Entrada destacada

HOMENAJE A MI MADRE

Hoy quiero dedicar esta entrada a  mi madre ,Bienvenida Marín Marín,l a tia Bienvenida como la llamaban cariñosamente  en nuestro pueblo S...

miércoles, 4 de septiembre de 2019

PREGÓN FIESTAS SALVACAÑETE SEPTIEMBRE 2019.4 DE SEPTIEMBRE 20:30 HORAS

Esta tarde noche del 4 de septiembre de 2019, a las 20:30 horas, pronunciaré el PREGÓN DE FIESTAS DE SALVACAÑETE 2019, fiestas que se celebran en honor de nuestra madre  la VIRGEN DE VALDEOÑA.
En el mismo homenajearé a todas las comisiones de fiestas que ha habido en Salvacañete hasta el año 2019 y a todos los colaboradores y colaboradoras de las mismas que las han hecho y las hacen posible y al mismo tiempo quiero recordar  momentos entrañables de nuestras fiestas tradicionales de septiembre como gran homenaje a todas las gentes de nuestro pueblo y aldeas que nos transmitieron una cultura y unas tradiciones heredadas de generaciones anteriores .
Este pregón es muy especial para mi porque este año se cumplen 40 años que me hice cargo como presidente de la Comisión de Fiestas y lo desempeñé durante cinco años  y desde entonces ningún año y dejado de colaborar con la Comisión de Fiestas.
Lo comparto con vosotros para que lo podais leer los que no podeis estar en las fiestas de septiembre de nuestro pueblo este año pero sé que con el corazón estais.Al final de este pregón hay un enlace para que lo podais descargar en PDF  y guardarlo.Espero que os guste .
Vuestro paisano y amigo 
Mariano López Marín

Vista de Salvacañete.Fotografía de mi paisana y amiga Mirian Muñoz Marín.Muchas gracias.

