía Hipólita  que fue posada y tenía dos puertas,una delantera y otra  trasera  ,para que pudiesen pasar los. ganados porque estaba situada en una vereda.ahora ,en elaño 2013 ,está hundida. Al  lado la casa de  Enrique Yuste , junto al camino del cementerio. Mas arriba, en dirección al  pueblo, ,el corral  y pajar de Mariano López Marín , mi padre, las casas de Jesús Yuste y su hija , las casas de los hermanos Solera ,donde ha estado muchos años la herrería y el taller mecánico que regentaban,en lo qeu fue era y pajar del tio Julian Valero.enfrente de estas casas lo que fue era y pajares del tio Paulo y de su yerno Mariano López Perea,en la actualidad de los hermanos López Marín,Maribel y Mariano. Mas arriba  las casas  de Germán ,Victorino y Vicente Giménez Alcalá , junto a la que fue  casa de sus padres Victorino y Flora, la de Paco Navarro   y la de las hijas de Vicente Garrido García , Marisol y  Rosamari

Barrio del  Desmonte.Al fondo El Llanillo.


Calle carretera de acceso. Desde las casas de las hermanas Mariso y Rosamari Garrido Redondo iniciamos el camino. A la izquierda la báscula,más arriba tambien  a la izquierda el parque infantil,la casa de Felix López Marín ,la cochera y parada del autobús de Valencia y la nave de Bautista. Enfrente ,a la derecha, el colegio " Ana María Valero Benavent ,dedicado a esta  farmaceútica de Salvacañete en la década de los años 1950 hasta los años 1980. Enfrente dle colegio  las intalaciones deportivas y recreativas del Nacimiento con  su parque biosaludable ,la pista de petanca,la capilla de San Cristobal y la fuente del nacimiento. Continuando desde el nacimiento las casas de Esperanza Giménez y Apolinar Soriano y el horno y casas de Pedro Martínez Martínez y sus hijos .  A continuación una curva de la carretera, a la derecha la casa de José Muñoz y enfrente el corral de Bienvenido Valero.Un poco más arriba  ,a la izquierda,cuatro bloques  construidos  en los últimos veinte años,el primero de viviendas unifamiliares,el siguiente es el Apartahotel Hermanso Soriano, el siguiente son viviendas  ,garajes y salón de banquetes de los hermanso Soriano y el último,junto alpueblo ,viviendas.A la  dercha , a la entrada del pueblo , un edificio construido entre 2012-2013 ,propiedad de la familia Garrido que albera un bar,una tienda y en futuro apartamentos  y una vivienda.
Calle de la Fuente Vieja : Se inicia  en la Fuente del Nacimiento  y en la actualidad  ,noviembre de  2013,hay  dos viviendas situadas n la parte superior  a la derecha  ,una de un hijo del tio Florencio Ibañez y la tia Damiana Valero ,en lo que fue era de suspadres  y la otra   y acerca  de la Fuente Vieja  propiedad de Lourdes Pérez Lagunas y Jose.e , situada  en lo que era la era de Valois Pérez antiguo corral de doma de ganado vacuno en el siglo XVIII.

Desde aqui parte la  calle Ana María Valero Benavent



Calle Ana María Valero Benavent.Desciende desde la carretera de acceso a Salvacañete,junto al horno  y la  viivenda de los hermanos Solera, Agustín y Amada, y la de Nestor Adalid. Continua despuñes como carretera local ,dejando a su derecha  hacia abajo  el barrio de los huertos de la Fuente Vieja,debajo de la Fuente del lavadero, hasta llegar  por el Paraje de las Acequias a la carretera de Utiel -Salvacañete, a la altura del río Gervasio ,juntoalrío Cabriel. Esta salida se cosntruyó hace unos años  yestá asafaltada desde el año 2012. Desde ella subiendo hay unas formidables vistas del barrio de la Solana con sus casas apiñadas y el Centro de día de la Tercera edad.

[1] Ver López Marín Mariano y Rondalla Virgen de ValdeoñaFolklore de Salvacañete”, Excmo. Ayuntamiento de Salvacañete. Año 2000.
[2] Esta posada ya perteneció al padre del tio Valeriano y así se hace constar  en datos de 1906. En ella  estuvieron alojados muchos oficiales del frente de Cañigral en la guerra civil de 1936-1939. Aquí venían a recuperarse, según me comentó Rosario Pérez, al igual que lo hacían casa del tio Antonio Lozano.
[3] En el estanco de las hermanas Valero encontrabas de todo desde tabaco y sellos hasta calzado, comestibles, productos de droguería y perfumería, productos de  ferretería, juguetes, etc. Recuerdo la imagen entrañable del Tio Valeriano el de la posada que pasaba casi todos los días por el estanco, cuando ya estaba jubilado, a charlar un rato o a tomarse una cazalla.
[4] En esta casa  antigua, según  tradición que he recogido de los más mayores de la  localidad, estuvo alojado D. Álvaro de Luna  Marqués de Cañete. El dato me lo facilitó Conrado Marín García “ Conrado el capador”
[5] Fueron secretarios de esta Hermandad  Enrique  Ibáñez, Ángel Marín y en los últimos años de existencia el secretario de la Hermandad de Algarra. Como presidentes estuvieron Conrado Marín y Abilio Soriano. En el año 2003 propuse al alcalde Vicente Jiménez Garrido su transformación en Casa de Cultura y Museo de etnología  y costumbres populares “ Los tres Reinos”. Al final ha sido transformada  en oficina de la Caja Rural y dos apartamentos de propiedad municipal para alquilarlos. El Museo de los  Tres  Reinos buscaremos una  nueva ubicación si hay interés en ello.
[6] Acompañaba a mi madre a llevar el “ escriño” con la masa al horno.  Hacían los panes y los colocaban en unos manteles o “ maseras “ sobre los poyos del horno. Cuando ya estaba de cocer se marcaba con una señal y el hornero con su pala  lo metía al horno.  Una vez cocido se le pagaba al hornero en especie,  con panes. Además de pan, según las épocas del año se hacían otros productos  diferentes: “ “hornazos”  o panes con tajadas de la  orza, tortas de manteca durante todo el año, mantecados, magdalenas , rolletes o galletas en fiestas muy señaladas como el Corpus Christi o las de septiembre  y el “pan untao” para San Antonio, el Corpus o Septiembre . En esta época hubo tres hornos comunitarios en Salvacañete el de Julio Valero , en la calle de la Fuente que después  adquirió Pedro Martínez, el  de los Marines  en la calle del Horno y otro encima de la Calle del Visillo en su confluencia con las calle del Horno y Santa Ana  junto a la casa del tio Domingo Codes “ El Chacolín”
[7] La barda era el combustible de leña para los hornos formado por aliagas, ramas de pino o de carrasca, ramas de sabina o de enebro. Para calentar pronto el horno utilizaban aliagas. El hornero se debía de preocupar de preparar con antelación la leña para el horno.
[8] El nombre fue cambiado cuando Salvacañete homenajeó a D. Fidel G. Sahuquillo en 1923.Ver “ D. Fidel G Sahuquillo y Martínez” en mi obra “ Salvacañete: su historia y sus gentes”. Excmo. ayto de Salvacañete. Gráficas Llogodí. Utiel.2004. Págs. 362-372.
[9] La “ rodilla” era  un soporte  en forma de cilindro y de aro hecho con tela y relleno de lana que se colocaba en la cabeza para llevar gavetas de ropa  u otros objetos.
[10] Fue  maestro insigne  de Salvacañete,  hermano de madre de D. Luís López  farmacéutico de Landete  y tío de D. Gil López médico de Landete, de Moya  y de otros lugares.
[11] Hay abundante información sobre él  en  mi obra “ Salvacañete: su historia y sus gentes”.Edic. Excmo. Ayto. de Salvacañete. Gráficas Llogodí. Utiel. 2004. Págs.360-361. En la actualidad, año 2006 la casa donde estaba la placa perteneciente a los hijos de Evaristo Marín la han derribado para construir otra más espaciosa. La placa la pondrán después.
[12] Tengo en mi poder los estatutos del Sindicato de Agricultores “ Virgen de Valdeoña “ que fueron aprobados en 1910. El original esté en la Biblioteca Nacional.
[13] Castor y Ramiro Barrera retrataron aspectos de la vida y costumbres de Salvacañete. bodas, primeras comuniones, fiestas diversas, reuniones familiares,etc. Castor realizó un extraordinario reportaje  fotográfico de todo nuestro término, algunas de cuyas fotografías  forman parte de mi libro ”Salvacañete: su historia y sus gentes”. Toda la colección está depositada  en el Centro social de la 3ª Edad por expreso deseo de Castor. A destacar también los excelentes reportajes fotográficos de Manuel Almela y Miguel Royuela que  hemos visto varias veces en  las Semanas Culturales  de  la 3º Edad.
[14] Esta posada pertenecía a principios del siglo XX al suegro del tio Juan Valero.
[15] Perteneció al principio de siglo XX, año 1906, a su  padre Olayo Navarro
[16] El tio Antonio tuvo tienda de comestibles en los bajos de su casa.
[17] La casa donde está el bar  perteneció a Casimiro Muñoz, padre de D. Casimiro Muñoz , de Moisés Muñoz y de varios  hijos mas  como Angelina, Muñoz y  Lorenzo Muñoz Era dentista y relojero a principios del  siglo XX
[18] Uno  de los cuñados, Dionisio Montero, ejerció de arrastrador de madera y carretero