PREGÓN FIESTAS SALVACAÑETE 2019
Mariano López Marín
Homenaje a todos los que organizan y organizaron las fiestas de Salvacañete y a todos los colaboradores en las mismas.
Buenas tardes paisanos  y amigos todos. Es para mí un inmenso honor volver a realizar  una vez más el pregón de fiestas, ya lo hice en los años 1991  y 2001, y hacerlo en aquí en la plaza de nuestro pueblo centro de la vida social, de la fiesta, lugar de paso hacia otras partes del  pueblo, mercado semanal .lugar de cita  y sobre todo lugar de juegos infantiles en mis años escolares. ¡Cuántos recuerdos de esta gran plaza!
Este año 2019 se cumplen 40 años  de aquella fecha de 1979  en que me hice cargo de la comisión de fiestas como presidente de la misma y comenzamos a trabajar  un grupo bastante numeroso de personas para impulsar las fiestas de nuestro pueblo. Todavía recuerdo las palabras del Tio Eduardo Marín presidente de la comisión de fiestas durante muchos años  y de Antonio Moreno “El forestal” cuando vinieron a buscarme al Ventorro donde estaba regando el huerto familiar para pedirme que me encargase de la Comisión de fiestas. Sabía que era responsabilidad pero no dudé ni un momento en aceptarlo y ponerme en contacto  con un montón de amigos para organizarlas, alguno de ellos ya no está con nosotros. Durante 5 años presidí la Comisión y despues pasé el testigo a otros amigos que continuaron con el trabajo intenso por y para las fiestas aunque he seguido colaborando con esta comisión de fiestas todos los años de una forma u otra. A todas las gentes que organizaron nuestras fiestas y nos precedieron, a los que  me acompañaron durante cinco años y a los que han continuado nuestra labor hasta la actualidad vaya mi reconocimiento y homenaje. Y también a todos los colaboradores que de forma desinteresada hacen posible que nuestras fiestas de septiembre  y a lo largo del año salgan  adelante  y llenen por unos días de vida intensa festiva y de convivencia  nuestro querido Salvacañete Y quería  hacer un homenaje muy especial a mis padres y mi hermana con los que siempre encontré apoyo y a  todas las gentes con las que siempre podia contar, algunas de ellas ya no están con  nosotros. ¡Va por  ustedes padres!
Es muy gratificante comprobar como un grupo de jóvenes se preocupan de organizar las fiestas de septiembre y otras a lo largo del año. Esa semilla sembrada ha fructificado y hay que ayudarles y colaborar con ellos. Sólo la ilusión y el esfuerzo que ponen es garantía de  éxito en nuestras fiestas y de continuidad de una labor iniciada hace muchos años por generaciones de salvacañeteros que decidieron  honrar a su patrona la Santísima Virgen de Valdeoña en torno al 8 de septiembre  con actos festivos diversos además de los actos religiosos no faltando actos taurinos, verbenas, homenaje a los ancianos y  a los difuntos, espectáculos musicales y para niños, la famosa joya , actuaciones de bandas de música o de charangas y comidas de convivencia sean paellas gigantes, caldereta de  toro o cualquier otra actividad gastronómica  que una a las personas que están con nosotros en las fiestas sin olvidarnos de los coches locos, los concursos de disfraces  o las charlotadas de  gran arraigo en nuestras fiestas patronales de septiembre
 La fiesta es eso diversión  y entretenimiento y al mismo tiempo tradición, participación, cultura y convivencia. Esos valores que nuestros padres nos enseñaron y que otras comisiones anteriores llevaron a cabo las nuevas comisiones  quieren  continuarlos y acrecentarlos. Por eso piden consejo a gente  que antes ha trabajado por las fiestas. Las fiestas hay que hacerlas entre todos, y aunque la  comisión las organice, todo el mundo debe ayudar. A esto jóvenes de la Comisión de fiestas  no les  importa el esfuerzo de todo un año  si al final logran  que la gran familia de hijos de Salvacañete y todos cuantos nos visiten dicen ¡Qué buenos días hemos pasado!¡ Que fiestas más extraordinarias! Ese será el mejor premio al gran  esfuerzo y entrega que estos jóvenes hacen y la medalla mejor que  se podrán colgar al final de ella.
Vísperas de nuestras fiestas patronales el pueblo olía a pan untao, a magdalenas y mantecados hechos por nuestras abuelas y por nuestras madres en los hornos comunitarios  de Julio Valero, antes de su padre el tio Bruno Valero, en el de Los Marines regentado en mis años infantiles por Pascual y Cecilia, en el de los Barrosos en lo alto de Santa Ana, en hornos particulares y ya  a partir de los años 1960 en el de Pedro Martínez hoy regentado por sus hijos. Vaya mi recuerdo a un amigo entrañable hijo de Pedro Martínez y hermano de mi amigo  Pedro Martínez Muñoz, Julián Martínez Muñoz , que este año nos dejó  y que seguro que desde donde esté nos estará animando con su eterna sonrisa como lo hizo en vida  y en las numerosas cenas que compartí con él  y con su familia en las fiestas de septiembre desde hace años. ¡Va por ti querido Julián!