CALLES DE SALVACAÑETE

Homenaje poético a las calles de Salvacañete, a las gentes que en ellas han vivido y viven todavía y que han  escrito diversas páginas de la historia de nuestro pueblo. Cada calle y cada casa en ellas tiene su propia historia personal.

Calles de mi pueblo

testigos de años de infancia,
de juventud y madurez
de recuerdos y añoranzas.
He paseado por vosotras
caminando con templanza,
recorriendo vuestros rincones
viejas calles serranas.
Todas me traen recuerdos
viejas historias pasadas
de gentes muy laboriosas
entregadas en cuerpo y alma
a su pueblo y a su tierra
con esfuerzo y alegría sana.

La historia se hace vida
en rincones y casas
en plazuelas y callejones
en cada calle y en cada plaza.

Plaza mayor ¡ que gran plaza!
con  nuestra iglesia serrana
la Asunción tiene por nombre
por todos invocada
desde tiempos medievales
que como fortaleza se levantara.
Testigo de avatares
de mercados y de chanzas
de bailes y de corridas de toros,
de  actuaciones muy sonadas,
de recreos  de la vieja escuela
de juegos de infancia,
de fiestas patronales
de convivencia sana,
lugar de reuniones
de encuentros y añoranzas
bodas , bautizos, entierros
cantos de mayos y alabanzas
canto de músicas y pasacalles
de paso hacia Santa Ana
esa patrona excelsa
que Salvacañete nombrara
en siglos anteriores
viejas historias pasadas.
La guardia civil en ella
tuvo residencia y morada
cuando a principios del siglo veinte
la casa cuartel se creara.
Su antigua casa cuartel hoy
testigo de viejas andadas
con caballo o de ahorro
por rentos, aldeas y cañadas
guarda viejos recuerdos
de personas muy nombradas
que dejaron su huella
en nuestras tierras serranas
trabajando de forma incansable
en  la guardia civil del Duque  de Ahumada.
El viejo estanco ya no existe
aún recuerdo sus mercancías variadas
tabaco y alimentación
conservas, papelería y abarcas
licores diversos
juguetes y otras patrañas
que las hermanas Valero
reponen con mucha constancia
lo importante es el servicio
que nada falte en la estancia
el consumidor exige
y es él el que paga
sea un paquete de tabaco
sardineta o una cazalla
esa  cazalla de siempre
que el tio Valeriano tomaba.


La vieja posada, aún conserva
los recuerdos de la infancia
junto al campanario
de nuestra iglesia serrana.
El tío Valeriano en la puerta
escuchando a la niñada
que  juega y se divierte
en el recreo , en la plaza
jugando a los toros
al potreo o a la taba.
Muy cerca de aquí
otra ilustre posada
donde Valeriano y Nati
compartieron esperanzas
reatas de caballerías
de Ademuz o de Vallanca
Evaristo ha llegado
comprando lo que salga
un macho romo o un yeguato
o vendiendo uno que llevaba
son gentes muy conocidas
en ferias de la comarca.


Y el callejón de los toros
¡cuantas reses y que bravas!
de Peñarrubia o de Zafrilla
de cualquier lugar que plazca
la fiesta es tradición
fiesta con reses bravas
sueltas por las calles
o dando sustos en la plaza.
La casa del tío Amadeo
junto a la de los Peréa hermanadas
la de Bonifacio y Miguel Marín
¡cuantas historias narradas!
de bodas , bautizos, entierros y fiestas
de hazañas ya pasadas.
con tertulias de vecinos
congregados en la plaza.

La calle de la Virgen

vieja calle serrana
por donde pasa la procesión
y donde viven los Aspas
antes Jesús Perea
donde hubo escuela de infancia
con Dª Pura enseñando
primeros pasos entre guirnaldas
juguetes   diversos
y juegos  y chanzas variadas.
Enfrente de esta  vive
 Gregorio de la Fuente de la Zarza
mas abajo Esteban y Elías Honrubia
y la familia Cañas.
Descendemos hacia la Vega
entre vítores y salvas
la familia Villanueva,
Mariano y Bienvenida ensalzan
a la Virgen de Valdeoña
en su fiesta y por la mañana
un 8 de septiembre
con alegría muy sana
han adornado sus puertas
con flores y con plantas
el día es especial
día de la patrona afamada.
Por la tarde y en clamor
los salvacañeteros exclaman
¡viva la Virgen de Valdeoña!
cuando a la misma acompañan
por el camino de la Vega
que reluce con más gana
cuando pasa la excelsa patrona
a su ermita encaminada.


Es una tarde de septiembre

del verano que se acaba
y en dirección a la ermita
camina procesión serrana
son las seis de la tarde
entre cantos y alabanzas
y los frutos se recogen
en la vega cercana
regada por el Cabriel
que  a la procesión acompaña
en el puerto del Ventorro
y en la ermita sagrada
compañero inseparable
de esta Virgen noble y serrana.

Otra calle que parte
desde nuestra impresionante plaza
la calle del Cementerio
que conducía a su morada
a esos salvacañeteros
que debajo del frontón descansan
antiguo cementerio
de épocas pasadas
cuando en las iglesias
yo no se enterraba.
En ella aún está
la  hermosa y vieja  posada
del tío Juan Valero
donde el Campillano llegaba
con aceitunas y salazones
y pieles compraba,
donde los tratantes de caballerías
 con sus reatas pernoctaban
donde los Hernández de Carboneras
vendían telas variadas
o el Rubio de Santa Cruz
con su tienda no deleitaba
con sus mercancías diversas
que a todos agradaban.


La calle de la Nevera
su nombre ya lo aclara
el frío y el hielo presentes
en época de invernada
y hace años existía
una cruz ya quitada
en memoria de los caídos
de una guerra civil ya pasada.

La carretera de acceso
nos trae las esperanzas
de vehículos que llegan
con recuerdos y añoranzas
pasando por el Nacimiento
esa fuente afamada
que  en los años treinta
los vecinos bajaran
para abrevadero de animales
y para recoger agua.
Fuente testigo del tiempo
hoy ya modificada
con chopera incluida,
columpios y petanca
juego de bolos
y escuelas nuevas levantadas
con la parada del autobús
que a Valencia nos traslada
todos los días
de  cualquier semana.
¡ Cuantos noviazgos se habrán gestado
cuando se iba a por agua
entre bromas diversas
y conversaciones variadas!
Fuente del nacimiento
vieja fuente serrana
Nacida tierras más arriba
en Salvacañete de mi alma.
Y junto a tí
panadería soberbia donde las haya
donde Pedro  Martínez piensa y sueña
en barretas, dulces y ensaimadas.
Un poco más arriba
Luis Mariano nos regala
la cocina salvacañetera
felizmente recuperada
en el Apartotel que un día
su padre y tíos edificaran
para atraer el turismo
hacia estas tierras serranas.

Por detrás de la plaza ,
otra plaza encantada
Casa del Curato
residencia y morada
del sacerdote del pueblo
para él edificada.
Y muy cerca de ella
la antigua herrería cerrada 
los viejos recuerdos de siempre
con el tío León y sus guasas
sus hijos que le ayudan
el soplido de la fragua
el olor a caballerías
todas recién herradas
y el mallo que golpea
una reja recién abuzada
para que horade la tierra
por todos admirada.
Al lado Alejandro Martínez
con yesos y con cartas
en otros tiempos churrería
hoy casa muy visitada
por esos hijos y nietos
que regresan a  la morada.
Y la Casa de Catalino Soriano
casa grande y serrana
el ruido de los camiones 
nos trae las añoranzas
de tiempos de transportes y vinos
con Barcelona en la mirada
“Serranía Conquense”
la empresa se llama
lo mismo trae muebles usados
que basquets de naranjas
transportando paquetería,
embutidos  y patatas.
La casa de Jesús Lorente
cierra esta plaza
antigua casa del veterinario
cuando D. Paco estaba.