Las fiestas de septiembre suponían unos días de asueto despues de las duras faenas del campo en verano, la recogida de forrajes para el ganado, la siega  y la trilla faenas en las que nuestros padres y generaciones anteriores, incluso algunos de nosotros  trabajamos intensamente. Se acababa la trilla y despues de recoger los “tamos “, haber guardado el grano  y la paja a buen recaudo y dejar limpia la era se comenzaba la siega del espliego que aportaba unos ingresos a la economía familiar y permitía tener “unas perras” para comprar “los majos de las fiestas” o para pagar la contribución. Por todas partes olía a espliego, a esencia  sacada  de la destilación de este producto en calderas especiales alimentadas por  fuego en su parte inferior y cuyos vapores pasaban por un serpentín cubierto de agua que enfriaba el vapor y hacia que la esencia de espliego se pusiese recoger en unos recipientes metálicos colocados a la salida de dicho serpentín. Vísperas de las fiestas se cobraba el espliego.
Vísperas de las mismas  y con tiempo suficiente se iba a ver los toros a alguna dehesa cercana en Zafrilla, en Cuenca o en Terriente. Los de la Comisión ajustaban, como se sigue haciendo ahora  algunas vaquillas y algún novillo según las posibilidades cada año. Además se contrataban los músicos  en pueblos cercanos: Carboneras de Guadazaón, Víllora, Utiel, Aliaguilla, Campillos Paravientos, etc. Había que preparar la verbena en una era cercana con postes, alambre espinoso y ramas trenzadas  de bujes o sargas que  previamente cortaban y preparaban los jóvenes. Un poste central y banderolas y globos de colores. Era necesario preparar la plaza para los eventos taurinos con carros y palos y construir los toriles en el callejón de los toros, entre la antigua casa del cuartel de la guardia civil y la posada de Valeriano Pérez situada junto a la plaza. Todas estas actividades se siguen haciendo aunque ahora hay un salón multifuncional para que puedan actuar las orquestas o se prepara la verbena junto al frontón.
Llegaban las fiestas y los niños  y mayores esperábamos la llegada de los turroneros  de Ademuz o de Vallanca que ponían sus mesas con chupos, alajú, turrón duro, turrón blando, turrón de guirlache , globos y petardos junto a la  plaza al lado de la posada del  tio Valeriano Pérez y despues de su hija Rosario. Llegaban con sus arquillas repletas de dulces y estaban en nuestro pueblo todos los días de fiesta. Hasta cuatro turroneros llegó haber algunos años  entre los que destacan la tía Constantina de Vallanca y la tía Adela de Teruel casada con Millán. Hoy todavía nos visitan mis amigos Fermín y Pilar de Ademuz herederos de larga tradición turronera.
Siendo  yo niño traían las vacas de Peñarrubia de la ganadería brava del tio Timoteo Soriano de Torrefuerte. Se traían andando y la entrada al pueblo por la calle de la Virgen era todo un espectáculo Asi como la llegada a la plaza de 20 o más animales bravos .Cuando acababan las fiestas les abrían las puertas de los toriles  y ellas solas volvían a la dehesa de Peñarrubia situada cerca de Salinas del Manzano. Mi madre me contaba que en las fiestas de septiembre de 1954 me llevaba en brazos y le pilló en la puerta de Feliciano Cañas cuando  llegaban las vacas de Peñarrubia. Se colocó junto a la puerta, me protegió y los animales pasaron sin hacernos nada Muchas anécdotas se amontonan en mi memoria de los actos taurinos en Salvacañete donde siempre ha habido mucha afición a los mismos. Sólo destacar alguna de ellas como las numerosas veces que se escapaban los toros y había que ir a cogerlos al campo e incluso sacrificarlos si no se podían coger , las dificultades que planteó un toro rojo cinqueño un año cuando se arregló la plaza y hubo que hacer los toros en la era del tio Victorino  y fue necesario cogerlo con cuerdas, el toro que saltó hasta debajo del balcón del tio Amadeo Muñoz en la plaza  o esas charlotadas populares en las que nuestros vecinos demostraban sus habilidades taurinas y  se disfrazaban para darle más colorido a nuestra fiesta sin olvidar nuestros  encierros camperos de larga tradición  en Salvacañete.
Las verbenas de nuestras fiestas tenían su aliciente. Muchas parejas bailando, gente alrededor observando y escuchando las últimas canciones de moda  y otros en la barra charlando o consumiendo alguna bebida que se llevara en cada momento. Algunos eran expertos bailadores. Me contaba mi amigo Artemio Almonacid, acordeonista de Campillos de Paravientos,  que el corrido más largo que había tocado en su vida lo tocó en Salvacañete una noche que varias parejas se picaron a ver quién aguantaba más. Resistieron dos parejas de la Hoya del Peral. Rufo de Carboneras y su hijo Máximo que estuvieron  muchas veces tocando en nuestras fiestas eran unos más del pueblo donde siempre los agasajaban .¡Cuantos noviazgos surgirían o se reforzaban en las verbenas de nuestras fiestas de septiembre.!