Vamos a descender
se nuestra ingente plaza
Por la calle de la Fuente
¡cuantas historias y que sanas ¡
de noviazgos y cadencias
de  machos a beber agua
de botijos que no se llenan
de arrumacos  y citas pactadas
de ropas para lavar
en la “ rodilla “ colocadas
sobre gavetas de cinc
o sobre cubos ordenadas.
Viejo lavadero serrano
con aguas limpias y claras
de la Fuente Vieja vienen
 y con ellas lavan
las mujeres de Salvacañete
mientras  en sus numerosas charlas
van contando las últimas noticias
de este Salvacañete del alma.
Encima del lavadero
la Asociación Fuentes Claras
organiza actividades
para jubilados y jubiladas.
Y debajo de él
continua la calle encaminada
hacia el río Cabriel
junto a huertos de añoranza
pequeños huertos  familiares
regados con esas aguas
que sobran en el lavadero
de la Fuente Vieja afamada.
Varias casas se apiñan aquí
entre árboles y plantas
con olores otoñales
de frutas, tomates y patatas.


Calle de D. Felipe Ruiz Rodilla, antigua calle de las Eras.

Desde la plaza famosa
 sale calle afamada
En dirección al nacimiento
 Felipe Ruiz Rodilla se llama
en honor a este salvacañetero
Alcalde y profesor de fama
Y  al que en 1920
sus vecinos le dedicaran
por su entrega y constancia
a su pueblo con mucha alma.
¡ Que gran alcalde señores
que persona más humana!
en la Escuela de Magisterio de Cuenca
impartía sus enseñanzas.
Calle importante
por donde sueltan las vacas
en días de fiesta
por septiembre entre salvas.
Calle de las estanqueras
ahora de la Caja
donde D, Vicente Valero viviera
como médico de esta plaza
calle del bar de los Valero
y  de otros vecinos con  garra
Luis Yuste  y Balbina
Gregorio Yuste que a Valencia marcha
Antonio el forestal
y Victorino Giménez que ya la dejara
para ir a vivir al Desmonte
junto a la carretera de llegada
sin olvidar a José Zarzoso
 que ya jubilado de las cartas
colabora con tesón
en obras de la iglesia restaurada.

Antigua calle de la Solana ,actual d eD.Manuel Perea Vidal


Desde la calle de la Fuente
junto al ayuntamiento que nos llama
a reuniones de todo tipo
entre proyectos y concejadas
sale una calle importante
la calle de la Solana

que desde 1920 de D. Manuel Perea se llama

en honor a este insigne maestro

formador de muchas almas.

A través de  ella

Divisamos zonas encantadas

El Altoarambio y el rio Cabriel

la cuesta Panda y el Alto de  las Almas

La Sargaleja y el río Gervasio

las Acequias y sus encrucijadas .

A lo largo de la misma

varios vecinos nos aclaman
Evaristo Marín , al principio

Feliciano García, mas allá

Alfonso Marín y su hijo Alfonso

Consuelo López y Ángel en zona soleada

Eloy Codes un poco mas lejos

Mª Eugenia que nos llama
a presenciar la cultura
de varios grupos en la plaza
Aurelio Garcia que poda
sus almendros con  gracia,
Mariano Abril que arregla
y deja nueva su casa
mientras Ramiro Barrera
ordena fotos afamadas,
historias de Salvacañete
viejos clichés de épocas pasadas.
Mas allá hacia la Revuelta del Palomar
Heliodoro Abril descansa
de años  de duro trabajo
recorriendo el término como guarda
mientras los hijos de Telesforo Yuste
guardan con celo y con gracia
esa herramientas de esquilador
que su padre utilizara.
Apolinar Martínez
trajina y trabaja
con añoranzas de tiempos
cuando en Barcelona trabajaba.
Y en  la última casa
que Feliciano Yuste ocupara
su acordeón ha quedado muda
sin las manos que tocarla.

Si iniciamos el ascenso
hasta Santa Ana
la calle del Olmo nos lleva
hasta umbrías encantadas
calles de vieja ronda
hacia chicas enamoradas .
En lo alto del pueblo
impresionante Santa Ana
callejas y plazuelas
antiguas casas nobiliarias
lugar de entierro y de fe
de esta patrona pasada
vistas impresionantes
sobre la gran montaña
con su cruz que se divisa
desde todas las distancias
contemplamos la Vega
con toda su exhuberancia
contrastes de verdes y amarillos
momentos de trabajo y de nostalgia,
trajín de caballerías
que suben y bajan
por los caminos que llevan al pueblo
por sendas muy bien marcadas.

Cruz de Santa Ana y Vega de Salvacañete al fondo.


Santa Ana nos recuerda
nuestra historia pasada
atalaya impresionante
de defensa de las casas
que un día se fueron extendiendo
desde lo alto a la plaza.

Plaza de Santa Ana

recoleta y limpia plaza
por donde pasa la ronda
descendiendo entre chanzas
mientras guitarras, bandurrias y laudes
sus notas alegres lanzan
en la noche salvacañetera
por las mozas  que descansan
no faltando a la cita
personas  muy afamadas
la Tía Camila y la Tía Águeda
y el Tío Mariano Yuste que canta
una estrofa de la ronda
entre vítores y salvas
con notas entrañables
que los rondadores lanzan
mientras  van calle abajo
camino de la Solana.

Callle de Fidel  Sahuquillo ,antes del Pósito o Calle Mayor.


Hemos llegado señores

A otra calle de añoranzas
calle de Fidel Sahuquillo, antes del Pósito
 dicen todos  que se llama
en honor a un gran hombre
que hace años trabajara
en favor de su pueblo
con orgullo y con templanza
y al que el pueblo de Salvacañete
en la década de 1920 homenajeara
con actos diversos
culturales y de fama.
En su extremo el tío albardero
cose y hace sus albardas
profesión desaparecida
en la actualidad no hace falta.
Varios  vecinos alegres
a la ronda escuchan y claman
mientras calle  abajo siguen
los cantos de la esperanza ,
son jóvenes y atrevidos
alegres donde los haya .
A  las puertas salen
los vecinos que acompañan
el canto de la ronda
entre vítores y palmas.
Valentina y Bonifacio
en su puerta descansan
mientras Eusebio y Paulina
con Mario y Josefa charlan
cerca de la consulta
 del médico que aguarda
la llegada de pacientes
de gentes que no están sanas.
El viejo estanco de Miguel
tiene  su puerta cerrada
eran otros tiempos
cuando aquí se despachaba.
Cerca, en un ríncón
en dirección a Santana
entre varias casas recoletas
Dario y Victoriana charlan
mientras su hija y su yerno
la suya acicalan
y otras de al lado
permanecen largo tiempo cerradas
en plaza recoleta
entre flores y parras.
Al lado la casa de Fabio
encima de donde antes estaba
el viejo salón de baile
donde Mañas nos deleitaba
con esos pasodobles
famosos en toda España
mientras  que de niños jugábamos
entre parejas que bailaban.
Mas abajo la casa del Tio Gabino
ya no hay tal casa
donde vendían vinos
en toneles y en garrafas.
a la izquierda de la calle
Juan García habitaba
carnicero de siempre
su mujer, Ines, despachaba.
A la derecha la casa del tio Mariano
que a tratante se dedicaba
con su hijo Amalio
en Talavera, la toledana
casa donde vive Justina
con Conrado Marín casada.
Continuando por el estrecho
esa gran  y hermosa casa
donde vivieran Los Gazpachos
familia acomodada
propietaria de una tienda ,
de rentos y fábrica de harinas afamada.
Poco a poco la ronda
va llegando a la plaza,
en el camino va dejando
edificios con gran fama,
la vieja escuela de niñas
hoy farmacia modernizada
 y la Casa del Ayuntamiento
que en 1787 se inaugurara ,
vieja casa consistorial
hoy bastante remozada
con biblioteca incluida
la cultura nos reclama.
Al lado el bar del tio Elías
donde Fidelete nos daba
esos refrescos de grosella
que tanto nos gustaban
y a donde el día de Santerón
las gentes llegaban
en carreras  entre bares
pasando por la plaza.
Hemos llegado a la Cruz
con impresionantes acacias
dejando en la calle de arriba
tienda famosa y muy visitada
de Abelardo Marín
que vendía cosas variadas
tienda que años después
su sobrina Paz regentara
trasladándola de lugar
un poco mas cerca de la plaza.
Este lugar de la Cruz
y sus viejas acacias
ha sido testigo de grandes historias
de días de pascua
con hoguera incluida
con tertulias y con chanzas,
historias de jóvenes y viejos
de años de infancia
en los que D. Evaristo y Dª Manuela
en las escuelas  nos enseñaban.