Las fiestas han supuesto siempre un momento de convivencia y encuentro entre las gentes de Salvacañete y sus aldeas, rentos y caseríos y entre estas  y nuestros vecinos de Aragón , Castilla o Valencia pues Salvacañete ha sido desde siglos un lugar de paso y encuentro al estar situado junto a la Cruz de los Tres Reinos. Paso desde Castilla hasta Aragón y Valencia y desde estas hacia Castilla. Eso nos ha forjado un carácter de gente acogedora que compartimos lo que tenemos. En Salvacañete nadie se siente forastero y ese valor nuestro hay que mantenerlo y acrecentarlo. Nuestras fiestas patronales de septiembre son un buen momento y lugar para compartir con todos los pueblos próximos de Castilla La Mancha, Aragón y Comunidad Valenciana nuestros valores, nuestra razón de ser  y algo que une a todos estos lugares fronterizos, el problema de la despoblación. Al menos que las fiestas patronales de Salvacañete sirvan para convivir con nuestros vecinos y visitantes  y llenemos nuestro pueblo de alegría festiva , de gentes por todas partes y de ver la mayoría de las casas abiertas como cuando nuestro pueblo tenía mucha población en tanto en sus aldeas , rentos y caseríos como en la propia capitalidad. Llegaban las fiestas de septiembre  y hasta nuestra localidad llegaban las gentes de cada una de sus aldeas, rentos y caseríos hoy la mayoría abandonados y en ruinas pero regresan puntualmente para fiestas muchos de los herederos de aquellos que vivieron en estos lugares, hijos, nietos  y bisnietos. Desde la Casa del Mojón, La Boquilla, Tórmeda, Casas Nuevas, Santeroncillo, La Casa Nabina, La Hoya del Peral, La Fuente de la Zarza, Cañigralejo, Casas del Molino, La Fábrica, Molino de Abajo, La Casilla, La Casa de D. Felipe, La Hondonada, el Valle Carmona, La Fuente de la Sabina, el Colladillo, Masegarejo, el Agua del Medio, El Osejón, Los Cortijos, Las Hongueras, La Peña de las Cabras. Ciriyuelos, Las Artigas, La Casa de la Caña, La Casilla, Torrefuerte, El Masegar, La Casa de la Muela, el Cerrito, La Nogueruela, La Herrería, La Peraleja, la Casa del Río, La Teresilla o Heredad de Fernando Murciano y el Prado de la Madera , llegaban  cada año a las fiestas del pueblo. Algunos, como mi bisabuelo Mariano Marín de la Hoya del Peral, se alojaban casa del Tio Bonifacio Marín en la plaza y mataban una oveja para esos días. Recuerdo de niño cuando a nuestra casa venían mozas de la Hoya del Peral para las fiestas. Hasta 35 personas llegamos a dormir en casa en las fiestas de septiembre  en donde se podia en colchones en el suelo, encima del trigo en los atrojes, compartiendo camas etc. ¡Aquello sí que era convivencia familiar! Y eso pasaba en la mayoría de las casas del pueblo cuando llegaban las fiestas.
La plaza ya está preparada, y la Comisión tiene organizadas las  fiestas con un programa muy completo para chicos, jóvenes y mayores. El libro de fiestas se está repartiendo, hay alegría festiva en la calle, unos deseando participar en las paellas, otros  participar en los encierros y actos taurinos, las orquestas ya están contratadas y otras actividades también. Salvacañete  se viste de fiesta  en torno a su patrona la Virgen de Valdeoña, esa Virgen con  orígenes burgaleses por el caballero de Oña al que se apareció. Se oye el volteo de campanas que anuncian el comienzo de unos días de fiesta y convivencia en armonía y las calles  y la plaza se han engalanado para la ocasión. Participemos activamente en la fiesta, colaboremos en la medida de nuestras posibilidades en que todo salga bien y seamos  todos salvacañeteros y visitantes estos días una gran familia que llene el pueblo de alegría sana, de convivencia festiva y de esfuerzo común  por nuestro pueblo Salvacañete donde nadie se siente forastero.
Que la Virgen de Valdeoña  nos ayude durante todo el año  para que el próximo podamos encontrarnos aquí, en nuestras calles y plazas, conviviendo y  celebrando una vez más estas fiestas patronales, herencia de nuestros antepasados y reflejo de nuestras tradiciones, costumbres, cultura y forma de ser.
Quiero recuperar parte  de un largo poema  en verso que escribí en el año 2001 como homenaje a nuestras tradicionales fiestas de septiembre como colofón del pregón de este año.
El pueblo se acicala
se acercan las fiestas
Salvacañete  luce sus mejores galas
la Virgen de Valdeoña
es la patrona que manda
el ocho de septiembre
se celebra su fiesta afamada
entre cantos y timbales
y romería serrana
desde la iglesia y a su ermita
por la tarde se baja
con fervor popular
rezos, músicas y tracas
por el camino de la Vega
repleto de manzanas
reinetas, golden, esperiegas
y las duras normandas
regadas con aguas del Cabriel
que junto a la ermita pasa
cantando siempre a la Virgen
con el murmullo de sus aguas.

Fiestas de septiembre,
fiestas añoradas
desde siempre por todos,
más en años de infancia.
celebradas desde antiguo
cuando la faena se acababa
siega, trilla, trabajos duros
la Virgen protege cosechas serranas
desde la iglesia de la Asunción
donde llega entre salvas
un trece de junio por la tarde
cuando a San Antonio bajan
permaneciendo en la iglesia
durante el verano mientras se  trabaja
recogiendo la cosecha
entre calores de fama.

Recuerdos variopintos
de nuestras fiestas  serranas 
de septiembre cuando a la Virgen
a su ermita bajan,
trajín de las mujeres
que dulces amasan
pan untao, magdalenas, mantecados
productos todos con gracia
que endulzaban nuestras  fiestas
sobremesas y veladas
cuando los familiares
de otros lugares llegaban
de rentos o de aldeas
de otros lugares de España
para compartir por unos días
fiestas entrañables, familia y morada.

Los mozos van  a por bujes
la verbena hay que prepararla
en cualquier era del pueblo
hay tres que se llevan la palma
la de Antonio Martínez
 junto la hermosa fragua
de Rufo Navarro que sueña
con arados y rejas de fama,
la de Conrado  Marín, Evaristo Perea y Catalino Soriano
y algún año la de Victorino Jiménez más alejada
lugares entrañables
donde se baila, bebe y canta
entre banderolas diversas
olor a buje y guirnaldas
farolillos de colores
y música  que ameniza veladas
entre tangos y pasodobles
noviazgos y muchas charlas,
música de acordeón
que gusta mucho en esta plaza
acordeonistas famosos
llegados de otras comarcas
Alfaro de Víllora
Rufo y Cesar de Carboneras afamada
Pepito  el de Santerón
Artemio que de Campillos viaja
con su hermana  Amelia
que siempre  lo acompaña
todos con manos expertas
todos con músicas afamadas
entre parejas bailando
y conversaciones varias,
olor a aguardiente, coñac y grosella
gente charlando en la barra,
la fiesta es baile y diversión
y convivencia muy sana.
Hay trajín  inmenso
en nuestra hermosa plaza
el tío Florencio Ibáñez
dirige a personas con garra
para hacer los toriles
con maderas variadas.
Afuera están los carros
de pértiga o de varas
colocados alrededor
para cerrar la plaza
con maderas diversas
recogidas por las casas
maderas de derribos,
puertas viejas recuperadas
no hay que dejar agujeros
así los toros no se escapan.