Hemos hecho un recorrido
por nuestras calles y plazas
faltando la de la Umbría
esa calle fría y larga
donde numerosos vecinos
comparten viejas andanzas
primero la casa de Daniel Martínez
junto a la de los Adalices hermanas
la de los quinquilleros
y otras afamadas
la  del tío Gregorio y la de Ernesto

La de José el Pera y  y su hija enfrentadas

junto a la de Emiliano y Mª Carmen

Loreto, José , Leonardo y otras variadas

que se acercan a las eras

hoy sin mies  amontonada.


Detrás del corral de Gregorio

recuerdo de vieja fuente serrana
cuando las aguas potables
no estaban en las casas.
Y en la cuesta de subida
hacia la vieja farmacia
tienda de Antonio Lozano
con viejas pesas y cajas,
con salazones diversos
y mostradores de añoranzas.
Mas  arriba, entre jardines
 la antigua farmacia
donde Dª Ana Mª Valero
entregó su vida con alma
a su pueblo y  a su gente
con  tesón y con constancia
pueblo que le dedicó
una calle para recordarla
calle junto a la panadería,
calle nueva, nuevas casas.

Barrio del Desmonte.


En la carretera de acceso
que del Desmonte se llama
varias familias  viven
en casas nuevas edificadas
situadas junto a la carretera
todas bien comunicadas
sean las de los Solera
herreros donde los haya
o las de los hermanos Yuste
que en aquella zona se criaran
al lado de la vereda
en esta hermosa posada
parada del  coche de línea
 que de Cuenca y Barcelona llegaba
cuando la tía Hipólita y el Tio Jesús
en ella habitaba
entre balido de ovejas
y coches que pasaban
mientras  la vieja carretera
de Cuenca  a Teruel mejoraba.

Mas arriba Victorino Jiménez y sus hijos

tienen su morada

entre tractores y vehículos
y montones de grava,
arena y áridos diversos
materiales con los que ganan
ese dinero necesario
para la vida diaria.
Y junto a ellos  Paco Navarro
en Barcelona está su morada
regresa  en vacaciones
a su casa deseada.

Rincón tipico de Salvacañete en el barrio de la Umbría.

Puerta de lo que fue carpintería del tio Hipólito,enel barrio de la Umbría.

Todas las calles señores
tienen historias pasadas
historias de nuestro pueblo
viejas historia serranas
historias de vida y cultura,
historias de cosas varias,
historias de nuestras vidas ,
historias aunque pasadas ,
son historias  de nuestro pueblo
historias todas humanas.
En cada calle varias historias,
en cada calle varias casas
cada una ha tenido
habitantes en su morada
habitantes que han escrito
páginas diferenciadas
en la historia de Salvacañete
de sus calles y sus plazas
a las que hoy quiero homenajear
 con sentimiento del que ama
al lugar donde ha nacido
donde se ha criado con esperanza,
con amor  y con entrega de los suyos
y a los suyos en cuerpo y alma.
Puerta típica en Salvacañete

Calles de mi pueblo,
calles todas encantadas
hoy os he recordado
vuestros nombres aclaman
a cientos de salvacañeteros
que os recorrieron en épocas pasadas
y a los que hoy día
pasean, viven y trabajan
en cada rincón de cada una
con ilusión y con constancia
entregando su esfuerzo
a nuestro pueblo, con abundancia
de trabajos y esfuerzos
llevados con elegancia.
Sois vida e historia
historia presente y pasada
contando hechos de nuestro pueblo
en rincones y en plazas
recordando cosas y personajes
que marcaron una etapa.

A vosotras, calles amigas
que tantas veces pateara
quiero dedicar estos versos
un canto a la esperanza
a las historias que contáis
y a las que  podréis contar mañana.

Mariano López Marín
Landete y Utiel
Agosto 2000 y Marzo 2001
 

Rincón típicoen Salvacañete

Plaza de la Dula  o del Juego de bolos al lado de la calle de la Fuente.
Vista generalde Salvacañete  desde la Fuente Vieja.

Farmacia de Salvacañete en el local donde estuvo la antigua escuela de niñas.

Barrio de la Solana  y vista del alto Arambio.
Subida a Santa Ana


.




Fuente del lavadero de Salvacañete.


(C) MARIANO LOPEZ MARÍN   NOVIEMBRE 2013