Es el nueve de septiembre
y las gentes se afanan
en asomarse a las eras
para ver si la manada
de toros y vacas  de Peñarrubia
llegan puntuales a la plaza
vacas del tío Timoteo Soriano
que en Torrefuerte descansa
entre ovejas merinas
y ese torreón de fama
lugar entrañable de nuestro pueblo
con gran historia pasada.
Gritos y sustos diversos
por las calles y con gracia
con rapidez y prontitud
la manada entra en la plaza
toros y vacas hermosas,
chirretes que a todos agradan
capotazos de prueba
de los mozos que se afanan
en conducir a los toros
hasta toriles con  calma
mientras en la plaza suena
la música de la charanga
y  la gente aplaude
las vacas ya están encerradas.
¡Que novillos y qué vacas
a cual más hermosa y brava!
en el momento del encierro
es medio día en la plaza.

A lo largo de las fiestas
días de toros y vacas
entre sustos diversos
y días de charlotada
con jóvenes disfrazados
dando colorido a la plaza
diversión festiva
los carros llenos de almas
que aplauden sin cesar
las faenas más nombradas
de los jóvenes locales
entre ellos los hermanos Aspas
atrevidos y toreros
con afición taurina afamada
que junto con otros jóvenes
a los toros desafían con ganas
realizando faenas
todos juntos muy nombradas.

Cuando acababa  la fiesta
algún toro se mataba
repartiéndose la carne
a quien su cuota pagaba.
Los toros y vacas prestados
 volvían  a  la dehesa añorada
al lugar de Peñarrubia
a través de tierras soñadas
campos de Salvacañete,
su Vega muy afamada
La Sarguilla y la Ortezuela
para llegar encaminadas
a Salinas del Manzano
por su salero admirada
recorriendo en el camino
veredas, sendas y cañadas
con algún susto añadido
a quien junto a ellas pasaba.

Estas fiestas de antaño
tenían otras actividades afamadas
la carrera de la joya
entre el yesar y la plaza
con pies descalzos y calzón corto
y la bandera en la meta situada
recibiendo a los deportistas
que venían de la comarca
compitiendo en armonía
en Salvacañete y con ganas.

Para los chicos rompepucheros
con premios que a todos plazcan
para compartir  después
chocolatada afamada
carreras de sacos
y juegos diversos que agradan
en un lugar entrañable
nuestra gran y hermosa plaza
centro festivo por excelencia
lugar de convivencia  muy sana.
Para las personas mayores
artífices de fiesta tan señalada
había homenaje a la vejez
acto entrañable donde los haya
acto que hemos continuado realizando
 cada año con entrega entusiasta
con vino de honor incluido
y entrega de placas.

Y para completar bien la fiesta
pólvora y diversas carcasas
que Mariano Carrascosa
con gracia disparaba
montando castillos de fuegos
que nos dieron justa fama
cuando iluminaban el cielo
en la noche serrana
un once de septiembre
cuando la fiesta acababa,
fiesta de convivencia
fiesta grande y celebrada
donde participó activamente
la colonia valenciana
salvacañeteros de pro
que en Valencia  trabajaban
Eduardo Marín entre otros
presidente donde los haya
de la Comisión de Fiestas
de estas fiestas afamadas,
fiestas queridas por todos
fiestas muy deseadas
ejemplo de convivencia
en toda la comarca
y  en comarcas vecinas
de Teruel y Valencia amadas
comarcas que  tuvieron  historia común
con la nuestra,  en épocas pasadas.

Y para terminar este pregón vamos a gritar todos juntos.
¡Viva la Virgen de Valdeoña ¡
¡Viva Salvacañete ¡
¡Viva nuestras fiestas!
¡Que comience ya la fiesta!

Mariano López Marín
Salvacañete y Utiel 4 de septiembre 2019


No hay comentarios:

Publicar un comentario